Mi Turno al Bate en la 55 Serie Nacional

Una nueva contienda se acaba de iniciar, la número 55 de nuestras Series Nacionales, y al parecer esta será la última con un formato como el actual, que como todos saben, tampoco complace a muchos. Lo cierto es que el campeonato cubano 2015-16 es llamado a ser, por muchos especialistas, el de menos calidad en los terrenos de Cuba en mucho tiempo, considerando de manera primordial, la cantidad de jugadores – no todos de gran talento como se argumenta – que han dejado Cuba atrás, en busca de lograr el largo sueño de arribar a Las Ligas Mayores norteamericanas o incluso a cualquier otra liga profesional que pague mejor que la cubana y todas prácticamente lo hacen. 

Pero redundar sobre el tema de la solución a los problemas del béisbol en la isla y su torneo nacional no tiene sentido en estos momentos. En definitiva, al parecer los “altos dirigentes” del deporte nacional cubano ya tienen la fórmula mágica que resolverá todas las dificultades actuales, incluyendo una mayor apertura al béisbol profesional, pero que al parecer no ha logrado hacer a muchos cambiar el mismo discurso sobre las reales causas del fenómeno migratorio en la pelota cubana y esto incluye desde el mismísimo Comisionado Nacional de la disciplina, el santiaguero Higinio Vélez, hasta el propio Director de Béisbol en Cuba, el pinareño Heriberto Suárez.

Pero vayamos, en definitiva, a los inicios de la temporada actual.

Es cierto que muchas caras han dejado Cuba que quizás hagan de la 55 Serie Nacional un torneo de menor calidad, pero también cabe mencionar algunas otras figuras que estuvieron alejadas del pasatiempo nacional por diferentes razones, que en esta temporada se han reincorporado a sus elencos y que bien pudieran ayudar a estos en la lucha por una clasificación o mejor ubicación en el torneo.

Entre ellos se me antoja mencionar a dos que ya han aportado triunfos a un muy necesitado pitcheo de Granma, se trata de los lanzadores abridores Leandro Martínez y Alberto Soto la O, dos maduros monticulistas que incluso fueron miembros de la preselección nacional y que por lesiones se habían alejado de los torneos cubanos. También constituye un aliciente ver al avileño Vladimir García regresar por los planos estelares, al menos eso fue lo mostrado por el derecho en su primera apertura del torneo, cuando su recta incluso se mostró cercana a sus buenos tiempos con el Cuba. Vladi estuvo en los finales de la temporada anterior, pero no lució como de costumbre en su intervención de postemporada. 

Un jugador que no las tuvo todas del todo fácil para regresar y que se muestra con grandes brios en estos inicios, es el cienfueguero Adir Ferrán, receptor convertido en inicialista y bateador designado, que sufrió un grave pelotazo que incluso puso su vida en peligro dos temporadas atrás y que lo vio someterse a complicadas operaciones, pero que ahora lo muestran nuevamente en un terreno de béisbol y rindiendo de lo lindo para una de las novenas más débiles de la pelota cubana actual. Adir fue pieza clave en las dos victorias de Cienfuegos ante Matanzas de domingo a martes, promediando .571 (14-8) con 3 dobles y una empujada. 

Digna de elogio la recuperación y forma mostrada en estos inicios por el cienfueguero Adir Ferrán, después de una ausencia de dos años.
Adir Ferrán

Otra buena adición, esta a los actuales titulares de Cuba, fue la del veterano inicialista Yorelvis Charles, un jugador que sufrió la misma suerte de las lesiones con un desgarramiento en una de sus piernas durante la pasada temporada y que a raíz del mismo anunció su retiro del béisbol cubano. Sin embargo, una gran recuperación tuvo el jugador campeón olímpico de Atenas’ 2004, y pese a solo batear para .154 (13-2) en los cuatro primeros choques de su elenco ahora, con sus dos dobles como indiscutibles, arribó a la marca de 250 en la pelota de la isla. Otros dos elencos que reincorporan jugadores son Holguín y Las Tunas, curiosamente en ambos casos con nombres provenientes de Guantánamo. Los primeros dan la bienvenida al bateador de poder guantanamero Michel Gorguet, mientras los segundos refuerzan su nómina con primero el ultra defensivo inicialista Yoennis Southerán, autor del récord de más lances sin cometer error en la pelota de SN, y segundo con el tercera base Vismay Santos.

Los subcampeones de Cuba también dieron la bienvenida a alguien, en este caso al veterano lanzador zurdo Wilber Pérez, quien después de una sanción disciplinaria de algo más de un año, está de vuelta con los Piratas. Pero sin duda la figura que más atracción ha creado con su regreso al torneo cubano resulta el mediano de los Gourriel, el estelar Yulieski Gourriel, quien después de anunciar su salida del béisbol de la isla y que presumía una marcha a otros lares en busca de una esperada firma en las propias Grandes Ligas de Estados Unidos, anunció su reaparición no solo en el torneo de Cuba sino en el futuro roster del mismísimo elenco nacional para el Torneo Premier 12 de noviembre, en una de esas extrañas historias que nunca son bien contadas en la Mayor de las Antillas.

Rápidas de la 55 Serie Nacional…

El Elefante Adir Ferrán ha regresado por todo lo alto, al menos eso parece en estos inicios de temporada, y ya  no solo está de líder de bateo con excelente .571 de promedio, sino que encabeza los indiscutibles con 8 y los dobles con 3…El pinareño William Saavedra parece querer recuperar la forma de dos temporadas atrás y ya lidera los jonrones (2) y el slugging (1.077) del torneo…El guantanamero Luis M. Romero, de relevo, posee dos triunfos en la 55 SN…Por su parte el tunero Yadier Hechevarría tiene el mismo número (2) pero en salvamentos…Muy buena impresión dejó el novato capitalino Yoel David de Paula, a quien le fueron suficientes 4 2/3 de entradas para colocarse de líder en ponches con 8…Seis de los ocho elencos que encabezan la tabla de posiciones del torneo ni siquiera terminaron la temporada pasada entre los 8 primeros, las excepciones, Granma e Industriales…Una sola barrida se produjo durante las primeras series de esta temporada, la de Guantánamo sobre Holguín, culminada con un excelente choque decididio por el primer bate de los Indios, Julio Pablo Martínez, con cuadrangular…Los tres elencos que más cuadrangulares conectaron de domingo a martes fueron Matanzas (4), Pinar del Río (3) y Holguín (3), sin embargo de nada les sirvió la exhibición de poder, pues todos perdieron sus series particulares…Un total de cinco lechadas se produjeron en estas primeras series con tres nocaos y solo dos extrainnings… 

De la historia…

Se precisa que el primer elenco cubano con un nombre que patentizaba a Cuba, creado fuera de la isla o Estados Unidos, se constituyó en República Dominicana en febrero de 1929 y se le denominó Estrellas Cubanas. El conjunto se puso bajo la dirección de Pelayo Chacón y jugó en República Dominicana tras la terminación de la Liga Dominicana entre el Licey, Escogido y el Sandino.

El elenco, formado en Quisqueya resultaba un gran conjunto y la nómina en general poseía un inmenso talento. En el mismo se podían ver a los lanzadores Ramón Bragaña, Eustaquio “Bombín” Pedroso, Manuel “Cocaína” García y Alcidiades Palma, mientras en la receptoría aparecían el boricua Luis Castro y Bombín Pedroso, en el cuadro se destacaban el inicialista Guillermo Angulo de Puerto Rico, el segunda base Miguel Solís, el antesalista Pedro Arango y Pelayo Chacón como torpedero, y en los jardines se encontraban Alejandro Oms, Manolo Funes, Manuel García y Ramón Bragaña.

La razón de la creación de tal equipo básicamente era monetaria. Muchos de los jugadores cubanos habían estado en la Liga Dominicana de ese año y decidieron, con el apoyo del dominicano Domingo Morcelo y la promoción de un norteamericano de apellido Strong, hacer más dinero realizando partidos de exhibición, sobre todo en los Estados Unidos.

El debut del elenco en Estados Unidos fue en junio de 1929. La mayoría de los choques resultaron ante equipos de las Ligas Negras o Independientes de ese país. El resúmen final fue un total de 56 juegos de donde salieron sonriendo con un asombroso balance de 55-1. 

Alejandro Oms, difícil de olvidar.
Alejandro Oms