Lo que no debes olvidar del sábado: Yosvany Torres todavía es un as…

Me encanta como lanza Yosvany Torres. No tiene una recta de más de 90 millas, peca por lanzar tantos strikes y, en ocasiones, por permitir demasiados rodados. Es un pitcher inteligente en el box que, difícilmente, te obsequie un envío después de haber permitido un golpe contundente.

Siempre he admirado su anticipación contra cada bateador y esa virtud que tiene para poner la pelota en el punto justo donde debe. El “Gigante de Minas de Matahambre” lanzó las nueve entradas de un éxito de Pinar del Río por 4-3 frente a Industriales en una tarde lluviosa en el estadio Latinoamericano. Eso aseguró la serie 2-1, haciendo sonreír esta vez al manager Pedro Luis Lazo sobre su rival del momento, Víctor Mesa.

Una sensacional jugada de doble play entre Williams Saavedra y el receptor Olber Peña neutralizó la potencial carrera del empate en las piernas del corredor emergente Yoasan Guillén, quien se lanzó hacia el home plate un poco indeciso para deslizarse. Fue el 33er juego completo de Torres desde 2009, éxito que empató una vez más el enfrentamiento histórico entre azules y verdes, ahora 107-107. ¿Conoces una rivalidad más equilibrada en el béisbol cubano? 

Sigue disfrutándola, y quédate aquí con lo que nos dejaron los resultados de este sábado…

  • El juego más importante del día:

El clásico Industriales vs Pinar del Río: Siempre que ellos juegan, ¡es emocionante!

Los Vegueros ganaron por 4-3 en el estadio Latinoamericano, colgados del brazo de su as, Yosvany Torres, y el madero del incontenible refuerzo Frederich Cepeda. Otra clave del juego para los pativerdes fue el error en fildeo de Wilfredo Aroche, que aprovechó Pedro Luis Dueñas Jr. para embasarse iniciando el séptimo episodio. En su debut con los azules, Freddy Asiel Álvarez se repuso de un cuadrangular de Frederich Cepeda y dos anotaciones más, con 13 retirados de sus últimos 14 rivales, hasta que fue sustituido después de un sencillo de Reinier León. José Pablo Cuesta se hizo cargo del box y, tras sacrificio y boleto intencional, golpeó a William Saavedra con las bases llenas. Esa anotación, al final, decidió la tarde beisbolera, después de que Industriales intentó remontar déficit de 4-2 en el noveno episodio.

Tuvimos una serie donde volvió a dominar el pitcheo de Pinar del Río, aún sin los brazos de Vladimir Baños, Livan Moinelo y Raidel Martínez. El primer día Erlis Casanova volvió a lanzarle en gran forma a Industriales y los derrotó por 3-0. Pero, en la noche del viernes, los Vegueros perdieron una ventaja de 4-0 en el lucky seven, mientras gozaban de una noche mágica de ese prospecto del pitcheo llamado Yosimar Cousín. El camagüeyano de 19 años se presentó a más de 93 mph sostenida, pero recibió poco apoyo defensivo y del bullpen. Al final, Industriales levantó un juego que parecía perdido, con un rally de ocho anotaciones en el inning de la suerte.

  • La mejor actuación de pitcheo:

Lo que deberíamos apreciar: Cuando lanza Yosvany Torres, mira su secuencia… y aprende. 

El primer inning suele ser el peor para el diestro pinareño del número “56”, aunque las estadísticas muestran que, en realidad, el problema es después del primer enfrentamiento contra cada line up. Ahí le batean .282 (33-for-117), más alto que el .271 de la primera entrada. Esos datos no fallaron este sábado, cuando la novena azul golpeó 3-for-8 vs Torres en el match inicial. Soltó 31 lances y un elevado de sacrificio de Yordanis Samón produjo una carrera en un turno de seis pitcheos, mientras la recta le estaba llegando a home de 84 a 86 mph. En el segundo inning, Alexander Malleta elevó al right field un tenedor (adentro) en 1-2, y produjo la segunda carrera de Industriales. Acto seguido, Torres sopló una bola rápida de 88 mph (baja y adentro), que Samón sirvió en bandeja de plata para una doble matanza. De ahí en adelante, la tanda de Industriales se fue con 1-for-13, y el único hit salió del madero de Jorge Tartabull, quien aceleró contra una recta pegada a 87 mph. 

Yosvany Torres

Lo interesante de la secuencia de Torres en su segundo y tercer enfrentamiento retando a una alineación de .854 OPS colectivo, fue la manera en que aprovechó el ataque de sus bateadores en los primeros pitcheos. Les lanzaba recta –la máxima fue una de 90 mph a Víctor Víctor Mesa en el cuarto inning—, y luego, en conteo favorable, apelaba al tenedor a las rodillas y uno que otro cambio de velocidad. Eso propició que los azules le pegaran 14 batazos por tierra, y que la combinación de short stop-segunda, Raúl González y Pedro Luis Dueñas Jr. –quienes pienso que deberían estar ahí la mayor parte del tiempo—, completara tres brillantes jugadas de doble play. Recuerda: Todo el tiempo es un juego de equipo. Torres inició con strike a 26 de sus 35 oponentes y, aunque registró su primer strikeout frente al 25to bateador enfrentado, fue genial mezclando pitcheos tanto a nivel vertical como horizontal en la zona de strike, con exquisita variación de velocidades en cualquier conteo. 

Seleccionaría solo dos ejemplos clásicos de su ataque frente a la oposición: Primero, cuando dominó a Tartabull (quien le había sonado par de hits) en el octavo, dejándole morder un cambio de velocidad en la esquina de afuera. Y segundo, ese gran turno retando a Malleta con Urgellés en primera y el juego por 4-2 en el noveno, donde optó por disparar un tenedor bien lejos en la cuenta de 3-1. Obvio, si el árbitro principal Jorge Niebla no le concedió el strike con un cambio al centro en 2-1, era difícil que Torres regalara un pitcheo más al alcance del bate de Malleta. En ese momento, Lazo salió haciéndole señas desde el banco, pero lo llamaba a la tranquilidad, jamás pensó en quitarlo.

Por supuesto, él estuvo ahí muchas veces, a estadio lleno, y siempre, tanto en victorias como derrotas, supo auto relevarse. Esa es la ventaja de que un manager haya sido lanzador, pues cambiar a los pitchers en el béisbol, por años ha sido una decisión difícil. Cierto, no todos los días tienes a un lanzador como Torres.

  • ¿El refuerzo más encendido?

¡Frederich Cepeda es una respuesta segura! Tal parece que él está jugando Nintendo con los lanzadores de la 57 Serie Nacional de Béisbol de Cuba. Cepeda tiene ya 37 años, pero sus herramientas en el plato no necesitan más de uno que otro engrase cada cierto tiempo, como es normal. Su astucia para discernir entre una pelota que va dirigida a la zona de duda, es insuperable. Su poder es refrescante, y la habilidad para golpear la pelota hacia donde sea el pitcheo, incluso con diferentes velocidades, es aún admirable, aunque los lanzadores cubanos ponchen diez veces menos que antes. Para el deleite de todos sus admiradores –dentro de los que me incluyo—, Cepeda tiene 4-for-9, tres jonrones y cinco empujadas de las 11 que anotó Pinar del Río frente a Industriales entre jueves y sábado. Batea .478/.631/.772, con un 1.403 OPS, 34 anotadas e igual número de remolcadas, con 58 boletos y solo 10 ponches. 

Aquí están algunos de sus jonrones contra Industriales este año, golpeando a dos de los lanzadores que, en el presente, aún se pueden considerar de la élite: Freddy Asiel Álvarez y Frank Monthiet. Y no estoy incluyendo al relevista Adrian Sosa, a pesar de que tiene .215 BABIP, el más bajo de cualquier pitcher desde 2016.

Esta fue la secuencia de los cuadrangulares:

Juego 2 vs Frank Monthiet: Recta, 84 mph, en nivel medio, jonrón por el center field.

Juego 2 vs Adrian Sosa: Slider, 76 mph, alta y afuera, jonrón por el left field.

Juego 3 vs Freddy Asiel Álvarez: Recta, 83 mph, alta y afuera, jonrón por el center field.

Tres historias nacientes que mirar en la segunda fase.

1. Granma barrió a Artemisa sin necesitar 10 hits. Pero contó con dos relevos de excelencia de Yosver Zulueta, y par de aperturas ganadoras de Lázaro Blanco y Alaín Sánchez. A su vez, tres jonrones fueron claves: Guillermo Avilés, Lázaro Cedeño y Yoelkis Céspedes. No siempre necesitas 10 hits para ganar… Solo algunos golpes oportunos.

2. ¿Yoelkis Céspedes podría resurgir? Tengamos algo en perspectiva: Él jugó el 98% de los 101 partidos de los Alazanes en 2016, además de la gira internacional con el team Cuba. Eso jamás lo había hecho antes. Luego, integró el equipo de la categoría Sub-23 y casi completa buena parte de los encuentros. Esta campaña, ha estado defendiendo en 418 innings de 419 que tiene el equipo. ¿Hay razones para que sienta el peso del camino o no? No obstante, Céspedes, que batea solo .257 BA con un .389 slugging, con el jonrón decisivo frente a los Cazadores este sábado, acumula ocho empujadas para el empate o la ventaja. ¿Eso te parece muy poco? Bueno, es solo una menos que Carlos Benítez, quien ha enviado al plato 47 carreras y registra 10 jonrones.

Yoelkis Céspedes. Foto: Luis Carlos Palacios Leyva

3. ¿Preocupación en Las Tunas? El manager Pablo Civil, dijo: “Antes de llegar a Matanzas, muchos de nuestros jugadores habían recorrido más de 20 horas de viaje en las últimas 72, lo que generó un inmenso agotamiento. Ya analizamos los dos juegos contra Matanzas, y estamos seguros que podemos. Siempre vamos al terreno a ganar”.

Tenemos a dos equipos con 30 éxitos y dos con 29, lo que implica que la batalla apenas comienza. Los Cazadores, con (25-23) sí tendrán que jugar duro para entrar. 

 
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Campeón en deuda ofensiva, cae nuevamente ante La Isla
Campeón triunfa y evita una vez más barrida
Pinar en busca de la reacción
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Resurgen los campeones

ver más

ver más