Las joyas que nos obsequia el béisbol: Yosvany Torres llega a 100 victorias

Yosvany Torres. Foto: Ricardo López Hevia

En la tarde de este martes, el derecho pinareño Yosvany Torres cumplió la hazaña de ganar el partido número 100 en su carrera, convirtiéndose así en el lanzador 73 que consigue esa memorable marca dentro del béisbol cubano desde 1962. ¡Felicitaciones! ¡Ha sido una marca bien luchada!

La inolvidable marca pudo ser con Villa Clara en diciembre de 2016 o enero de 2017, pero Yosvany falló tres aperturas, primero contra Matanzas y luego en dos ocasiones frente a Ciego de Ávila. No obstante, este martes Torres completó las nueve entradas, en su novena victoria como oponente de Camagüey, mientras Pinar del Río apoyó su labor con 12 hits en la victoria por 11-5.

Quizás en algún momento, el brazo del derecho de Minas de Matahambre ya no sea tan fuerte como para resistir los nueve capítulos con la misma frecuencia… y el sinfín de emociones que genera verlo lanzar. 

Tal vez, a sus 37 años, su tenedor ya no pueda conducirnos a ver un genio en el arte de dibujar lanzamientos dentro y fuera de la zona de strike. No importa si él seguirá dominando desde el box… de igual manera, nada de eso importa realmente: ¡Gracias por tu lealtad y amor al juego!

Cuando Torres debutó con 24 años, no pocos pensaron que su carrera por el béisbol pinareño y de Cuba, sería la de un lanzador más, sin protagonismo ni brillo alguno. Pero la constancia premió a su calidad, y demostró que la fortaleza de un lanzador no está en la velocidad con que salga la bola de su brazo, sino en el enfoque, la fuerza mental y el corazón. 

Lo que parecía un reto muy lejano de alcanzar –teniendo en cuenta por encima de todos, la edad, a diferencia de sus virtudes como lanzador—, probablemente imposible, terminó trascendiendo como una obra que, de alguna manera, nos hace rescatar el amor por la rica historia de nuestro pasatiempo. Con su actuación este martes en el estadio Capitán San Luis, Yosvany Torres ingresó en la memorable lista de lanzadores pinareños con 100 o más victorias, la cual anda ya por once integrantes desde Pedro Luis Lazo (257 ganados) hasta Juan Carlos Oliva (101), y ya oficialmente “El Guajiro” Torres.

Pinar del Río es la única provincia en Cuba con 11 lanzadores que han conquistado al menos 100 victorias durante su paso por las Series Nacionales, y después de que Torres llegara al club en su apertura 215, el listado queda de la siguiente manera:

  • Pedro Luis Lazo, 257
  • Rogelio García, 203
  • Omar Ajete, 179
  • Faustino Corrales, 172
  • Julio Romero, 148
  • José Ariel Contreras, 117
  • Jesús Guerra, 114
  • Vladimir Baños, 112
  • Reinaldo Costa, 110
  • Juan Carlos Oliva, 101
  • Yosvany Torres, 100

Yosvany Torres

Quizás compares a Yosvany Torres con todos los lanzadores de este grupo, y pienses lo mismo que yo: Ahí no hay un lanzador más grande que Pedro Luis Lazo. …Un ponchador de brazo derecho como Rogelio García –un coloso en la lomita, ¡qué tenedor!—, o un brazo zurdo retador como el de Ajete… ¡No! ¡No se me ha olvidado la curva de Faustino! Tampoco lo que he escuchado sobre la recta pesada de Juan Carlos Oliva; la personalidad de Julio Romero; el windup y la elegancia de Contreras y el coraje de Jesús Guerra. He mencionado casi todos los nombres, y es posible que el de Yosvany Torres, en esta consulta a memoria, sea de los últimos en recordar. 

Pero, ¿sabe usted que hace sobresalir a Torres entre los lanzadores de su época? Que él en la postemporada se crece y suele ser un pitcher mucho más efectivo. Es decir: Estamos valorando a un lanzador, no por sus condiciones ni estadísticas, sino por la real calidad de sus aperturas, la importancia que generan sus victorias para resolver títulos del equipo. 

Desde ese punto, también podríamos pensar en Lazo, quien ganó 29 juegos en play off, completó 26 y tuvo 311 K’s en 402 IP. Esos son récords respetables, que muestran no solo el dominio supremo de un lanzador, sino la capacidad para ser un as de rotación y remolcar al equipo en busca de campeonatos. 

¿Quién podría acercarse a esa genialidad de Lazo?... No está muy lejos, posiblemente sea Yosvany Torres.

Recordemos algo: Torres tiene el récord en victorias (6) en una postemporada, cuando inició nueve de 18 juegos de Pinar del Río en los play off de la 50 Serie Nacional. Su total de éxitos fue la mitad de los 12 que marcó el equipo para coronarse contra Ciego de Ávila. Torres ganó el juego final, siempre tuvo decisión en sus nueve duelos iniciados y completó cuatro partidos. ¡Cómo olvidarlo!

Yosvany ha sabido reponerse a situaciones adversas que obstaculizan el camino en la vida deportiva, pues ese mismo año, después de ser uno de los puntales principales en la selección titular, su esfuerzo y calidad no fue premiado para integrar el equipo nacional. ¿Cuántos casos recuerdan de jugadores y entrenadores que habrían dicho adiós por tal desmotivación? 

Pero Torres ama lo que hace, adora a su familia y vive para el béisbol, no de él, como quienes intentaron opacarlo enclaustrando en una oscura gaveta de la oficina su genial hoja de servicios. 

El guerrero del número “56” en la espalda volvió al escenario decisivo, y lanzó al nivel de los grandes bajo la presión de una afición deseosa de ver ganar a su equipo, y la desventaja de haber perdido en el primer juego de la final contra los Cocodrilos de Matanzas en 2014. 

Torres debutó el 24 de noviembre de 2004, como abridor, enfrentando al equipo Habana en el estadio Héroes del Mayabeque. A partir de ahí, esta es una cronología de algunos de sus datos y estadísticas más interesantes: 

Primera victoria: Lanzando de relevo vs Granma, el 6 de febrero de 2005, en el estadio Capitán San Luis. 3.1 IP, 7H, 6CL, 3K’s, 2 walks.

Primer out: Rolando Méndez, rodado a tercera, el día de su debut.

Primer Hit permitido: Doble de línea al left field de Jesús Toledo.

Primer ponche propinado: Pedro Arozarena, iniciando el final del segundo inning sin outs.

Primera base por bolas: Williams Santisteban.

Primer jonrón: Luis Enrique Piloto.

Primer Grand Slam: Michel Rodríguez López.

*Esto es bien curioso: Después de que Ixis Valle le conectó el segundo Grand Slam el 11 de diciembre de 2004, pasaron 4623 días, hasta que, este martes, Leonel Segura se apuntó el tercero (primero que le pegan en el Capitán San Luis) durante toda su carrera. Eso se llama aprender de los errores.

Mejor temporada en ganados: 53 SNB, récord de 15-3, en 20 aperturas. Ese año también registró el menor .232 BA/Opp y 1.78 ERA durante 151.2 IP.

Nunca ha marcado una tasa BB% mayor a 3.16, y el 1.46 de la 52 SNB calificó como el más bajo.

Esto es realmente extraño, pero cierto: En 2013-2014, Torres completó el octavo récord más grande en inning lanzados sin tirar un wild pitch (142), siete lugares detrás de Carlos Yánes (195 IP en 1997). 

Sin dudas, cuando Torres comenzó a perfeccionar su bola de tener y el splitter, esas 86 y 87 millas en la recta han sido suficientes para lanzar al nivel de la Serie Nacional. No obstante, podríamos recordar algunas muestras que él dejó en la Serie del Caribe de San Juan 2015, cuando derrotó a México con un pitcheo a gran altura, como nos ha tenido acostumbrado en buena medida.

Torres no será el clásico lanzador intimidante ni de pitcheos exageradamente veloces, pero domina, desafía a su rival con valentía y respeto, y los pone a batear rodados con facilidad, a hacerle swing a la pelota… Esto me lo había confesado una vez: “Adoro el pitcheo, y prepararme todos los días para lanzar. Y te digo, me duele más regalar una base por bolas, que me peguen un jonrón”.

¿Has comprendido entonces cuál es su principal secreto en el montículo? No interesa cuan veloz sea tu brazo de lanzar, lo importante es sacar outs y darle el máximo a tu equipo.

Fuentes: Foto de Ricardo López Hevia/Video de Ernesto Amaya Esquivel. 

 

 

 

 
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Campeón en deuda ofensiva, cae nuevamente ante La Isla
Campeón triunfa y evita una vez más barrida
Pinar en busca de la reacción
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Resurgen los campeones

ver más

ver más