¿Por qué reducir el juego a siete innings podría atentar contra la esencia del béisbol?

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy | Foto: Cinthya García Casañas

Mar 14, 2019

Fanático del deporte de las bolas y los strikes, dondequiera que te encuentres: ¿Has estado al tanto de los nuevos cambios que pretende implementar la WBSC (Confederación Mundial de Béisbol y Softbol, fundada en abril de 2013) para acortar los juegos de béisbol? Pues, si no lo escuchaste, ahí va: Según informó Riccardo Fraccari, presidente de la Confederación, después de las Olimpiadas de Tokio 2020, todas las competencias de béisbol organizadas por la WBSC se jugarán a un límite de siete innings y no a nueve, tal y como estamos acostumbrados a ver  desde que conocemos este apasionante juego. ¿Cuál es la razón de esta decisión? 

“Nuestro objetivo es globalizar este deporte y por eso tomamos esta medida. Hasta hora todos están entusiasmados. Será favorable para la permanencia de este deporte en los Juegos Olímpicos, porque las cuotas son un problema, y ahora se necesitarán menos atletas”, afirmó Fraccari al portal digital Jit.

Entonces, ¿cuál fue o ha sido tu primer impacto con esta noticia? ¿Crees que es una idea sensata para agilizar el juego? ¿Piensas que eso está atentando contra la integridad de uno de los juegos más serios que hemos seguido por años? Te invito a que pienses en todo esto, porque tal vez tu criterio sea muy diferente al mío: Creo que insistencias como estas están afectando la naturaleza y legitimidad del juego. Sin embargo, quizás usted no lo vea así, y lo entiendo. No todos los fanáticos del béisbol tienen las mismas perspectivas, el mismo amor o se sienten movidos con la misma pasión. Incluso, me atrevería a decir que la mayoría de los fanáticos no se enfocan en aprender a fondo todas sus reglas, sí… ¿sabes por qué? Los seguidores, fanáticos o consumidores del juego persiguen más a los jugadores y a su equipo favorito, prestándole la mayor atención a cada detalle que los involucre.

No obstante, aunque es indudable que la pasión por el béisbol no es precisamente hacia el propio juego, sino hacia sus protagonistas, también pienso que hay innumerables fanáticos que se sienten atraídos por adentrarse un poco más en esos detalles minuciosos alrededor de este deporte, desde las noticias más relevantes día a día, hasta llevar apuntes estadísticos y hacer desde su visión valoraciones sobre la estrategia de los mánager.

Y, de eso se trata: diversión, polémica, pasión, fanatismo por los deportes, en este caso el de las bolas y los strikes. Así que, en un instante como este, podemos pensar también que varios fanáticos tal vez no entenderán hacia dónde nos podrían conducir cambios radicales como los propuestos por Fraccari, el presidente de la joven Confederación. De cualquier manera, la idea aquí es llevarte hasta la reflexión sin imponerte nada. 

¡Perfecto! Pensemos en el juego de béisbol a solo siete innings, una idea que si toma fuerza y no vuelve atrás, la veremos posiblemente en el próximo Clásico Mundial de Béisbol en 2021, ¿quién sabe?... Por cómo van los experimentos, esa idea ya podemos comenzar a visualizarla en el horizonte internacional, aunque no te suene atractiva la propuesta. 

Pues bien, seguimos previendo lo que ya será un hecho, según Fraccari. Estas son algunas de las preguntas que podemos encontrar desde ahora, antes de que el límite del juego cambie de nueve a siete innings:

- ¿Con cuántos innings el pitcher abridor se podría contar como ganador? Oficialmente, el primer requisito de un abridor para ganar es lanzar al menos cinco innings, siempre que se mantenga la ventaja antes y después de salir del partido. Entonces, ¿cuántas entradas se le pedirían a un abridor ahora? ¿Tres? ¿Cuatro? Si es así, entonces cualquier pitcher con ventaja podría obtener un éxito sin enfrentar ni siquiera dos veces a la alineación contraria. ¿Te imaginas? Lloverían los récords de victorias, y la marca de 20 triunfos de José Ibar (1998) estaría amenazada seriamente después de 21 años.

- Con ese paso de cambiar los innings, podrían venir poco a poco otras restricciones como estas: A. ¿Se reducirían las visitas al montículo? B. ¿Se impondría una cierta cantidad de relevistas por partidos (aunque en teoría se deberían utilizar menos en siete innings) para evitar los continuos cambios que demoran? C. ¿Se eliminará el calentamiento de los pitchers en el montículo? Claro, asumiendo que ya calentaron en el bullpen. Piénsalo, todo eso puede suceder.

- Ahora que aún esta propuesta de llevar el juego a siete innings ni siquiera nos está comenzando a estresar, puedes procesar esto: ¿Los extra innings serían a partir del octavo, incluso con la Regla IBAF? Por más de 170 años, un sinfín de generaciones ha disfrutado del béisbol y, obviamente, de sus evoluciones, pero creo que será difícil adaptarse al posible cambio que estremecería los cimientos y la naturaleza de este juego.  Así que, al menos para este servidor, es bastante difícil aceptarlo… “Y, nos vamos a extra innings, ahora en el inicio del octavo capítulo”… ¿Se supone que esa frase la vamos a escuchar? ¿En serio? Lamentablemente, la WBSC nos está invitando a ir por ese camino.

- Espera, ¿cómo serían las rotaciones de pitcheo? Al reducir los innings, los pitchers podrían terminar un juego completo con menos de 80 lanzamientos, algo que les daría oportunidad de lanzar con menos días de descanso. O sea que, si esas reglas se aplican en la Serie Nacional cubana, ¿veremos a lanzadores como Yosvany Torres subirse al montículo tres veces en una semana? ¡Eso podría ser posible!, pues, no solo Torres, hay varios lanzadores como Freddy Asiel Álvarez, Dachel Duquesne, Alaín Sánchez, Yoalkis Cruz o Dariel Góngora, por solo citar algunos en la actualidad, que podrían subir y bajar del montículo fácilmente por espacio de siete innings con apenas 75 pitcheos, debido a su gran capacidad para lanzar strikes.

- ¿Qué perderían los bateadores con el posible cambio? Si bien hay ejemplos de que el pitcheo podría beneficiarse, por otra parte hay muestras de que el bateo se quedaría por debajo en varios sentidos. Vamos a ver algunos ejemplos concretos. Mira, necesitamos un poco de imaginación para ubicarnos en una hipotética liga de siete innings aunque los datos que te mostraré son reales. ¿Quiénes habrían sido los mejores bateadores de la 58 Serie Nacional del Béisbol cubano, borrando toda la acción de los juegos a partir del octavo inning? La idea es que desde ya tengas una visión concreta de lo que podría suceder. 

Estos habrían sido algunos de los cambios entre los líderes individuales y sus numeritos periféricos generales en la 58 Serie Nacional. El punto aquí es que veas quiénes se adueñaron de un liderazgo hasta el séptimo inning lo cual obviamente denota que fueron bateadores más eficientes en sus primeras visitas al plato durante los juegos. Veamos:

Líder en la combinación de estadísticas hasta el séptimo inning y líder real

  • Promedio de bateo

Líder “hipotético”: Maikel Cáceres (Holguín), .401 de promedio

Líder real: Jorge Alomá (Artemisa/Las Tunas), .388 de promedio

  • Dobles

Líder “hipotético”: Yordanis Samón (Industriales), con 22.

Líder real: Stayler Hernández (Industriales) y Dennis Laza (Mayabeque/Industriales) ambos con 26.

  • Jonrones

Líder “hipotético”: Stayler Hernández (Industriales) con 18

Líder real: Stayler Hernández (Industriales) con 19

  • Impulsadas

Líder “hipotético”: Stayler Hernández (Industriales) con 69

Líder real: Yurien Vizcaíno (Villa Clara) con 88

Ahí tienes algunas señales: Habríamos visto un nuevo campeón de bateo (Cáceres en lugar de Alomá) y empujadas, con esas 69 que marcó Stayler Hernández —solo 10 RBI del octavo episodio en adelante—. 

Pero ese no es el único punto de giro a mirar: En este caso (ahora hipotético para el béisbol cubano) de la rebaja a siete innings, las 243 apariciones reglamentarias para aspirar a ser líder dentro de una serie de 90 juegos cambian. En caso de jugarse siete entradas, las Reglas del Béisbol se ajustarían, como consta en el código 10.22, titulado “Requisitos mínimos para campeonatos de bateo”. Usted también puede buscarlo, y estar al tanto de los tres incisos y sus respectivos acápites ahí explicados 

Todo esto sugiere que, para los aspirantes a títulos de liderazgo del bateo, en este caso, deberán contar con al menos 2.1 comparecencias por cada partido programado para los equipos de la liga. Por ejemplo, en la Serie Nacional, sería por 2.1 (si se jugara a siete innings), lo que ofrece 189 PAs como mínimo, y 243, si se juegan 90 partidos a nueve entradas como máximo (se multiplicaría por 2.7). De esa manera, puedes esperar ver una buena lista de bateadores aspirantes a los récords, aun cuando los mismos que no jugaban regularmente en 90 partidos se mantengan así durante una liga con desafíos a siete entradas.

Después de analizar eso, veamos ahora un corto ejemplo del impacto que tuvieron los numeritos generales de 2018 al eliminar toda la acción después del séptimo inning.

Estos son los tres grandes resultados invariables, al menos por la consideración de los Anotadores Oficiales:

HR

Porcentaje que se hubiese perdido: 16.6%

Cantidad: 107 jonrones

SO:

Porcentaje que se hubiese perdido: 20.8%

Cantidad: 972 strikeouts

BB:

Porcentaje que se hubiese perdido: 19.7%

Cantidad: 780 bases por bolas

¿Qué dices? Ahora bien ¿Quién tendría mucha más ventaja de mejorar el rendimiento? ¿Los bateadores o los pitchers? Si de estadísticas se trata, la ofensiva y el pitcheo tendrían descensos considerables, pero los por cientos indican algo interesante en esta hipotética idea de borrar los juegos de la pasada Serie Nacional a partir del octavo inning: Hubo muchas menos bases por bolas que jonrones permitidos, mientras los extra bases también tuvieron una regresión de 17.7%. En otras palabras, con siete innings la exigencia para los lanzadores bajaría y las posibilidades de mezclar el bullpen podrían darle una ventaja a algunos cuerpos de pitcheos. No habíamos pensado todo esto, ¿verdad? Al menos hasta llegar a estos puntos. Pero, al mismo tiempo, es obvio que al reducir los innings, se utilizarían menos pitchers y también se reduciría la cantidad de lanzamientos.

Sin embargo, aun así: El experimento podría sorprendernos, en gran medida porque a nivel de liga, en el béisbol cubano predomina la ofensiva desde hace décadas. ¿Sabes la última vez que al menos tres pitchers ganaron 15 o más juegos en una misma Serie Nacional? ¡En 1999! ¿Quiénes fueron? Estos nombres son inolvidables:

38 Serie Nacional: Juegos ganados

  • José Ibar Medina, 18
  • Carlos Yanes Artilles, 17
  • Ciro Silvino Licea González, 16
  • Pedro Luis Lazo Iglesias, 15
  • Raúl Valdés González, 15

- ¿Nuevo reglamento de pitcheo o nueva estrategia? En este sentido, deberíamos hacer una encuesta con más tiempo, pero estoy seguro que, aún si se mantiene la regla del juego ganado de manera intacta, lanzar cinco innings sería una perfecta opción para varios pitchers. Sí, esto tiene sentido porque, si esa es la cantidad que se necesita para acreditarse el éxito, el bullpen entonces haría su trabajo con más holgura. Tal vez no se necesiten tantos relevistas, ni jugadores en el roster lo que reduciría los cambios, como piensan los directivos que aprobaron esta medida en la WBSC.

- Olvídate del KO en el séptimo, ahora será antes, no creo que desaparezca. Esta es una regla que se pensó para acortar los juegos, pero, ¿qué podemos decir de las consecuencias? ¿Desaparecería el nocaut? ¿O sería entonces en el quinto innings, dejando el súper KO para el tercero? Esto me está comenzando a oler a Softbol a la Piña (la manera en que se juegan algunas ligas recreativas en Cuba), no se alarme. Están rebajando la estructura y vida de un juego tan rico en reglas y situaciones impredecibles entre pitcheo y pitcheo, que no me asustaría ver a este paso como lo convierten en una tradicional partida de “pelota al taco”, hablando a lo cubano.

Ahí puedes ver algunas de las costumbres y esencias del béisbol que podrían perderse o cambiarían, si el límite del juego pasa de nueve innings a siete. Usted escoge el camino de su preferencia, aunque creo que no estará en nuestras manos —al menos ahora mismo— detener esta avalancha de cambios para, como dicen ‘justificándose’ los promotores, intentar que el partido de béisbol no demore tanto. No puedo decirte aquí, como fiel seguidor del juego, que la demora de los encuentros ha sido una razón fuerte contra el propio deporte. Sin embargo, pienso que hay ajustes coherentes y variantes más sensatas por explorar, al menos sin cambiar la naturaleza del béisbol.

WBSC

Para nadie es un secreto que en las Series Nacionales de estos últimos tiempos, los partidos suelen ser bastante largos y muchos de ellos dejan de despertarnos el interés, sobre todo, por la demora que genera el descontrol de algunos lanzadores. Pero, también, debemos respetar todos los gustos: A veces el juego que no te interesa, para otros trascendió como un tremendo partido, sin importar demora alguna. Se trata de preferencias, de enfoque, dependiendo qué te atrape o desagrade.

Ahora solo nos queda esperar, pues ya el Sr. Fraccari hizo saber en conferencia de prensa, “que dichos cambios se implementarán después de Tokio 2020”. Sí, ya sé que eso no les agradará a buena parte de la fanaticada del béisbol, sobre todo si dichos cambios invaden los diamantes cubanos…

No creo que nuestro béisbol tenga que seguir el mismo camino que la WBSC en este sentido, pero vendrá, a diferencia de otros grandes cambios y ajustes que realmente necesita al menos el gran pasatiempo de casi todos los cubanos. Tal vez ahora, después de leer más de 2000 palabras, estés pensando en tus de béisbol favoritos, aquellos que nunca podrían borrarse de tu memoria. ¿Cuáles han sido? ¿Qué recuerdas ahora mismo? ¿Aquel jonrón de Agustín Marquetti en 1986? ¿La final de Atlanta en 1996? ¿Los juegos del I Clásico Mundial de Béisbol? Piensa, y dime ¿qué tenían todos o algunos de los que recordaste?

¡Claro, momentos inolvidables! ¿Y qué más? Tensión, misterio, expectativas, pasión y, algo más… ¡todos fueron bastante largos! Solo tienes que revivir cinco de tus partidos favoritos, y verás que las tres horas eran pocas para la decisión final de cada uno. Entonces, ¿crees que el béisbol necesita despedirse de los nueve innings para jugarse a siete? Dime… ¿solo porque es una estrategia para hacerlo inamovible de nuevo en el programa de los Juegos Olímpicos?

Defendamos la integridad del juego, respetemos sus protagonistas y héroes de todos los tiempos. Luchemos porque mejore, pero sin cambiar su esencia, la misma que ha enamorado a millones de personas diferentes por años, de generación en generación.

¡Nos encanta el béisbol! 

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más