Ernesto Daniel del Risco Velázquez

Justicia en la sangre

Si de casta le viene al galgo, la pasión por el arbitraje en el béisbol le llegó a Ernesto Daniel del Risco Velázquez por la vía paterna. Desde los 13 años de edad se inició en esta compleja profesión, en la que pasar inadvertido sería una gran virtud.

Con apenas 29 años es el más joven de los imparciales que participan en la presente final del béisbol cubano, y ya puede presumir de haber sido seleccionado para impartir justicia en la pasada Serie del Caribe, celebrada hace casi un año en la capital de la República Dominicana.