55 SN: Yulieski reaparecerá con Industriales pero...

¿Quién le impuso la sanción a Yuliesky Gourriel y en qué consistió? ¿Bajo qué condiciones jugará en la 55 Serie Nacional de Béisbol? ¿Es posible que un pelotero al cual se le impone una medida disciplinaria sea convocado al equipo Cuba? ¿Su negativa de jugar estuvo asociada únicamente a la ausencia de su hermano Lourdes Jr. en la nómina?

Esas apenas son algunas de las interrogantes que circundan alrededor de la zaga novelera del considerado de forma casi unánime el mejor pelotero cubano en la actualidad. Lo cierto es que al decir de Heriberto Suárez, Comisionado Nacional de Béisbol, Yulieski no solo reaparece en la nómina de Industriales, sino que además será elegible para el Premier 12 en noviembre.

Hay muchas pinceladas grises en el asunto. La primera asociada con quien le impuso la sanción al tercera base estrella de los elencos nacionales, pues el propio Suárez aseguró que ni la Federación cubana ni el Inder, dictaron la sentencia de un año alejado de los diamantes que supuestamente sobre sus hombros pesaba, luego de negarse a participar en la preselección que se alistaba para competir en los juegos Panamericanos de Toronto. ¿La causa de su ausencia? Sencillamente la no convocatoria de su hermano Lourdes Yunierki al concentrado élite, luego de rendir con mayúscula en el clásico doméstico.

Para muchos una suerte de perreta familiar, amén de que luego la vida le confirió la oportunidad a Lourdes Jr de erigirse el más valioso en el no muy exigente torneo de Rotterdam, Holanda.

El misterio circunda en torno a la dichosa medida, como también se destapó alrededor de la posible contratación de Yuliesky en las Grandes Ligas de la pelota estadounidense tras ser rescindido de su contrato en el béisbol japonés. Multa, impunidad, y en el presente verlo como si estos meses hubiesen transcurrido por cauces de total naturalidad también no conducen a otro camino que el de las interrogantes, las especulaciones, la teoría del rumor.

Más allá del beneplácito que de seguro causará su retorno a la grama del Latinoamericano, el vitorear de miles de aficionados e incluso la posibilidad de sacudirse del San Benito que sobre él ronda si de definir partidos bajo situaciones de presión extrema se trata, urge ser serios en nuestro beisbol, tanto como en el resto de nuestro sistema deportivo.

Hablamos de un jugador de 31 años, 1.83 metros de estatura y 89 kilogramos de peso, digno heredero del apellido Gourriel, el segundo de tres hermanos dedicados por completo a la pasión de Cuba, pero sin la sangre fría de su padre a la hora cero.

Un jugador que en 14 Series Nacionales atesora 332 de average de por vida, con 267 jonrones, 1 084 impulsadas, con 416 de promedio de embasado, 585 de slugging, 1 001 de OPS, 655 bases por bola y 447 ponches. Además guante en mano fildea para 952 de promedio (203 pifias en 4 269 lances), tanto en la esquina caliente como en la intermedia y el short-stop, con participación en 413 doble-play y 2 940 asistencias.

Todo un portento, pero… ¿quién sacia o nos sacude de tantas interrogantes? ¿Lo harán antes del próximo 29 de agosto, cuando se descorran las cortinas de una nueva temporada de la pelota cubana?