58 SNB | Más que efectividad: Frank Luis Medina muestra el coraje y la fortaleza que necesita el pitcheo de Industriales

Yirsandy RodríguezPor Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

LA HABANA — Unos pocos minutos después de que se escuchara la voz de ¡playball! en el estadio Latinoamericano durante la noche de este miércoles, el derecho pinareño de refuerzo con Industriales, Frank Luis Medina, estaba rodeado de espirituanos en todas las almohadillas.

En menos de 10 minutos —tal vez ocho, quizás 12—, los Gallos de Sancti Spíritus le llenaron las bases a Industriales. Orlando Acebey inició el partido con un sencillo de línea al centerfield, donde Yosvany Peñalver tuvo una reacción tardía y esperó que la conexión le picara delante. Luego, Yunier Mendoza depositó la pelota en el rightfield y Frederich Cepeda recibió cuatro bolas malas. Con bases llenas y sin outs, el cuarto bate Dayan García subió al plato para intentar producir la primera carrera del juego.

Medina se veía enfocado encima del montículo, y no dejó de atacar a sus rivales en cada situación. Se quitó un cordón que le molestaba en el spike izquierdo y, rápidamente, puso el pie derecho sobre la tabla de lanzar para el primer pitcheo a García. Estaba rapidísimo, marcando bolas rápidas entre 91 y 93 MPH, lanzándolas por diferentes ángulos. García atrapó una de ellas y golpeó sencillo de línea al left que abrió el marcador 1-0. 

Acto seguido, Sergio Bartelemy bateó un bounce al box, pero Medina solo pudo forzar al corredor en el plato. No hubo double play. Los Gallos ganaban 1-0 con un out y tenían las bases llenas una vez más. Sin embargo, ninguno de sus siguientes bateadores pudo hacer más daño frente a Medina: Alberto Rodríguez se ponchó, y Geyser Cepeda roleteó al shortstop para el tercer out.

Sancti Spíritus perdía la primera gran oportunidad de fabricar un rally en el mismo primer inning que, sin dudas, habría sido determinante en el resto de la noche: A las 10:51 PM, Wilfredo Aroche bateó un doble decisivo, que envió al home a Yoasan Guillén desde la inicial con la carrera de la victoria. 

Los Industriales vencieron 3-2 y, aunque Frank Luis Medina no pudo apuntarse el éxito —fue a la cuenta del relevista Yandi Molina, quien sacó cuatro outs—, su rápida recuperación en el primer inning evitó la cuarta derrota de los Azules después de ser barridos frente a los Tigres de Ciego de Ávila.

¿Te sientes más cómodo como abridor o lanzando de relevo? “Me gusta más abrir partidos, pero estoy preparado para cualquiera de los dos trabajos”, respondió Medina a mi primera pregunta de la noche, cuando acababa de salir del sofocante episodio inicial. “Creo que lo importante en ambos sentidos es prepararse para un solo trabajo. O incias juegos o relevas. Ese fue uno de los problemas que tuve la pasada temporada, ya que en ocasiones me preparaba para abrir y, luego, era llamado como relevo”.

Por sus cualidades como lanzador, Medina parece estar diseñado para cualquier trabajo en el montículo. Tiene un brazo fuerte, que lanza bolas rápidas de hasta 93 y 94 MPH. Puedes agregar a eso que, varios de sus envíos de alta velocidad, se mueven por encima del home como si fueran sinkers. A igual ritmo, goza de excelente control, y resuelve los innings como el típico lanzador dominante que sueles ver en los staff de pitcheo de Pinar del Río: Disparando un strike tras otro, pocos paseos, rara vez una tendencia de lanzamientos sobre lo alto y gran enfoque.

Aunque Medina siente suma confianza en su bola rápida, también utiliza una slider de excelente rotación. Y, quizás, si incorpora más pitcheos fuera de velocidad podría convertirse en un lanzador aún más dominante. 

“Todo el tiempo me preparo para lanzar muchos strikes, eso es algo que siempre he tenido en mi mente, incluso antes de contar con la oportunidad de insertarme en el béisbol organizado luego de varios años sin lanzar. Yo jugué hasta las categorías 13-14, pero luego no continué y me dediqué a mis estudios. Ya estoy graduado de licenciatura en Cultura Física y, si te soy sincero, cumplir ambas responsabilidades, la de estudiar y jugar béisbol, me fue realmente difícil. Pero lo logré y aquí estoy. Me siento orgulloso con ser refuerzo de este gran equipo de Industriales”, respondió Medina sin perderse ningún lanzamiento de Ángel Peña, quien lanzaba por los Gallos de Sancti Spíritus.

Él tira slider, slider y slider, aseguró Medina sobre el veterano de 39 años que subió al montículo por Industriales, justo antes de que el centerfielder espirituano, Geyser Cepeda, sentenciara a Denis Laza con un rayo láser tirado desde lo profundo del centerfield hasta el guante de Orlando Acebey en tercera.

“Se los dije”, gritó Medina en la típica silla donde se sientan los lanzadores abridores en el dugout de Industriales, justo detrás de los miembros de la dirección del equipo. “Lo vi tirar este año cuando Sancti Spíritus jugó contra Pinar del Río y el muchacho tiene un excelente brazo, a pesar de que en ocasiones no suele ser tan preciso".

Laza golpeó un elevado enorme que pegó contra los colchones del centerfield, pero Cepeda se hizo rápidamente de la pelota y convirtió en un show la exhibición de su potencia de tiro en la pantalla Samsung del estadio Latinoamericano.

A medida que repetían la jugada en la cámara lenta, los fanáticos presentes en el Coloso del Cerro se quedaban cada vez más perplejos.

“Es el mejor tiro de la temporada”, expresó Medina. “Creo que él y Yoelkis Céspedes tienen los brazos más poderosos entre los outfielders que han participado en esta temporada”.

“¿El muchacho de Santiago de Cuba (Yoelkis Guibert) podría entrar en esa lista?”, preguntó Francisco Andrés Aguilar, el médico del equipo, estirando la mano para darle un poco de agua helada a Medina.

“Sí, sí, podemos añadirlo a la lista”, respondió Medina.

Algunos segundos después, el dugout de Industriales hizo erupción: Yordanis Samón empató el juego con un disparo lunar a más de 430ft por el leftcenter.

Industriales agregó otra carrera en el final del 5th, por un elevado de sacrificio de Wilfredo Aroche frente al relevista situacional zurdo Yohannys Hernández, quien remplazó a Peña después de una base por bolas a Yosvany Peñalver. Con el juego 2-1, entró a relevar Pedro Álvarez, y sorprendió en un viraje a Peñalver en segunda, cuando empuñaba Yordanis Samón. Fue una jugada frustrante, que pudo evitar una carrera más con dos outs. Por si lo dudaste, esto puede reafirmarlo: Samón inició el sexto pegando un doble de línea al rightfield.

Cuando Peñalver se dirigió al dugout, el manager Rey Vicente Anglada lo llamó y le explicó rápidamente las graves consecuencias de su fallo después de colocarse en posición anotadora. En ese instante, noté una acción que, quizás, pasó desapercibida. Medina le dio ánimo a Peñalver y su rostro, en lugar de mostrar frustración porque el equipo no pudo anotar carreras, estaba sereno y bien dispuesto a lanzar otro cero.

En ningún momento pidió carreras, aunque las necesitaba. Durante cada inning, después de ser recibido por sus compañeros y toda la dirección del equipo desde su recuperación en el primer capítulo, se sentó en su silla y no hacía más que analizar el juego.

Demostró una vez más su disposición y coraje, pero, al mismo tiempo, el gran enfoque que tiene, su disciplina táctica y el respeto que siente por lanzar ahora con los Industriales.

Después de retirar el lucky seven gracias a una gran jugada de Wilfredo Aroche, el otro héroe del partido, fue cuando más inquieto se sentía.

“Estoy deseoso de salir para ahí (el montículo) de nuevo. ¿Cuántos lanzamientos tienes?, preguntó Erlys Garrido, el coach de primera del equipo”

Creo que Medina no lo escuchó bien, pero, respondió: “Yo voy pa’ allí, de nuevo, aunque me quede uno”.

Ya había lanzado par de ceros consecutivos, y su última situación complicada la enterró en el inicio del quinto, después de ponchar a Geyser Cepeda con las bases llenas, lanzándole una bola rápida de humo a 92 MPH.

Con el juego 2-1 a favor de Industriales, el emergente José González inició el 8th con sencillo al rightfield. Un sacrificio lo llevó a segunda y, luego, Yamil Rivalta detuvo un bounce de Acebey que pretendía pasar al leftfield. Yunier Mendoza elevó al left para el segundo out, y entonces Frederich Cepeda se dirigía hacia el home plate lentamente.

Dos corredores en base y dos outs. Medina había sacado 23 outs, pero, durante toda la noche, se cuidó de Cepeda en cada pitcheo. De sus cinco bases por bolas, tres fueron lanzadas contra Cepeda. 

Había dos posibilidades para intentar ese out No. 24: (A)- Retar a Cepeda. (B) Lanzarle base intencional y retar entonces a Dayan García. La primera, te brinda la posibilidad de buscar outs en cualquier almohadilla, pero tiene en contra que si García golpea un extra base —entró al juego bateando .375 con corredores en base y .303 cuando encontró hombres en posición de anotar—, la probabilidad de anotar se hacía aún mayor con dos outs. 

¿El riesgo de lanzarle a Cepeda? Lo vimos, y se propagó, silenciando el Coloso del Cerro en el pitcheo 120 de Medina: Golpeó una línea al centerfield, que envió al home a González con la carrera del empate 2-2.

Aproximadamente a las 10:52 PM, Medina tuvo que marcharse del box sin la posibilidad de ganar su gran apertura y pudiendo perderla —dejó a dos corredores en circulación—, pero recibió el aplauso de la fanaticada que supo reconocer su entrega y coraje en la loma.

Para corroborar la efectividad del Plan B, no lanzarle a Cepeda, Yandi Molina retiró a Dayan García, aunque el cuarto bate de refuerzo de los Gallos envió un fly a lo profundo del leftcenter, atrapado por Denis Laza.

Molina agregó el cero en el inicio del noveno, y luego Wilfredo Aroche aportó el doble de WALK-OFF para el éxito de Industriales por 3-2.

Frank Luis Medina no consiguió el éxito esta vez, en su tercera presentación como refuerzo de industriales. Sin embargo, ofreció justo lo que necesitaba el equipo: Una apertura que le diera la posibilidad de soltarse un poco a la silenciada ofensiva del team. Industriales arrastraba solo nueve empujados de 36 corredores llevados a posición de anotar, con 13 strikeouts y apenas cuatro bases por bolas recibidas en sus últimos tres partidos.

En 15 ⅔ inning lanzados, Medina, había obtenido dos de las tres victorias de Industriales desde que reforzó al equipo en la actual Segunda Fase. El resto del equipo tenía un triunfo (Eddy Abel García) en 62 ⅓ IP.

Aunque Medina no consiguió el éxito esta vez, está claro que su actuación ha sido decisiva en el staff de pitcheo de Industriales. Él solo está pidiendo trabajo, lanzar con el descanso requerido, pero si el equipo necesita de su entrada como relevo, estará listo.

“Estaré listo, sin duda”, aseguró Medina con una sonrisa, aun cuando no pudo llevarse el éxito a su cuenta, una de las situaciones estresantes que ha debido manejar en sus 13 salidas y 10 aperturas esta temporada.

¿Quién se sumará a la brillantez del diestro pinareño de 31 años? Aún no sabemos, pues las lesiones y bajas de rendimiento han afectado una y otra vez al staff de pitcheo de Industriales. Pero, de algo estaremos seguros: Siempre que esté sano, Medina será un competidor que brindará durabilidad y varios innings sólidos.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Fumigaron el tabaco
Más con menos
La Serie para, pero el béisbol sigue
Luis D. Serrano iguala récord en Series Nacionales
El final de los Gallos
55 SN: Conformado elenco de los Gallos
55 SN: Tres blanqueadas en la jornada del viernes

ver más

ver más