V SN SUB-23 | Sancti Spíritus aún lucha en la carrera de postemporada

Por: Yirsandy Rodríguez │Senior Writer en BaseballdeCuba

El team de Granma lo hizo: Aunque quedó igualado 4-4 en la serie contra Santiago de Cuba, su ventaja de 3.5 juegos es dulce para solo una semana de calendario antes de saltar a los playoffs. Mientras eso es cuestión de tiempo, Las Tunas está preparándose para hundir oficialmente a Sancti Spíritus… aunque, espera… todavía no hay nada decidido.

La ventaja que tienen los Leñadores se amplía por tener cinco partidos pendientes, lo justo para acumular un máximo de 27 victorias. De ser así, Sancti Spíritus jamás llegaría, pero en 25 sí puede atrapar a los tuneros, y entonces (hipotéticamente) clasificar, teniendo en cuenta su ventaja de 5-3 en la serie particular.

SÍ, NO CABE DUDA… este es el año de:

…¿Granma?: Yo diría que puede ser el gran momento. Han jugado estable durante casi todo el calendario, el enigma del pitcheo se resolvió --aunque su as de rotación, Darién Creach, se vio presionado en su más reciente apertura contra Santiago de Cuba--, el pitcheo de bullpen continúa haciendo el trabajo. Para haber lanzado ya 107 innings de 310, el cuerpo de relevistas de Granma aún mantiene sus dos grandes virtudes: No le han admitido jonrones a 492 bateadores oponentes, y suman 10 salvamentos entre los 27 juegos relevados con ventaja de 65 totales. La ofensiva exhibe poder ocasional, registra 66 extra bases y 44 paseos por encima de los strikeouts. Todo eso se ve bien, ¿verdad? Pero en la semifinal no contará para nada. El momento decisivo apenas comienza.

…¿Las Tunas?: No hay mucho poder (un jonrón cada 264 PAs), pero la velocidad con esos 46 robos y el contacto han sido suficientes. De cualquier manera: Este equipo nos sorprendió. Han resuelto casi todo a base de pitcheo-defensa, aplicando la velocidad y esa energía necesaria dentro del juego para todas las acciones. Como indica su ventaja, es muy posible que ellos alcancen los playoffs, y entonces veremos cómo pueden batallar en una serie corta, "traicionera" e impredecible. La inspiración cuenta, pero en no pocas ocasiones la presión lo supera todo. (Voy a lanzarme: ¡No es el año de Las Tunas!, pero, ¡felicidades, los he clasificado como mi equipo real e inesperado!

…¿Sancti Spíritus?: ¿Ganarán el "juego bueno"?... Pregunta difícil. Pregunta frecuente. Pregunta, sobre todo, aburrida… Así que los Gallos deberán cambiar ese mal de sus derrotas a finales de campeonatos. El escenario de clasificación no será realmente la discusión del trono, como les sucedió cuando vieron escapar el campeonato contra La Habana en 2015. Sin embargo, desde este miércoles ellos estarán jugando un playoffs adelantado contra Ciego de Ávila. Ir a intentar una barrida que valga clasificación como visitante sería sensacional, ¡este es el momento chicos, no pueden esperar por otro!

En su primera experiencia como manager, Eriel Sánchez tiene en sus manos la responsabilidad mayor. ¿Cómo conducir de la mejor manera posible? No hay plan: Olvídense del bullpen, llegó la hora de decidirlo todo por avanzar a la semifinal.

…¿Santiago de Cuba?: Creo que se nos va el campeón… Era de esperar una pérdida de poder en la zona, dada la ausencia de Lionard Kindelán, Oscar Luis Colas y Yoelkis Guibert --un trío de 4.9 bdcWAR promedio en las últimas dos campañas de la liga y registro total de 29.9--, jugadores claves que condujeron a Santiago de Cuba rumbo al bicampeonato (2016 y 2017). Lógicamente, el equipo de 2017 era más efectivo, pero las diferencias no han sido escandalosas. Miremos algunos numeritos:

Santiago de Cuba

Carreras por juego / wOBA / RISP / BB-K% (corredores en base) / BABIP (bases vacías)

2017: 6.88 / .388 / .232 / 0.6% / .331 

2018: 6.48 / .384 / .250 / 3.6% / .311

La diferencia en carreras anotadas no es notable, pero existe. Al ver que el team de Santiago en 2017 anotó más veces por juego con menos disciplina en home y efectividad con corredores en posición de anotar, no es difícil apreciar la capacidad de los jugadores para llegar a las bases y anotar, aun cuando el average en RISP tiene 18 puntos menos.

Con un pitcheo de 4.41 ERA general y 169 bases por bolas --seis más que los ponches--, los actuales campeones nacionales tendrán que ser perfectos para defender con seriedad su corona.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

 

ver más