58 SNB | Sensaciones interesantes que provienen del sábado: Eduardo Paret y Villa Clara van a competir

Yirsandy RodríguezPor: Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

En 2017, la perseverancia de los anaranjados de Villa Clara parecía dominada por desenfoque, la falta de interés y toda motivación por brindar un show divertido a su gran fanaticada en toda la nación. Esa fue una de las principales razones por las que, a pesar de combinar en pocas ocasiones los tres complementos más importantes del juego (bateo, pitcheo y defensa), además de prescindir de algunos jugadores por lesiones prolongadas, Villa Clara cayó eliminado en la Serie de Comodines. Era extraño ver la armonía en el terreno de béisbol, a pesar de que habían finalizado la lucha por el Wild-Card con una semana de ensueño, donde jugaron para 6-4 con un diferencial de más-6 carreras.

Dos partidos después, Granma los había eliminado durante la primera barrida en la historia de las Serie de Comodines en Series Nacionales. Al mando del ex lanzador Vladimir Hernández, los Azucareros (o Leopardos, como usted prefiera) no pudieron ser contendientes en la 2nd-Fase de la 57 Serie Nacional, y entonces les tocaba ceder algunas de sus mejores figuras como refuerzos.

Entre los ocho titulares que reforzaron a otras selecciones, el cátcher Yulexis La Rosa y los lanzadores Alaín Sánchez y Yosver Zulueta, terminaron siendo campeones nacionales con los Alazanes de Granma. Obviamente, no cabe duda que experimentar la sensación de ser campeón nacional es un orgullo indescriptible, como casi todos los jugadores comentan. Sin embargo, estoy seguro de que ese título habría sido mucho más especial si ellos lo hubieran alcanzado con su natal Villa Clara. En cuanto a ese sentimiento, creo no está tan lejos, aun mirándolo desde dos puntos en el tiempo. Si de ganar se trata, Villa Clara está pasando por una sequía de apenas cinco años desde que consiguieron el título en 2013, bajo el mando del manager Ramón Moré. 

Haciendo una comparación rápida con los otros tres teams que conforman los cuatro grandes en el béisbol cubano, esa es la sequía más corta de todas, ya que Pinar del Río ganó su último título un año antes (tiene seis temporadas de sequía). A diferencia de ellos, Industriales se aleja a ocho (desde 2010) y Santiago de Cuba sufre la más larga espera, pues no ganan hace ya una década, desde 2008. Y lo peor de eso no es precisamente la desesperanza de alejarse cada vez más de la corona, sino que en esta década han perdido todo el poder de antaño: Han clasificado en solo una ocasión a la 2nd-Fase en esta era de los refuerzos, pero sin ninguna aparición en la postemporada.

En cuanto a Villa Clara, su última visita a la postemporada fue en 2017, cuando fueron eliminados 4-2 por Ciego de Ávila en la semifinal. Al menos esa es una buena noticia para la fanaticada de los anaranjados que, cuando conocieron de la designación de Eduardo Paret como nuevo mánager, duplicaron sus dosis de esperanza. Uno de los primeros en escribirme fue mi amigo Elquis, un fanático que ha heredado todos sus recuerdos de los Azucareros, y me dijo con gran entusiasmo: “Este año sí voy a ver pelota, porque sé que el equipo va a funcionar con Paret”.

Desde entonces recibí varios mensajes más y, como cada año, he estado al tanto de varios grupos de fanáticos en las Redes Sociales. Por lo que he visto, la esperanza de los villaclareños se está tiñendo de naranja, aun cuando apenas comienza la 58 Serie Nacional, con una semana de acción desde el pasado viernes 10 de agosto en el Opening Day (para todos los equipos).

Quizás sea demasiado temprano para determinar si este equipo de Villa Clara podrá subsistir con los problemas ofensivos que han arrastrado en estos últimos años, pero no tengo duda de lo más interesante que he visto en esta semana de competencias: Los Azucareros de Eduardo Paret serán contendientes, sobre todo porque tienen el mejor pitcheo de esta 1st-Fase. Por supuesto, eso no es nada nuevo, ya que casi siempre hemos elogiado los staffs de pitcheo villaclareños por su gran dominio.

Estadísticas de impacto del Pitcheo de Villa Clara desde 2008

SNB Año ERA Rk ERA/s Rk ERAv Rk
47 2008 4,63 6 4,63 5 4,63 6
48 2009 4,45 4 4,32 4 4,61 2
49 2010 4,15 4 3,79 2 4,82 5
50 2011 3,88 1 3,70 1 4,17 2
51 2012 3,43 1 3,40 2 3,49 2
52 2013 2,81 1 2,74 1 2,92 1
53 2014 3,21 1 2,81 2 3,88 6
54 2015 2,99 1 2,93 1 3,07 2
55 2016 3,01 1 2,54 1 3,76 4
56 2017 3,57 3 3,22 3 4,17 4
57 2018 3,99 4 3,34 2 4,94 11
BaseballdeCuba STATS-INFO, 2018

Esto es algo de lo que tus ojos esperaban ver y no podría traicionar a tu memoria beisbolera: Los pitchers de Villa Clara han sido letales lanzando en esta última década. Consiguieron seis títulos consecutivos entre 2011 y 2015, incluso sin viajar a la postemporada en tres de esos años: 2015, 2016 y 2018. Y, para sobresalir más aún, sus rotaciones de abridores tienen cuatro liderazgos, mientras el bullpen guarda uno en 2013. Ah, claro, ese mismo año obtuvieron su última corona nacional, eliminando a Cienfuegos en semifinales y luego a Matanzas en una final donde Ariel Pestano noqueó a los Cocodrilos con un Grand Slam en el Juego 5.

Después de recordar gran parte del dominio de los lanzadores villaclareños, lo que están logrando en esta primera semana de temporada es solo una reedición colectiva: Lanzan para 1.14 ERA, permiten bateo oponente de apenas .209 y solo siete extra bases, todos dobles en 47 innings. Eso ha sido suficiente y tan bueno como para empujar al equipo a ganar cuatro de sus primeras cinco decisiones, a pesar de que el apoyo ofensivo ha sido de .229, con 3.2 carreras por partido y una negativa proporción de bases por bolas y strikeouts, 18 por 26.

Precisamente esa era mi gran duda alrededor de este equipo antes y después de su debut bajo el mando de Eduardo Paret. Sin embargo, es bueno ver como ellos están jugando al béisbol con sus limitaciones ofensivas, y quién sabe si consigan aporte de algunas figuras inesperadas. Por el momento, la primera victoria contra Santiago de Cuba, 6-3 en el 10th-inning durante la Regla IBAF, sigue animando a la fanaticada villaclareña, y generando mucha motivación en el colectivo, ahora dirigido por ese inolvidable leadoff-hitter y defensor del shortstop que fue Eduardo Paret Pérez. 

Después del doble de Norel González que produjo tres carreras con las bases llenas frente al veterano Danny Betancourt, Paret resumió parte de sus declaraciones a una corta expresión cuando le preguntaron al término del juego si sentía presión dirigiendo: “Es mucho más difícil jugar que dirigir”.

Fueron sabias palabras, de un hombre que se entregó al béisbol cubano en 1779 juegos por 21 temporadas en Serie Nacionales. Y, sin dudas, su mensaje deja claro que quienes deberán esforzarse por encima de todo desafío son los jugadores.

Ha sido una gran semana y podría ser una interesante primera fase para los Azucareros de Villa Clara, viendo la manera en que se están entregando por cada victoria en el terreno de juego. 

¡Gracias por volver, Eduardo Paret!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más