Salón de la Fama del Béisbol Cubano: El sueño no fue eterno

Conrado Marrero

Fueron 54 años de espera. Más de medio siglo desde que, en 1960, se detuvo algo que debió ser trascendental para la historia del béisbol cubano. Ese año llegaron a 68 los nombres de los peloteros exaltados al Salón de la Fama del Béisbol Cubano, una institución creada en 1939, y que este 7 de noviembre tuvo su feliz refundación durante un encuentro celebrado en las instalaciones del estadio Latinoamericano.

Allí se celebró hasta este sábado el primer Coloquio Museo y Salón del béisbol cubano: de la utopía a la realidad que, con el auspicio del Inder, estuvo dedicado a los Cinco Héroes prisioneros del Imperio y reunió a cerca de un centenar de especialistas de casi todo el país, relacionados de una forma u otra con el pasatiempo nacional. Todos, visiblemente conmovidos, junto al equipo que se prepara para intervenir en los cercanos Juegos Centroamericanos y del Caribe, y con la presencia del vicepresidente del Inder, Arnaldo Rivero Fuxá, y Heriberto Suárez, director nacional de Béisbol, conocieron de primera mano el nombre de los diez nuevos inmortales del béisbol cubano.

El «rescate» fue un sueño acariciado muchas veces por varias generaciones de periodistas e historiadores relacionados con el béisbol. Dormido estuvo en el tiempo hasta que un grupo de «entusiastas», coordinados por el cineasta Ian Padrón, se propuso retomar la idea de sus predecesores, con una visión más integrada al fenómeno cultural y social que representa el béisbol para los cubanos.

La novedosa propuesta, que tiene como pilar el propósito de  refundar el Salón de la Fama adjunto a un Museo del Béisbol Cubano, fue bien acogida por los participantes. Durante dos días, ellos debatieron apasionadamente, propusieron enmiendas y modificaciones, y luego aprobaron el reglamento que pauta el proceso de nominación, selección y exaltación de sus futuros miembros.

Además, eligieron con vigencia de dos años al Tribunal de Selección, y tomaron, entre otros importantes acuerdos, el de solicitar al Ministerio de Cultura que el béisbol sea declarado como patrimonio cultural intangible de la nación cubana.

Asimismo, se aprobó la creación del Premio Anual Martín Dihigo a la obra de toda la vida para reconocer a personas e instituciones estrechamente relacionadas con el béisbol, y cuyos aportes hayan contribuido de manera notable al desarrollo del mismo.

Por decisión unánime, el premio correspondiente a esta primera edición fue otorgado al Comandante en Jefe Fidel Castro, por «ser el impulsor de nuestras Series Nacionales y el principal inspirador del béisbol amateur en Cuba después de 1962. Además, por su entrega, apoyo y la Revolución lograda en la pelota cubana durante más de cinco décadas, en las que hemos alcanzado títulos panamericanos, mundiales y olímpicos, así como el segundo lugar del Clásico Mundial. Por ser Fidel un pelotero que ha dado jonrón con bases llenas a millones de cubanos, amantes del béisbol y de su Patria».

El proceso

Como se trata de una refundación, el Salón de la Fama del Béisbol Cubano mantiene para la posteridad a los 68 jugadores ya exaltados, entre los que sobresalen Cristóbal Torriente, José de la Caridad Méndez, Armando Marsans —los tres reconocidos en 1939—, Emilio Sabourín (1941), Alejandro Oms (1944), Martín Dihigo (1951) y Adolfo Luque (1958).

Entre los logros más notables del Coloquio estuvo el diálogo, la comprensión y el entendimiento alcanzado con el organismo rector de esta actividad, para estrechar su vinculación con la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano. La misma se fortaleció, y a partir de ahora tendrá bien definidas sus funciones en la renaciente institución.

Con carácter excepcional, los miembros de dicha comisión presentes en el Coloquio seleccionaron entre un vasto grupo a los 20 candidatos finalistas, divididos a partes iguales entre los que jugaron en el período comprendido entre los años 1864 y 1961, y los que brillaron desde 1962 hasta la actualidad.

Luego, los 25 integrantes del Tribunal de Selección elegido para la ocasión tuvieron a su cargo la votación final para seleccionar a los diez nuevos miembros del Salón de la Fama —cinco de cada época—, quienes esta vez serán exaltados durante el próximo Juego de las Estrellas, a celebrarse en la provincia de Granma el venidero 28 de diciembre.

Quedaron comprendidos en el reglamento aprobado los pasos a seguir y el cronograma de los mismos para realizar las próximas exaltaciones. Se pretende que el proceso de nominaciones involucre a los especialistas de todas las regiones del país.

Por su parte, Heriberto Suárez destacó que "el Coloquio fue un encuentro trascendental, porque «no se trató solamente de retomar las exaltaciones de los inmortales. Marca lo que pretendemos hacer con los que están, y lo que vamos a hacer en el futuro… el proyecto del Museo del Béisbol Cubano y su Salón de la Fama que se ha propuesto es muy abarcador, sus ideas son sumamente interesantes. Es algo bello. No tendrá ahora un espacio físico, pero de momento lo haremos funcionar de conjunto con la Dirección Nacional de Béisbol, con el Inder, como un espacio virtual, como un espacio moral de reconocimiento y dignificación de todos nuestros peloteros".

Exaltados al Salón de la Fama

(1864-1961)

Conrado Marrero

Orestes «Minnie» Miñoso

Camilo Pascual

Amado Maestri

Esteban Bellán

(1962 a la actualidad)

Omar Linares

Antonio Muñoz

Orestes Kindelán

Luis Giraldo Casanova

Braudilio Vinent

Exaltados al Salón de la Fama
Tres legendarias figuras exaltadas al Salón de la Fama del béisbol cubano este sábado. De izquierda a derecha el lanzador Camilo Pascual, el jardinero Orestes Miñoso y el tercera base Omar Linares.

Los diez finalistas fueron:

Etapa 1864-1961

Conrado Marrero, Orestes Miñoso, Camilo Pascual, Amado Maestri, Roberto Ortiz, Esteban Bellán, Pedro Natilla Jiménez, Guillermo Willy" Miranda, Luis Tiant, Atanasio "Tany" Pérez.

De 1962 a la actualidad

Omar Linares, Antonio Muñoz, Orestes Kindelán, Luis Giraldo Casanova, Braudilio Vinent, José Antonio Huelga, Pedro Chávez, Víctor Mesa, Ramón Carneado, Manuel Alarcón.

Tribunal de selección

Félix Julio Alfonso – HISTORIADOR

Ismael Sené – HISTORIADOR

Carlos del Pino – ESTADÍSTICO

Sigfredo Barros – PERIODISTA

Oscar Fernández – HISTORIADOR

Yasel Porto – COMENTARISTA

Jesús Suárez Valmaña – PERIODISTA

Martín Socarrás – HISTORIADOR

Juan Martínez de Osaba – HISTORIADOR

Rolando Sánchez – HISTORIADOR

Víctor Joaquín Ortega – PERIODISTA

Raiko Martín – PERIODISTA

Joel García – PERIODISTA

Ramón Rivera – COMENTARISTA

Benigno Daquinta – ESTADÍSTICO

Antonio Díaz Susavila – PERIODISTA

Elio Menéndez – PERIODISTA

Leonardo Padura – ESCRITOR

Arnelio Álvarez – ESTADÍSTICO

Reinier González – COMENTARISTA

José Antonio Fulgueiras – PERIODISTA

Elsa Ramos – PERIODISTA

Alfredo Santana – HISTORIADOR

René Navarro – COMENTARISTA

Michel Contreras – PERIODISTA

Relatoría final

¡El Salón de la Fama ya comenzó a andar!

Así pudiéramos resumir las poco más de 15 horas vividas en el primer Coloquio Nacional: Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad, celebrado en la Sala Adolfo Luque del estadio Latinoamericano los días 7 y 8 de noviembre del 2014.

Mucha expectativa y no pocas polémicas despertó el trabajo hecho por más de tres meses por el Grupo Entusiastas por la refundación del Salón de la Fama del béisbol cubano, continuador de muchos historiadores, periodistas, estadísticos, cronistas todos, que desde hace decenas de años han venido investigando, escribiendo y desempolvando documentos por el solo placer de contar nuevamente en Cuba con un lugar sagrado donde rendirle culto merecido a los inmortales de nuestra pelota.

La posibilidad de contar en estas dos jornadas con especialistas de todas las provincias del país (excepto Santiago de Cuba) y de prestigiosas personalidades de la cultura, así como el apoyo total de la Dirección Nacional de Béisbol en la persona de Heriberto Suárez y su equipo de trabajo, nos permitió entablar un diálogo, que al decir de muchos participantes dejó de ser un sueño viejo para ser una posibilidad factible y posible, a la cual contribuiremos todos desde el lugar en que estemos.

El proyecto presentado, con su Reglamento para elegir los Candidatos al Salón de la Fama y la celebración de las Ceremonias de Exaltación, recibió un apoyo que no niega la diversidad y las imperfecciones que pueda tener y serán necesarias corregir en el futuro.

Toda la minuciosa investigación hecha no solo fue puesta a consideración y debate de más de 100 conocedores del béisbol, sino que también fue compartido con total transparencia y honestidad, pues lejos de títulos personales, el ánimo mayor era lograr consenso sobre algo que le debemos hace 54 años a nuestro pueblo, pero sobre todo a nuestros peloteros de todas las épocas, antes y después de 1962.

El Coloquio, dedicado desde su primera jornada a nuestros Cinco Héroes, propuso la primera entrega del Premio Martín Dihigo al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, como expresión inequívoca de que somos hijos del proceso de transformación social más grande que ha vivido este país en los últimos 55 años.

Todos los criterios, aportes, sugerencias, recomendaciones, propuestas y ayudas históricas para enriquecer el Proyecto han sido recepcionadas con el sano orgullo de quien está convencido de que su obra no es quizás la ideal, pero lo anima el sentido del deber y de ser fieles a un proyecto que comienza con la familia, pero pasa por el béisbol, la cultura y la identidad nacional que sella siempre para nosotros cada batazo, lanzamiento o fildeo de esos grandes, de esas decenas de grandes peloteros, que por suerte, podemos tener hoy en la memoria y más pronto que tarde esperamos tener en nuestro Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano.

Sin embargo, la tarea mayor, aunque parezca una verdad de perogrullo, comienza ahora. Será responsabilidad de todos los entusiastas que estamos aquí (y ya los consideramos a todos de esa manera) empujar, promover, trabajar, investigar, crecer, vivir y luchar porque cada año le crezcan pies y manos a este Proyecto que tiene por sí una trascendencia para el presente y futuro no solo del béisbol, sino del deporte cubano en general.

El proyecto inclusivo  que se ha debatido no pretende erigirse en totalizador, conclusivo ni camisa de fuerza para las autoridades que tendrán que decidir su viabilidad en el futuro. Estamos conscientes de que un Museo del Béisbol es una entidad que llevará recursos económicos y que no se podrá realizar sin apoyo gubernamental, pero sobre todo con una vinculación estrecha entre en el INDER y el Ministerio de Cultura.

Específicamente, a la Dirección Nacional de Béisbol se le sugiere iniciar una nueva era donde la cultura cubana, a través de artistas e instituciones, forme parte indisoluble del movimiento del béisbol cubano y contribuya al espectáculo mayor que constituye este para nuestra nación.

Dentro de lo más importante que deja este Coloquio es el diálogo, la comprensión y el entendimiento alcanzado con el organismo rector de esta actividad, en pos de trabajar en el futuro con la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano, fortalecida ahora y con límites bien definidos en cuanto al Salón de la Fama.

Vale destacar además los resultados de la votación final, en la que participaron oficialmente 67 miembros de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano. La calidad del voto se evidenció no solo en la inexistencia de boletas anuladas, sino en la propia elección de los finalistas y los exaltados finalmente al Salón de la Fama que conoceremos al cierre de este evento.

La refundación del Salón de la Fama este 7 de noviembre del 2014 seguirá siendo esa construcción simbólica que por tantos años han deseado los cubanos y que esperamos algún día poder entrar todos con la solemnidad y el respeto que merece tanta historia. Bajo la premisa martiana: "Con todos y para el bien de todos" declaramos concluido el primer Coloquio Nacional: Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad.

¡Viva el Béisbol Cubano!

! Vivan los peloteros cubanos!

¡Viva el Salón de la Fama!

Propuestas de acuerdos del Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad

Acuerdo No.1.- Declarar refundado el Salón de la Fama del Béisbol Cubano este 7 de noviembre de 2014, tras 54 años de interrupción.

Acuerdo No.2.- Proponer al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y al Ministerio de Cultura la creación del Museo del Béisbol Cubano en las áreas del antiguo Vedado Tennis Club, hoy Círculo Social José Antonio Echeverría, a partir de los argumentos expuestos en este Coloquio y por considerarlo la instalación más idónea para ello.

Acuerdo No.3.- Sugerir a la Comisión Nacional de Monumentos que valore al Círculo Social José Antonio Echevarría, antiguo Vedado Tennis Club, para ser declarado Monumento Nacional a partir de su importancia histórica, cultural y social.

Acuerdo No.4.- Recomendar al INDER y a la Dirección Nacional de Béisbol la pertinencia de hacer coincidir en el Museo del Béisbol Cubano el Salón de la Fama del Béisbol, a partir del proyecto debatido en este Coloquio, que incluya además dentro del mismo como extensión imprescindible al estadio Palmar de Junco.

Acuerdo No.5.- Proponer una jornada del 27 al 29 de diciembre de cada año en Honor al Béisbol Cubano, la cual comenzará el 27 de diciembre con la entrega del premio más importante que existirá en Cuba a instituciones o personas que han dedicado su existencia a promover este deporte: El Premio Martín Dihigo a la obra de la vida.

Acuerdo No.6.- Proponer que el primer Premio Martin Dihigo sea conferido al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro por ser el impulsor de nuestras Series Nacionales y el principal inspirador del béisbol amateur en Cuba después de 1962. Además, por su entrega, apoyo y Revolución lograda en la pelota cubana durante más de cinco décadas, en las que hemos alcanzado títulos panamericanos, mundiales y olímpicos, así como el Segundo lugar del Clásico Mundial. Por ser Fidel un pelotero que ha dado jonrón con bases llenas a millones de cubanos, amantes del béisbol y de su Patria”.

Acuerdo No.7.- Aprobar los Estatutos de la Comisión Especializada de Cronistas del Béisbol Cubano para el trabajo en el Salón de la Fama e incluir el término de Historiadores en su denominación.

Acuerdo No.8.- Sugerir que la exaltación al Salón de la Fama tenga lugar cada 29 de diciembre en un sitio que se determinará como indica el Reglamento.

Acuerdo No.9.- Tras la refundación del Salón de la Fama este 7 de noviembre de 2014, realizar la primera exaltación en el próximo Juego de las Estrellas que se celebrará el 28 de diciembre de 2014.

Acuerdo No.10.- Realizar cada dos años la Asamblea de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol, en la cual se elegirá o ratificará su directiva y se votará por un nuevo Tribunal de Selección.

Acuerdo No.11.- Incorporar al Reglamento aprobado para la exaltación al Salón de la Fama la no incorporación o retiro del mismo de los peloteros que hayan participado en actos de sangre, delictivos y otros considerados indignos ante la sociedad, o que se le compruebe haber estado dopado durante su carrera deportiva.

Acuerdo No.12.- Sugerir a las entidades deportivas correspondientes que se retire de los equipos de la Serie Nacional los números de los peloteros exaltados al Salón de la Fama, u otros que así considere la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol. Los números deberán colocarse en un lugar destacado del estadio.

Acuerdo No.13.- Los integrantes de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol se comprometen a investigar, divulgar y contribuir al aprendizaje y el conocimiento de la historia del béisbol cubano a las nuevas generaciones.

Acuerdo No.14.- Se propone que las tarjas definitivas para los exaltados al Salón de la Fama sean elaboradas en bronce, como material que simboliza la perpetuidad.

Acuerdo No.15.- Que todos los miembros de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del béisbol promuevan la idea del Museo del Béisbol cubano en todos los poblados municipios y provincias, del país para lograr un movimiento que contribuya a enriquecer la institución cuando finalmente se cree.

Acuerdo No.16.- Apoyar la decisión del INDER de elevar al Ministerio de Cultura y a la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural la propuesta de declarar el béisbol como patrimonio cultural intangible de la nación cubana.

 

 
Carlos Martí: Seriedad, esfuerzo… y pasión
Justicia en la sangre
Postemporada'2017: ¿Zarpazo mortal?
Postemporada'2017: Una cruz en Santa Clara
56 SN: Selección de refuerzos. Todos se blindan
XXX Juego de las Estrellas: Aquí los elencos
56 SN: Polos opuestos
Liga Can-Am: Segunda victoria al hilo de Cuba
Roger ya tiene sus fichas

ver más