MLB 2019 | Las muestras más significativas dentro de la racha ofensiva de Yuli Gurriel

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Jul 15, 2019

Aún se busca una fórmula para detenerlo: Yuli Gurriel sigue encendido y llegó a 16 jonrones este domingo en las Grandes Ligas, luego de irse de 5-3 contra los Rangers de Texas en el éxito 12-4 de los Astros de Houston.

Así es, ¡ningún bateador en las mayores ha generado más expectativas por estos días que el cubano Yuli Gurriel! De hecho, ni siquiera estamos hablando de número: Se trata de esa expectativa alrededor del hombre que tiene el swing del momento y, en cada entrada al plato, se está robando el show a la altura de una superestrella del juego. 

Pues sí, el repunte ofensivo de Gurriel ha sido tan impresionante, que ahora mismo puedes tomarte el atrevimiento de compararlo con los bateadores más consistentes en las Grandes Ligas este año. ¡Vale, hagámoslo! Comienza tomando las estadísticas de los últimos 15 juegos —desde el pasado 23 de junio— y verás cómo el pitcheo de las Mayores le ha quedado pequeño al astro cubano: Está liderando en impulsadas (23), jonrones (11), slugging (.968), wOBA (.555), OPS (1.492) y fWAR (1.5) según la versión de FanGraphs. 

Dentro del inesperado giro positivo de sus ajustes ofensivos, en un mes elevó su OPS general de .678 a .811 y suma ocho jonrones desde junio a la fecha. Ahora está bateando .395/.439/.1.053 este mes, con 18 remolcadas durante apenas nueve juegos. A ese mismo ritmo, cuando analizas sus índices generales en el plato este año, podemos percatarnos una vez más cuánto ha significado para Gurriel este repunte desde el pasado 23 de junio:

  • Está luciendo la tasa más baja de ponches de su carrera (10.0%).
  • Ha terminado el 5.4% de sus turnos dibujando una base por bolas, para subir del 5.0% (estacionario) por primera vez en toda su carrera.
  • Acaba de marcar un nuevo récord personal con 10 jonrones contra bolas rápidas, dejando atrás su marca de ocho en 2017.
  • Está exhibiendo la tasa de contacto más consistente (92.4%) en su carrera y, al mismo tiempo, el menor registro de swings fallidos (13%).

Sus números han sido tan imbatibles, que ni siquiera la principal superestrella de la MLB, Mike Trout, el súper prospecto de los Padres de San Diego, Fernando Tatis Jr., o el inicialista de los Piratas de Pittsburg, Josh Bell, quienes han mantenido su alto nivel trabajando sobre el plato durante toda la temporada, están dominando el pitcheo de las Mayores al ritmo de Gurriel por estos días.

Es cierto que la temporada regular se extiende a 162 juegos y, para los bateadores, la consistencia y esas muestras a finales de septiembre son las que cuentan realmente. Sin embargo, cuando un bateador logra impactar como estamos viendo a Gurriel, haciéndonos cambiar nuestra perspectiva sobre su capacidad a los 35 años, vale la pena dar sentido a los ajustes que está logrando. Con el jonrón de este domingo, Gurriel se quedó a dos bambinazos de la marca personal de 18 (2017) en su carrera y, con este ritmo, pensar en más de 90 o quizás 100 remolcadas no sería descabellado.

Una de las principales razones para esperar más producción es que los Astros, aún sin George Springer y Carlos Correa, lideran las Mayores con .348 OBP (Porcentaje de embasado), demostrando más que el talento de sus bateadores, la cultura ofensiva en una de las organizaciones más abiertas a la utilización de las estadísticas avanzadas y la analítica.

Después de haber bateado cuatro jonrones entre abril y mayo, Gurriel está comenzando a convertir su poder en un valor agregado que sus oponentes deberían considerar. Y, mientras ya podríamos esperar su primera temporada con más de 20 jonrones en Grandes Ligas, otra de las buenas noticias para los Astros es que Gurriel sigue tomando la forma óptima con corredores en posición de anotar.

En esa importante situación de juego, Gurriel había bateado apenas para .250 hasta finales de mayo, un promedio deficiente si lo comparamos con su récord de .403 el año pasado. Sin embargo, ahora está promediando .261, con .489 slugging y 37 RBIs, producción que ha seguido aumentando desde el actual repunte ofensivo a finales de junio.

Aquí puedes apreciar la integralidad de Yuli Gurriel y cómo ha sido el bateador más peligroso del béisbol en los últimos 15 juegos:

Nota: La tabla está ordenada por fWAR.

Rafael Devers (.407) tiene el mejor promedio de esa lista y Fernando Tatis Jr. (.473) ha liderado en OBP.  Sin embargo, pare de contar, ahora, ¿sabe por qué? Simplemente, solo busque un bateador en esa lista con este impacto de poder: ¿Más de .800 sluggings? No. ¿Más de 1.300 OPS? Tampoco. ¿Cuántos bateadores estelares ahí pudieron batear al menos 10 jonrones? No hay rastros, más allá de las marcas dejadas sobre la Rawlings por el swing de Gurriel. ¿Quién suma más del 12% en la tasa de jonrones? Demasiado exigido para el resto de la lista. ¿Quién cruza las 20 RBIs? ¡Estás demorando demasiado en verificar! ¡Nadie, estimado lector!: Yuli Gurriel ha sido el único bateador con esos asombrosos números desde el pasado 23 de junio.

Entonces, aún estamos escuchando palabras mayores. Así que, una buena opción para seguir viendo historia, es mantenernos pendiente a cada swing del “Yuli”, uno de los peloteros más completos de su generación en el béisbol cubano.

Como ves, cada visita al plato es y será una razón más para esperar otro desenlace emocionante, y Yuli Gurriel se está encargando de garantizar eso. Ahora me pregunto una vez más, ¿qué habría sido de su carrera en Grandes Ligas si hubiese debutado mucho más joven? Y, aunque no podemos dar por sentado ninguno de nuestros pensamientos al respecto, de algo podemos estar seguros: Si Yuli Gurriel está demostrando su talento a los 35 años, seguramente con una década en Grandes Ligas habría hecho más historia.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!