58 SNB | ¿Quién detiene a los Gallos de Sancti Spíritus? — Yariel Rodríguez muestra el poder de un as legítimo

Yirsandy RodríguezPor Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

La noche de este lunes en la 58 Serie Nacional del béisbol cubano parecía especial para los bateadores. En apenas 26 apariciones al home por ambos equipos, se habían anotado ocho carreras (5-3 ganaba Sancti Spíritus) con 14 hits, incluyendo un doble de Frederich Cepeda y jonrón de Yunior Ibarra. 

El zurdo villaclareño Marlon Romero — que venía de dominar a los Tigres de Ciego de Ávila en su apertura anterior — fue castigado con nueve hits y cinco anotaciones después de enfrentar a 16 bateadores. Mientras, el derecho Yariel Rodríguez, quien inició su 15th juego siendo el tercer mejor pitcher con el menor promedio permitido (.225) y el cuarto slugging (.313) más bajo esta temporada, recibía castigo de seis hits y tres carreras. 

Los swings por ambos bandos parecían indetenibles. Frederich Cepeda impulsó la primera carrera del juego, pero los Azucareros ripostaron rápidamente con dos anotaciones en la parte baja del primer inning. Primero anotó César Prieto luego de acreditarse otro hit por el infield y, Carlos Benítez envió al plato a Norel González, quien sobrevivió gracias a una pifia del intermedista Dayan García. Con el juego 2-1, los Gallos demostraron una vez más hasta dónde puede llegar su inspiración.

SUGERENCIAS DEL EDITOR

Con Yoenis Yera fuera, Yariel Rodríguez es el pitcher favorito para el título de “strikeouts”

La habilidad y el éxito de César Prieto nos recuerdan la gran temporada de Kendrys Morales en 2002

Ranking de poder de BaseballdeCuba, semana No. 3 (2nd-Fase): Los Gallos roban titulares

¿Los Gallos de Sancti Spíritus de 2018 pueden ser un equipo de playoffs?

La juventud de Alberto Rodríguez y Geyser Cepeda ayudaron para remontar déficit, aprovechando la pobre localización de los pitcheos de Romero, que no lanzaba muchos strikes y, por ende, jamás pudo conseguir mucho ataque sobre su curva. Ambos se embasaron por sencillos, el de Cepeda con un toque sorpresa por la inicial. Con dos en bases, Yunior Ibarra entró al plato y mostró sus pretensiones de tocar la pelota. Falló un primer intento, haciendo amago de toque y bateo (le pegó de foul), hasta montarse en la cuenta de 1-1. Tal vez Romero pensó que Ibarra podría mantener la intensión del sacrificio, dado su perfil bajo como bateador — promediaba .182 contra lanzadores zurdos, y no tenía extra bases en 43 PAs. Sin embargo, descuidó una bola rápida (baja y adentro), y Yunior Ibarra no lo perdonó.

Ibarra golpeó un jonrón de tres carreras por encima de los 325-ft del leftfield, que le dio un vuelco al marcador 4-2. Antes del juego, Ibarra había registrado solo un jonrón en 208 PAs y 152 BIPs (Bolas Puestas en Juego). Luego, cuatro bateadores después, Cepeda aplastó la curva de Romero, remolcando la quinta carrera para los Gallos.

¡5-3! Ventaja de dos anotaciones. Eso era todo lo que necesitaba Yariel Rodríguez para tomarse un segundo aire. Rodríguez inició el tercer round ponchando a Yurien Vizcaíno con una curva interna, pero recibió dos hits de William Saavedra y Juan Carlos López después de dos outs. Se veía inquieto en el box, por momentos con grandes ansias de ponchar — su strikeout contra Vizcaíno fue el No. 83, dejándolo a uno de alcanzar a Yoanis Yera. Ya en el turno anterior Yulexis La Rosa le había conectado sencillo en dos strikes, aprovechando una curva al centro. Pero, esta vez, en la misma cuenta de 1-2, Yariel ubicó su hermoso curveball en la esquina baja y afuera: Hasta ahí no llegó el swing de La Rosa. Yariel consiguió su strikeouts No. 84, y se veía complacido al volver al dugout conversando con su compañero de batería, el cátcher Yunior Ibarra.

En el inicio del tercer inning, cuando Sergio Barthelemy entró a la caja de bateo, detrás de él se podía percibir la conversación que sostenían Yariel Rodríguez y su coach de pitcheo Juan de Dios Peña. Al inning siguiente, después de dos pataditas en la tabla de lanzar y un movimiento de hombres, llevándose el guante a la altura de la nariz, Yariel Rodríguez comenzó a mostrarse intratable.

Retiró el cuarto inning de 1-2-3 y, a partir de ahí, dominó a 12 bateadores de manera consecutiva, con cinco ponches e igual número de rodados al infield. Su bola rápida subió hasta las 93 MPH y el efecto de la curva no dejó de desestabilizar a los bateadores de los Azucareros. Con su pitcheo No. 84, sacó out de nuevo a La Rosa, obligándolo a roletear por la inicial para cerrar el sexto inning. Fue su segunda salida de calidad consecutiva, superando su mal inicio en el juego y la apertura del pasado 5 de noviembre, donde le permitió seis carreras a Villa Clara en el estadio José Antonio Huelga. Llegó a 90 strikeouts para cerrar el 8th, ponchando al ex juvenil Raidel Pedraza con su noveno ponche de la noche.

En el inicio del octavo, después de dos outs, los Gallos dieron la estocada final. Rodoleisis Moreno peleó un sencillo por el infield con una gran carrera de home a primera, que se convirtió en hit después de ser revisada en el video. Acto seguido, Orlando Acebey se ratificó como líder en hit de la temporada, enviando hasta tercera a Moreno con una sencillo al rightfield (su imparable No. 106). Con el juego 5-3, el zurdo Marlon Cabrera fue enviado al montículo para lanzarle a Yunier Mendoza, una estrategia que corría con este riesgo si de sabermetría se trata: Mendoza aniquilaba a los zurdos antes del juego, con .446/.464/.462. ¿Dónde estaba el margen de error? 

Tenía un solo extra base, cuatro ponches y seis rodados para double play. Como había dos outs, lo que necesitaban los villaclareños era un rodado de esos. Pero Cabrera fue poco ofensivo contra Mendoza: Dejó un pitcheo afuera demasiado fácil y con poca velocidad, que el inicialista espirituano envió de fly por encima del rightfielder Andy Zamora. 

Mendoza silenció el graderío del estadio Augusto César Sandino, rechinando la pelota en los colchones del rightfield. Pero, ahí no bastó toda la descarga ofensiva de los Gallos contra Cabrera. ¡Oye, esto fue demasiado!: En cuenta de 0-1, Frederich Cepeda envió la pelota a los confines del leftfield, para poner el juego 9-3.

¡Pican los Gallos!, gritaban a toda voz los cientos de fanáticos espirituanos que se dieron cita en Santa Clara. Con el dominio del derecho Yariel Rodríguez en el montículo, a las 10:25 de la noche, se había adelantado el final de un juego que comenzó con ocho carreras anotadas por ambos equipos en los primeros dos innings.

Antes de concluir el inicio del octavo episodio, era fácil de apreciar por el lado izquierdo del graderío el desfile de los fanáticos villaclareños hacia las puertas de salida en el estadio Augusto César Sandino. Sin embargo, a diferencia de eso, por el ala derecha la fanaticada de los Gallos no paraba de cantar.

¡Pican, los Gallos! ¡Pican, los Gallos!

Desde que perdieron el primer juego contra Las Tunas la semana pasada, han ganado seis partidos en fila y ya sacan ventaja de 2.0 sobre Villa Clara en esta segunda fase.

¿Será que estamos disfrutando —sin darnos cuenta— del equipo sensación de 2018 en el béisbol cubano?...

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
César Valdés canta strikes en cabina
Talión sobre el diamante
Resurgen los campeones
Fumigaron el tabaco
Más con menos
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue

ver más

ver más