¿Realidad o ilusión?: Pinar del Río tiene el paso de alcanzar los playoffs

Vamos a dar una mirada atrás: Mucho antes de sentirnos devastados en Cuba por el impacto del Huracán Irma y lamentar la pérdida de diez vidas humanas, los Vegueros de Pinar del Río alegraban el béisbol cubano —aún lo hacen y así se mantendrá por toda la campaña— con Pedro Luis Lazo al frente, dejando una actuación suficiente para vencer el primer paso de 45 juegos en solo 21. 

¡Oh, claro!, aquí hay algo más interesante aún, y es que los Vegueros lograron 18 triunfos en 21 salidas a la grama, la misma rúbrica que en 43 partidos de 2016. ¡Eso dice mucho! ¿Pero cuánto realmente expresa? Usted seguro tendrá un pensamiento parecido al mío: Pinar del Río ya está clasificado, me atrevo a decirlo, al menos en esta primera fase, ya con récord de (19-6). Si piensa diferente, sería bueno que le diera un vistazo a lo que me hizo entender el importante paso de los Vegueros en esta mitad de temporada 2017.

Primeramente, vamos a dejar atrás la victoria 18 por 7-5 contra Holguín el pasado 5 de septiembre. Entonces, nos quedamos con ese (17-4) que tenían antes del juego. Con ese o un mejor balance en sus primeros 21 decisiones de la temporada, teníamos solo seis selecciones en la historia, pero solo en campañas donde participaron al menos 10 equipos.

Gráfica

Ahí están los equipos más sólidos ganando juegos en 21 salidas bajo las condiciones que ya valoramos. Ahora se impone una pregunta, ¿cómo medir la gran temporada de un equipo?... ¿por victorias o diferencial de carreras? Claro, adoramos las estadísticas, así que cada cual podría escoger su preferida, pero si se trata de predecir quien juega mejor en un campeonato largo, voy a dejar mi interés en el diferencial de carreras. Obviamente, si pensamos en postemporada, las victorias son las más importantes, aunque usted tenga un diferencial de carreras inalcanzable. No obstante, si se trata de la temporada regular, entonces ver el DIF/R nos dejará saber quién ha sido lo suficientemente efectivo.

VAMOS A TOMAR COMO PUNTO DE COMPARACIÓN los primeros 21 encuentros de 1962 al presente. Demos una hojeada a todo esto: El equipo de Villa Clara de 1982 ganó 18 juegos en fila desde su debut, en el punto de 21 duelos tenía 19-de-21 y su diferencial era más-64. En los siguientes 21 choques, jugaron para marca de (15-6) y un más-34 DIF/R, que bajó en un 48% de producción. Por su parte, el conjunto de Matanzas, que ganó 42 de 45 y luego terminó con el paso recordista de 70 éxitos en 90 durante 2016, ganó 19 de sus primeros 21. Sin embargo, después de jugar para un más-91, Matanzas mantuvo su paso con un 19-1 en los siguientes 21 choques, pero su diferencial decayó algo, a más-79. 

Realmente, mantener ese éxito es muy difícil, y más, la producción gruesa sobre los rivales. Del listado que apreciamos en la tabla de arriba, los Industriales de 1988 tuvieron registro de 17-4, inferior a Villa Clara-1982 y Matanzas-2016, pero su diferencial de más-105 es el mejor en la lista. A diferencia de Azucareros y Cocodrilos, los Leones de ese año, dirigidos por Rodolfo Puente, protagonizaron una caliente segunda carrera de 21 desafíos. Ganaron los mismos partidos, 17-de-21, pero aceleraron el diferencial de carreras hasta más-106, solo un punto por encima, pero eso para 42 juegos es demasiado bueno.

El final de ese equipo azul de 1989 fue de (42-12) contando los playoffs, y curiosamente un más-23 en sus últimos 12 juegos de la temporada regular, idéntico diferencial del Matanzas de 2016 entre el juego 43 y el 64 –es decir, durante el tercer ciclo de 21 juegos—. Ese fue un excelente resultado, pero cuando llegó el momento final en un sistema de todos contra todos en la postemporada, Industriales cayó con un balance de 4-2, tras perder sus últimos dos enfrentamientos. Euclides Rojas, René Arocha, Orlando “El Duque” Hernández —lanzando la única blanqueada en 12 juegos de playoffs— y Lázaro Valle se encargaron de regalar algunas joyas de pitcheo, pero en el día decisivo Ariel Cutiño silenció a los azules por 2-1 frente Arocha. Quedaba una oportunidad más, y Santiago de Cuba volvió, 8-3, en un duelo contra Granma, colgado del brazo de Adolfo Canet. 

Play Off 1989

¡Así es este gran juego de béisbol! Han pasado por nuestras pupilas temporadas muy emocionantes y siempre hemos aprendido algo claramente al menos desde que se inauguraron los playoffs en la 25ta Serie Nacional: El récord que vale es el de la postemporada.

Si tienes fe en lo que estás viendo de Pinar del Río en esta 57 Serie Nacional, ¡síguelo! No hay manera de que ellos se queden fuera de la segunda ronda, pero este récord actual de (19-6) en el punto de la carrera por 45 juegos, es solo el inicio de una temporada muy exitosa. 

Sigamos mirando hacia adelante, ¡el béisbol es el mejor de todos!

 
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Campeón en deuda ofensiva, cae nuevamente ante La Isla
Campeón triunfa y evita una vez más barrida
Pinar en busca de la reacción
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Resurgen los campeones

ver más

ver más