MLB 2019 | ¿Por qué el nuevo enfoque de Aroldis Chapman podría llegar a sorprenderte?

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

May 24, 2019

Si ha habido un rasgo característico, marcado por una impresionante tendencia en la carrera del cubano Aroldis Chapman, sin dudas ha sido la velocidad aterradora de su bola rápida y esa ambición por deleitarse con cada strikeout.

Fastball… fastball… fastball… Swing fallo, otro swing fallo y, por tercera ocasión, otra bola rápida, sin dejar tan siquiera un rastro por encima del plato, exaltaron rápidamente a Chapman entre los lanzadores (no solo cerradores) más dominantes y difíciles de descifrar en las Grandes Ligas hace ya más de ocho años. Sin embargo, lo que no nos esperábamos gran parte de los seguidores del “Misil Cubano”—al menos para este 2019—, era una regresión considerable en la velocidad promedio de su bola rápida sostenida sobre las 100 mph. 

Y sí, es lógico pensar posiblemente que ni el propio Chapman se había visualizado en un contexto de cómo sería buscar diferentes formas de dominio con una bola rápida de menos velocidad, al menos antes de que enviara al plato los últimos 8387 lanzamientos desde su presentación de primer impacto en 2011 hasta la campaña pasada. Entonces, resulta inevitable preocuparse cuando puedes examinar las tendencias iniciales de 2019, viendo que Chapman ha lanzado apenas tres pitcheos superiores a las 101 mph y 20, para sumar 23, con al menos 100 mph entre sus primeros 326 lanzamientos con los Yankees. 

Así es, la preocupación es comprensible, cuando ves cómo uno de los pitchers más rápidos del béisbol ha caído de un promedio de 100.4 mph en 2016 a 97.7 mph esta temporada. Y, aunque esa milla menos que su promedio de velocidad en la fastball del año pasado (98.7), registro que Chapman podría mejorar cuando ha lanzado apenas el 35.4% de los pitcheos en comparación con la muestra del año pasado, todas estas noticias llegan a redirigirnos a una misma pregunta: ¿Chapman seguirá siendo dominante y podrá encontrar nuevas vías para mantenerse en la élite entre los cerradores de MLB? 

Tenemos 326 pitcheos del “Misil Cubano”, una muestra suficiente para analizar cómo Chapman está explorando una nueva fórmula para el dominio. Sin duda, a primera vista, la pérdida de la velocidad en la bola rápida nos sorprende con un strike de preocupación, pero vale recordar una vez más que el comando aún es y será la principal arma de un lanzador sobre la colina. Entonces, esta es la tarea que tenemos ahora: ¿Qué hallazgos nos podrían conducir o alertar sobre una posible baja de Chapman tras la presente pérdida de velocidad en su bola rápida? O, ¿estaremos a punto de descubrir que Chapman puede seguir siendo exitoso probando nuevos cambios en su repertorio y la secuencia de sus pitcheos?

Permite que este análisis te conduzca hacia nuevas perspectivas para encontrar cada respuesta sobre eso:

Los rivales le están promediando .256 contra su bola rápida

Ese average es exactamente .083 puntos más que el registro total en su carrera, un signo de regresión a corto plazo, pero eso se debe a una mejoría inestimable a la vista. ¿Por qué podemos afirmar eso? En esta gráfica de FanGraphs encontraremos respuesta:

FanGraphs

Nota del editor: Porcentajes de ubicación de los pitcheos de Aroldis Chapman. A la izquierda, se encuentran las tasas de los 919 lanzamientos que realizó el año pasado y, a la derecha, los 326 de esta campaña. 

Si detallas bien cada zona, esta temporada vas a encontrar un mejor equilibrio y más tonos en rojo dentro del cuadro inferior, donde la zona de strike se encuentra fragmentada en 36 partes. De hecho, en las tres líneas de strikes horizontales del centro hacia abajo, Chapman pudo mantener apenas tres zonas encendidas con al menos 2.0% de sus pitcheos el año pasado. ¿Cómo se ha ajustado para esta temporada? Tiene nueve de esas 18 zonas inferiores con al menos 2.0% de sus lanzamientos, muestras de que está marcando más envíos sobre las zonas bajas de strike, sin renunciar a las bolas altas o fuera de la zona en el momento preciso. Entonces, volviendo a la pregunta inicial en esta edición de pensamientos preocupantes, ¿qué signos reales de regresiones nos muestra ese promedio de .256? Al menos en este inicio, esos puntos no están indicando que Chapman está viajando por el camino equivocado.

Incluso, cuando miras sus tasas generales de rodados y elevados permitidos, vas a encontrar que esta campaña ha registrado cifras calificadas comparando los índices de su carrera en ambos sentidos: Tiene una tasa de 50.0% GB (Rollings admitidos), la segunda marca mejor ubicada en su carrera desde 2011 (52.7%). Pero, al mismo tiempo, los oponentes le han bateado apenas el 23.8% de fly, tendencia que sobresale hasta el momento como su cifra récord.

De cualquier manera, es cierto que al ver ese aspecto de .256 de average contra su bola rápida, no puedes dejar de pensar en la baja de velocidad de Chapman. En este caso, quizás varias de mis teorías puedan guiarte a entender, recuerda siempre que en el exquisito juego de béisbol todos los eventos se concatenan y tienen un origen:

  1. Como lógica al fin, a menos velocidad, será menos difícil alcanzar los pitcheos de Chapman. 
  2. A mayor por ciento de lanzamientos en la zona de strike, también crecerán las puestas en juego.
  3. Al aumentar las puestas en juego, el abanico de probabilidades de que los rivales consigan éxito es superior. En este sentido, el power de strikeout era vital, eliminando más conexiones, pero ahora la contribución defensiva jugará un papel más importante.

No obstante, mientras el “Misil Cubano” pueda extender esta capacidad inicial que mostramos, consiguiendo más pitcheos en la zona baja de strike, su bola rápida y la nueva mezcla podrían estabilizar mejor esta muestra.

La bola rápida y el slider están combinándose mejor que nunca

Quizás esta era una noticia que esperábamos escuchar sobre Chapman con el paso del tiempo, cuando el golpe de las lesiones o la pérdida de habilidades por la edad comenzaran a exhibir un declive. Pero, esta vez, a pesar de que Chapman no está presentando a grandes rasgos esos indicios, la rectificación de su mezcla de pitcheos ha dado un giro importante.

Estadísticas de utilización de pitcheos y velocidades

Season Team FB-SL% rSL% FB% FBv SL% SLv CH% CHv
2011 Reds 10.2   84.3% 97.9 15.7% 87.7    
2012 Reds 9.9 -3.6% 88.0% 97.7 12.1% 87.8    
2013 Reds 11.2 -1.0% 85.4% 98.3 14.7% 87.1    
2014 Reds 11.8 8.8% 68.8% 100.3 24.5% 88.5 6.7% 88.3
2015 Reds 12.8 1.1% 75.5% 99.5 16.8% 86.7 7.6% 87.9
2016 - - - 12.1 0.0% 81.1% 100.4 15.7% 88.3 3.2% 89.1
2017 Yankees 12.2 4.0% 76.8% 100.1 19.7% 87.9 3.6% 89
2018 Yankees 12.7 9.7% 73.8% 98.9 25.4% 86.2 0.8% 91
2019 Yankees 13.4 11.9% 72.4% 97.9 27.6% 84.5    

Fuente: FanGraphs. Leyenda: FB-SL%: Porcentaje de velocidad en las bolas rápidas utilizadas menos porcentaje de velocidad en las sliders utilizadas. rSL%: Regulación de la slider: La diferencia entre su utilización en comparación con su primera temporada clasificada en 2011. FB%: Porcentaje de bolas rápidas utilizadas. FBv: Velocidad promedio. SL% Porcentaje de sliders utilizadas. SLv: Velocidad promedio. CH%: Porcentaje de cambios de velocidad utilizados. CHv: Velocidad promedio. 

El uso y la regulación de la slider han sido clave

La última temporada donde Chapman probó con frecuencia el cambio de velocidad fue en 2017 (3.6%), pero los resultados de la combinación con su slider han generado un efecto más dominante. Ahí puedes verlo en la columna de rSL%, igual a la regulación de la slider de Chapman comparando cada año desde la utilización en su debut, cómo acaba de aumentar sus tasas de 9.7 en 2018 a 11.9 esta temporada. Esa había sido una perspectiva casi perdida entre 2014 y 2016, cuando los fervientes admiradores de la bola rápida de Chapman pensaban que no necesitaba depender de un pitcheo secundario brillante. Sin embargo, esto es lo que puedes apreciar en este inicio: Le están bateando para un anémico .136, con tres hits y 11 strikeouts contra las 90 sliders que ha lanzado.

Una vez que analizamos, los registros de este enfoque renovado de pitcheo están llevando a Aroldis a mantener el dominio, aun cuando está ponchando menos. Contra las sinkers, ubicadas en momentos claves, Chapman ha dejado a la oposición de 12-0 con 11 ponches, demostrando que esa estrategia de incorporar la slider como segundo pitcheo, lanzándola a 13.4 mph menos que la bola rápida, va siendo un complemento letal para preparar a los rivales.

Para ilustrar eso y puedas explorar otro punto de dominio significativo, dale un vistazo a las tasas de swing de sus oponentes:

Estadísticas de swing y contacto contra bolas fuera de la zona de strike de los oponentes de Aroldis Chapman

Season Team O-Swing% O-Contact%
2017 Yankees 34.9% 64.5%
2019 Yankees 34.3% 49.1%
2014 Reds 34.0% 53.0%
2015 Reds 33.2% 49.3%
2013 Reds 33.1% 49.2%
2018 Yankees 32.9% 55.1%
2012 Reds 32.5% 52.1%
2016 - - - 32.3% 56.0%
2011 Reds 29.4% 52.9%

Fuente: FanGraphs. Leyenda: O-Swing: Porcentaje de swings de sus oponentes contra pitcheos fuera de la zona de strike. O-Contact%: Porcentaje de contacto de sus oponentes contra bolas fuera de la zona de strike.

Ahí lo tienes: Sus rivales han perseguido el 34.3% (O-Swing= Porcentaje de Swing a pelotas fuera de la zona de strike) de los pitcheos de Chapman, la segunda marca más alta en su carrera. Pero, lo que es aún más interesa aquí, vas a encontrarlo si te fijas en la segunda columna: Sus oponentes tienen el peor contacto (O-Contact) de la historia.

Ahora que estamos llegando al final de este análisis parcial, comparando la nueva traza de dominio dejada por Chapman en sus primeros 21 relevos de esta temporada, tal vez ya no sea tan traumática la idea de su pérdida de velocidad. Al final, es cierto que algunos parámetros de contacto como el BABIP muestran una caída de .268 el año pasado a .293 esta temporada, pero hemos demostrado aquí cómo Chapman está redirigiendo su fórmula para resolver los innings finales con los Yankees de New York. 

Tal vez sea solo cuestión de adaptarse a la nueva filosofía del “Misil Cubano”, quien sin dudas está pensando en cuidar su brazo para ser más duradero. Y, en cuanto a la baja de velocidad, la cual no creo que esté generada solamente por el salto de nivel de Chapman si de comando se trata, su repertorio renovado parece un plan interesante. De hecho, los números hablan por sí solos en este sentido:

Estadísticas estacionarias por lapsos

MLB Lapso SV IP HR BB SO ERA SO
%
BB
%
SO-BB
%
H
%
HR
%
2018 1st-21 11 21 1/3 0 10 39 1.27 46.4% 11.9% 34.5% 10.7% 0.0%
2018 L-21 10 17 2/3 2 15 36 5.09 44.4% 18.5% 25.9% 12.3% 2.5%
2019 1st-21 13 19 2/3 1 5 31 1.83 39.2% 6.3% 32.9% 16.5% 1.3%

Fuente: FanGraphs. Leyenda: 1st-21: Primeros 21 relevos de la temporada. L-21: Últimos 21 relevos de la temporada.

En esa muestra que tomé, puedes comparar el impacto de “Chappy” en sus primeros 21 relevos de esta campaña con los del año pasado y, además, como muestra adicional, agregué sus últimas 21 salidas de 2018. Los números en los tres “resultados verdaderos”, strikeouts, bases por bolas y jonrones, dicen que Chapman ha tenido un inicio superior a como terminó la pasada campaña. Incluso, tiene dos salvados más este año y su efectividad, aunque no está a la altura del 1.27 de inicios de 2018, califica por debajo de 2.00. Otra agradable señal es la de sus bases por bolas, estabilizadas en 6.3% este año, sobresaliendo como un registro estacionario récord en su carrera.

¿Menos strikeouts y la mejor tasa de bases por bolas en su historia? Desde mi visión, pienso que vale la pena ver cómo Chapman está comenzando a darle el valor correspondiente al comando por encima de la velocidad. Tal vez eso era algo que varios seguidores de Chapman estábamos esperando alguna vez, apreciar cómo su madurez podría sobresalir por encima de la intensidad, aunque ese retoque cueste perdernos una buena parte de sus bolas rápidas intratables.

Después de sus primeros 21 relevos, estamos listos para comenzar a descubrir más tendencias interesantes de Aroldis Chapman. No tiene ningún inning de 1-2-3 con tres strikeouts esta campaña. Su bola rápida más veloz fue un tiro de 101.3 mph para dominar en un elevado al centerfield a Renato Núñez de los Orioles de Baltimore. Si todo eso aún continúa preocupándote, sigamos adelante, pero piensa también es esta proyección: Chapman podría alcanzar por primera ocasión 40 salvamentos en una temporada.

Si lo ha hecho hasta ahora y su mezcla de pitcheo parece ajustarse para conseguir aún más dominio, entonces la preocupación por su velocidad debería ser ahora un pensamiento secundario.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!