¿Matanzas vs Granma?: ¿Quién tiene el poder suficiente para llegar a la final?

Portada del trabajo. FOTOS Calixto N. Llanes. Diseño-BaseballdeCuba

La semifinal de Granma vs Matanzas en 2016 fue una serie inédita entre dos equipos que jamás habían ganado un campeonato en Series Nacionales. Los Alazanes traían un récord de (29-55) en playoffs, con apenas un tercer lugar como mejor ubicación en 1989 y en 32 ocasiones terminaron en el cuarto puesto de la tabla de posiciones. Esa no era la peor actuación de un conjunto en postemporada, pero no aparentaba ser la de un campeón en potencia. 

Del otro lado del diamante, Matanzas parecía favorito, después de llegar a la semifinal implantando un récord nacional de (70-20) en la 56 Serie y, en comparación con Granma, dos subcampeonatos y cuatro terceros lugares. Sin embargo, el béisbol es impredecible: Siete juegos después, los Alazanes vencieron por 4-3 la serie semifinal y eliminaron a Matanzas. Cuatro duelos más en enero de 2017, y la selección de Carlos Martí sorprendió en la final con una barrida 4-0 sobre los Tigres de Ciego de Ávila, quienes buscaban el tricampeonato consecutivo.

Hoy día, un año después, ¿cómo mirar la serie Granma vs Matanzas? La situación ha cambiado bastante, verdad… Ya no es el desafío de dos conjuntos desdichados en playoffs: Ahora es el campeón, Granma, contra Matanzas, el único equipo que ha clasificado consecutivamente desde 2012 a la postemporada, que jamás ha podido ganar la final. Por esa razón, es posible que la presión esté del lado de los propios campeones. Aunque, esta vez, los Cocodrilos vuelven a salir de favoritos, en un enfrentamiento de poder salvaje entre su pitcheo y la alineación de los Alazanes. ¿Quién ganará esta vez?... Aquí hay algunas ideas al respecto:

La ofensiva de los Alazanes vs el pitcheo de Matanzas

He aquí parte de los problemas de la gran artillería ofensiva de los Alazanes vs el pitcheo de Matanzas en sus 12 partidos de 2017, y como la estrategia para los playoffs podría seguir dominándolos:

• Ellos anotaron 53 carreras, pero se poncharon a razón de siete veces por partido. De ese total de anotaciones, 37 fueron entre el primero y el sexto inning, y apenas 16 en el último tercio de juego. No cabe duda que su line up inspira gran respeto, pero el pitcheo de Matanzas ya probó que puede evadir a esos swings salvajes. 

La clave principal: Que los abridores ofrezcan al menos durabilidad y el bullpen mantenga ese agobiante lazo que amarró a los Alazanes en las postrimerías de los juegos.

• La productividad de los hombres de alto calibre como Guillermo Avilés, Lázaro Cedeño y Carlos Benítez, fue bastante pobre con corredores en posición de anotar: Ese trío golpeó apenas .096, 5-for-22 y un OPS ajustado promedio de solo 98 puntos. La atención de los lanzadores matanceros fue bastante enfocada contra ellos, lo que puede explicar que Roel Santos terminó pegándole tres jonrones –los mismos que consiguió Cedeño— con un .494 wOBA bastante bueno.

Guille Avilés, Carlos Benítez y Lázaro Cedeño

La clave principal: Si el pitcheo de Matanzas detiene a estos hombres, estarían haciendo la mitad del trabajo camino a la final. Vale recordar algo: El trío del terror de los Alazanes golpeó 48 jonrones, empujó 212 y aportó un promedio yoWAR de 11.1, cuando la media entre todos los tríos de más poder del campeonato fue 8.1. A ellos, súmele ahora otro hombre en la zona de “danger” del home plate: Alfredo Despaigne.

• Carlos Benítez fue demasiado indefenso contra el pitcheo zurdo: El intermedista granmense pegó apenas para .100/.286/.100 y es posible que tenga que ver de nuevo, sobre todo, a Dariel Góngora, Ramón Licor e Irandy Castro. Es cierto que Benítez tuvo un playoff caliente contra Matanzas en 2017, golpeando dos jonrones por todo el jardín central y resolviendo turnos de responsabilidad detrás de Despaigne. Pero, antes de aquella semifinal, había entrado con un rendimiento sólido contra zurdos: .413/.518/.652, con .386 BABIP, siete extra bases y sin ponches en 56 PAs.

La clave principal: A diferencia de 2017, Martí debería colocar a Lázaro Cedeño detrás de Despaigne.

¿Cómo los Cocodrilos podrían volver a producir vs los lanzadores de Granma?

Estoy viendo un gran problema para el cuerpo de pitcheo de los Alazanes, y es que no tienen un lanzador zurdo de calibre en el bullpen, después de que utilicen ahí a Leandro Martínez. ¿Irá como relevista Ulfrido García y Martí abrirá con Alaín Sánchez el Juego 2? Esa no parece ser una mala opción. ¿Por qué considerarlo?: Los zurdos de Matanzas presentaron pobres rendimientos ante lanzadores de su mano.

Ariel Sánchez golpeó apenas .154 vs los zurdos de Granma, en una temporada donde su balance general fue exitoso: .311/.341/.338, con una alta tasa de 8.1% K’s. Juan Miguel Vázquez, que podría funcionar como emergente, bateó apenas para un .091 BABIP en la misma situación durante todo 2017. En este caso, la adición del ambidextro Frederich Cepeda a ese line up podría ayudar, ya que él bateó .343/.484/.414, con .898 OPS frente a zurdos. Aunque, realmente, su mayor virtud fue el éxito en sus puestas en juego, ya que pudo alcanzar apenas tres extra bases en 91 PAs.

Estos chicos necesitan especial atención con las bases vacías

Matanzas conectó apenas para .273 BA en la serie de 12 juegos contra Granma, pero su .341 OBP fue más efectivo que el de su rival (.335), tomando 39 boletos, casi cuatro por desafío. Eso no fue muy sobresaliente, pero ayudó a acumular corredores en las almohadillas, la base para producir carreras. Sin tanto poder grueso como Granma, Matanzas bateó .281 con corredores en posición de anotar, la clave mayor para marcar 5.08 carreras por partido.

No obstante, para que el éxito de los Cocodrilos esté presente de nuevo en un duro match al máximo de siete juegos, sus bateadores de contacto tendrán que entrar en acción:

Yorbis Borroto, Jefferson Delgado y Eduardo Blanco

Yorbis Borroto: Su promedio fue el mejor en RISP, donde golpeó .363, pero con las almohadillas vacías no consiguió extra bases en 29 PAs y bajó a .143 BA, donde lo más destacado fue su 16.0% de paseos. Además, bateó 0-for-10 ante los zurdos de Granma, algo que tendrá que revertir, pues él debería ocupar uno de los dos primeros turnos en el line up. 

Ariel Sánchez: Contra Lázaro Blanco en el Juego 1, es casi seguro que él sea el leadoff hitter. Esa sería una buena opción para Figueroa, que podría colocar a Borroto en el segundo turno, seguido de Yurisbel Gracial. Pero si Sánchez no supera ese .238 OBP contra Granma en la etapa regular, es posible que su pobre .231 BA (6-for-26) ante Blanco salgan a relucir una vez más.

Aníbal Medina: Sé que es una incógnita para iniciar jugando por su historial ofensivo de .231 en 58 PAs de postemporada. Pero si pone la bola en juego (marcó un pobre .219 BABIP en 38 PAs vs Granma en 2017), su velocidad podría ayudar en las bases.

Jefferson Delgado: A diferencia de la utilización que le dio Figueroa, de colocarlo como regular en el line up, me gustaría en la parte alta la tanda. Jefferson ha construido un 22.0% de conexiones de línea en las últimas dos campañas, y 41.9% OPO, bateando hacia la banda opuesta. En 26 PAs de la etapa regular ante Granma, Delgado se ponchó en un solo turno, y su .346 fue un éxito ascendente sobre el .273 que promedió. Si las lesiones están lejos, él podría ayudar a ese line up para golpear con solidez y acumular corredores en bases. Además, contra Blanco, golpea .346 y 4-RBIs en sus más recientes 26 PAs. ¿Eso será tan importante?

Eduardo Blanco: Su temporada de 104 hits demostró que él tiene velocidad y puede poner la bola en juego con buen impacto, aunque todavía no es el bateador que esos numeritos están mostrando. Blanco fue débil frente a Granma, sin extra bases en 29 PAs y 10 strikeouts. Me atrevo a decir que la clave de su temporada fue ese .301 en situaciones con corredores en posición de anotar, a diferencia del .212 en 2016. En lo demás, él siguió siendo demasiado agresivo, con 19.5 K% con bases vacías y 13.1 con hombres en base. Eso sí, desde su posición de noveno en la tanda, si funciona medianamente en ambos aspectos, él podría ayudar un poco a iniciar algunos buenos rallys.

La velocidad y la defensa influirán más de lo que parece

Cuando vi esos 12 robos de Granma sobre Matanzas en 2017 –ocho de ellos de Roel Santos— sin la sombra de un cogido, aprecié dos pensamientos nuevamente: Roel Santos será un jugador decisivo como leadoff hitter de los Alazanes. Y, aunque no le prestemos atención, la diferencia entre Ariel Martínez y Osvaldo Vázquez podría decidir algunas jugadas cruciales. Obviamente, Figueroa estará pensando esto hasta antes de dictarle la alineación al Anotador Oficial en el Juego 1. Aunque, en sí, el dolor de cabeza sería por solo un movimiento: Colocar a Jefferson Delgado como designado, o dejar a Vázquez en ese turno y abrir con Martínez en la receptoría.

La velocidad importará, ya que esa es la segunda arma más poderosa de los Alazanes, al menos delante de sus bateadores de fuerza. Los Santos, Roel y Raico, ofrecen una gran potencia en el corrido de las bases, y tener a Yordan Manduley en el segundo turno constituye una opción especial.

A diferencia de los Alazanes, Matanzas robó seis bases ante Granma, aunque solo dos fueron cuando Yulexis La Rosa estaba detrás del home. Yurisbel Gracial se fue de 14-14 en sus intentos de robo durante la etapa regular, pero contra Granma estafó solo una. 

Porque apostar por bateo en cada line up podría afectar la defensiva

Vamos a ver cómo Carlos Martí maneja la ausencia de Yoelkis Céspedes, quien está lesionado, y era originalmente el jardinero derecho de los Alazanes. Ante su ausencia, Martí deberá decidir qué posición queda en desventaja: ¿Quién será el bateador designado? ¿Quién jugará en tercera base, el right o el left field? Algo sí está seguro, como designado, jardinero izquierdo o derecho, Despaigne será el cuarto bate en la tanda. Y, a su vez, en tercera, left field o como designado, Cedeño tendrá que alinear, posiblemente de quinto o sexto. 

Algo parecido le sucederá a Figueroa, con las posiciones de la receptoría, la intermedia, el left field y el designado. ¿A quién debería mantener? Obviamente, Cepeda tendrá que alinear y con certeza podría ser en el jardín izquierdo. Por la intermedia, Aníbal Medina me parece la opción más coherente, pero eso pondría entre la espada y la pared a Figueroa: ¿Quién sería el designado, Jefferson Delgado u Osvaldo Vázquez? ¿Quién sería el indicado para la receptoría, Martínez o Vázquez? De cualquier manera, dos cosas estarán seguras: Una abertura defensiva podría costar juegos y, al mismo tiempo, jugar con una sólida tanda de bateadores, también daría grandes frutos.

Me encantaría ver la velocidad en juego en esta semifinal, y si es como plato fuerte, creo que será un playoff bastante intenso.

¿Cuántas veces veremos el duelo de Yoanis Yera vs Lázaro Blanco?

Posiblemente será en tres ocasiones. Aunque eso es en teoría, ya que, por los días de descanso, después del Juego 1, el 4to y el 7mo se prestan fácilmente para que los ases de cabecera vuelvan a chocar. Esto fue algo que no entendí el pasado año: El manager Víctor Mesa inició con Frank Monthiet, dejando a Yera, su abridor principal, para iniciar la serie como visitante. Aunque, al final, por los resultados de un empate 3-3, Yera recibió la pelota en el Juego 7.

Lázaro Blanco y Yoanis Yera

Centrándonos en la historia más reciente de ambos lanzadores, este duelo debe ser bien interesante. Lázaro Blanco siempre suele ser el mismo lanzador bajo presión o no, pero a Yera no le sucede igual. Si miramos sus resultados en la serie regular de Granma-Matanzas de 2017, quizás el favorito para encabezar el camino pudiera ser Yera esta vez. El zurdo lanzó para 2.51 ERA en 14.1 innings contra los Alazanes, con 16 strikeouts, apenas cuatro boletos y el 73% de sencillos permitidos de 15 hits. Sin embargo, Blanco fue bateado en su única apertura contra la tanda “rojiblanca”. Pudo retirar apenas 6.1 IP con igual número de limpias a su cuenta, nueve hits y cuatro extra bases, dos dobles y dos jonrones de Yurisbel Gracial y Ariel Sánchez, respectivamente –productores de cinco carreras.

Dejo a su disposición solo un dato más: Mientras Yera tendrá que cuidarse principalmente de Roel Santos, quien le pega para .348 (8-for-23) desde 2013, Blanco deberá prestarle vital atención a la presencia de Osvaldo Vázquez en el home plate, quien le ha bateado dos jonrones en sus últimos 23 enfrentamientos.

Así que nos queda ver qué historia se refleja en este duelo de inicio: Si el dominante Yera de la etapa regular… O ese Lázaro Blanco consistente, como as principal en las aspiraciones de los Alazanes para revalidar el título.

El bullpen será clave

A decir verdad, no hay nada planteado hasta que se jueguen los primeros partidos. Estoy seguro de que el corazón de Figueroa quiere ofrecerle una oportunidad a Royd Hernández como abridor, después de esa joya que lideró la temporada con 1.69 ERA. 

Pero en playoffs, la prioridad es ganar, y las decisiones no se pueden hacer con el corazón. Tener a Royd le garantiza a Figueroa un relevista largo, de brazo fuerte y un enfoque sólido. El bullpen de Matanzas es muy superior al de Granma, de tan solo mirar como Jonder Martínez, Yosvany Torres o Miguel Lahera pueden subirse al box para preservar ventajas. Con Yoanis Yera en el Juego 1, Dachel Duquesne es un excepcional candidato para el Juego 2. ¿Qué tal un resultado inicial de 2-0? Eso daría grandes probabilidades de que la serie no regrese al Victoria de Girón.

No se olvide de que hay algunos zurdos interesantes en el bullpen: Dariel Góngora es fuerte y dominante, con una curva que hace estragos. Ramón Licor e Irandy Castro no se ven mal para lanzarle mínimo a tres bateadores, contando la tanda de Raico –quizás noveno—y Roel Santos en la proa. Javier Mirabal es otro talento y Yanier Blanco con Alex Hernández todavía pueden ofrecer un poco de energía. En cambio, la rotación de Martí parece débil desde el inicio: Alaín Sánchez no tiene una buena experiencia en playoffs, y los zurdos Ulfrido García y Leandro Martínez (permitió 32 hits en 21.2 IP esta temporada vs Matanzas) no tienen muestras cercanas de dominio a este alto nivel de presión que viene. 

El bullpen quedará en manos de los talentosos Yosver Zulueta y Raidel Martínez –que también podrían abrir juegos—, quienes todavía no se han visto con una demanda tan alta de responsabilidad en una postemporada.

Predicción de la serie: Gana Matanzas. 

Será una gran serie, pero esta vez los Cocodrilos se ven más sólidos. Si su pitcheo neutraliza el poder de largometraje de los Alazanes, es posible que ganen la serie antes del Juego 7.

Fuente: (Fotos: Calixto N. Llánes/Juan Moreno)

 
Ganan Matanzas e Industriales en la noche del lunes
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Tigres siguen encabezando primer lugar de temporada cubana
Out 27: Rebelión pinera en casa de Víctor Mesa
Cocodrilos se alejan a dos
Cocodrilos ganan por la mínima
Leones sacan la artillería

ver más

ver más