57 SNB: Los contrastes de alegría y dolor de la temporada

Este sábado fue un día de alegría y dolor para el béisbol cubano. De luto, por la muerte de Enmanuel González (foto de cabecera), antesalista villaclareño del equipo Sub-23, que falleció hace pocas horas a causa de haber recibido una descarga eléctrica. 

La noticia me llegó vía mi amigo Roberto Travieso (débil visual), un ferviente colaborador de cuanta transmisión radial del béisbol cubano exista, y me hizo pasar un instante muy triste, esta tragedia que apagó la vida de un joven pelotero, cuando luchaba por cumplir el sueño de vestir el traje del equipo Villa Clara en la Serie Nacional. 

Ahora recuerdo como hace un par de años, el zurdo Oscar Gil –ahora de entrenador de pitcheo—, aquel hombre que ponchó a Frederich Cepeda para darle un out de campeonato a Holguín en 2002, recibía la noticia de la muerte de su hijo de 14 años por un accidente similar. Son momentos de dolor que, aunque pase el tiempo, dejan una huella porque se trata de la pérdida de alguien más allá de un jugador de béisbol, un deportista o familia… Se trata de un ser humano, que aún comenzaba a vivir.

Unidos al dolor de todas las personas allegadas a Enmanuel González Ruiz, fue difícil festejar el cumpleaños 49 de una leyenda del béisbol cubano e internacional, Enrique Estéban Díaz Martínez, “Enriquito Díaz” o “La Bala de Centro Habana”. Pero, más que hablar de felicitaciones, fue interesante ver la parte humana donde muchas personas reconocieron el valor de Enrique Díaz, su sacrificio y lealtad al juego durante toda su carrera, reconocimiento y afecto que no lo supera ningún tesoro del mundo.

Cuando miramos al terreno de juego, en el mayor por ciento de las veces estamos pensando en estadísticas, actuaciones y jugadas de los peloteros, pero en no pocas ocasiones se nos olvida que ellos también son seres humanos, razón por la cual no deberíamos dejar de premiar su sacrificio. La grandeza de Enrique Díaz no está en sus numeritos, ni tampoco en sus récords, los que erróneamente juzgan de que fueron gracias a las 27 temporadas donde participó. 

El legado del inigualable número “1” y eterno hombre proa en el line up, fue ese espíritu de lucha, la confianza segura en el triunfo, y la entrega total al juego de béisbol, sin esperar a cambio nada más que el respeto y merecido reconcomiendo.

Hay nombres que podrán borrarse, pero los hechos y la historia vivirá por siempre en la memoria de los amantes al deporte de las bolas y los strikes. Enrique Díaz, a tus 49 años y contando, es difícil que los seguidores del béisbol cubano te olviden, en cualquier rincón del mundo que estés.

¿Yunior Paumier está haciendo una actuación de MVP en los primeros 45 juegos? (Eso depende de la actuación de Holguín, aunque su manera de contribuir ha colmado todos los sentidos). 

El polivalente jugador de cuadro de los Cachorros tiene numeritos increíbles: 11 extra bases, 15 RBIs, 31 paseos y solo tres ponches en 21 juegos. Ahora miren su línea ofensiva: 419/.606/.661, con una extraña combinación entre su .414 BABIP y .606 wOBA, el mejor indicador de porcentaje de bateo ponderado en la liga. 

Aquí está a continuación el listado de los mejores wOBA detrás de Paumier:

  • Frederich Cepeda, .600
  • Guillermo Avilés, .547
  • Juan Carlos Torriente, .544 
  • Rafael Viñales, .527
  • Jefferson Delgado, .524
  • Gelkis Jiménez, .519
  • Raúl González, .518
  • Carlos Benítez, .511
  • Yunier Mendoza, .495

El wOBA es una estadística muy interesante, que trabaja con pesos lineales de la actual temporada. Esto nos sirve para comparar jugadores, y resolver uno de esos problemas como saber quién es realmente productivo en el rectángulo de ofensivo. Tenemos a Juan Carlos Torriente como líder de bateo con .455 BA, pero Paumier es ahora quien está en el mando con esos 31 paseos y 11 extra bases, que alimenta un inalcanzable .606 wOBA.

Tenemos la más extraña disputa entre quienes golpean un jonrón con más frecuencia:

  • Lázaro Cedeño, 11,7
  • Lionard Kindelán, 12,3
  • William Saavedra, 12,8
  • Yoan Moreno, 12,8
  • Yasmany González, 13,5

Lo extraño aquí es que, Cedeño, lidera a los bateadores de esta temporada, pero su f/HR (Entendiendo esto como frecuencia de jonrones) histórico es de 37.9, demasiado lejano al brillo de este 11,7, lógico para estos tiempos donde el pitcheo ha decaído tanto. La oscilación de f/HR de Saavedra en su carrera era de 25.60 antes de 2017, así que un 12,8 es como música para los oídos del manager pinareño Pedro Luis Lazo. En el resto de la lista, tenemos a tres jugadores que no habían saboreado jonrones en su historia, ordenados por sus apariciones al plato:

  • Yoan Moreno, 161 PA/Carrera, (4-HRs esta temporada)
  • Yasmany González, 76 PA/Carrera (2-HRs esta temperada)
  • Lionard Kindelán, 40 PA/Carrera (4-HRs esta temporada)

Todos ellos han golpeado al menos dos jonrones, y suman 10 en 145 PA, lo que indica una excelente frecuencia, si tenemos en cuenta que no conocían lo que era sacar la pelota de los límites. ¿Quiénes se sumarán a la lista? Hay que ver un poco más de béisbol nacional…

Jugada del año. Este engarce del torpedero de Industriales Yolbert Sánchez tienes que verlo, deleitarte y archivarlo… ya que se convertirá en épico… La víctima del elevado fue el leadoff hitter de Granma, Raico Santos, y nosotros sabemos dos cosas lógicas en esa jugada: (a) Yohandry Urgellés jamás iba a atrapar ese elevado, y no es precisamente porque haya perdido la precisión en la lectura de las bolas por aire… El problema aquí es que, para fildear esa pelota, es necesaria una reacción inmediata, olfato de felino, gran agilidad de piernas y coordinación de manos y guante. (b) Si esa pelota pica, habríamos anotado un doble, y quien sabe… Pero Yolbert estaba ahí, haciendo la joyita defensiva, tan fácil como el mago que saca el conejo de la chistera.

Recuerda que tenemos una sola transmisión de béisbol en Cuba, pero, casualmente: ¿has visto tirar por más de una ocasión a Eduardo Blanco, jardinero central de los Cocodrilos de Matanzas? 

Él tiene un poderoso brazo derecho que, a decir verdad, siempre ha sido bastante certero. Pero en su posición tenía a Víctor Víctor Mesa hasta hace dos temporadas atrás, cuando se convenció de dejar de lanzar para quedarse como bateador en el béisbol. Recuerdo una atrapada memorable contra Ciego de Ávila en un juego de temporada regular en 2015, pero lo mejor de aquel sensacional engarce fue el salto felino que dio hacia los colchones del left center, y el potente tiro que sopló hacia el home plate sin reponerse. 

¿Te acuerdas de esa jugada? Eso terminó siendo un out en la goma, y tema de varios meses en boca de la fanaticada que vivió el momento en el estadio Victoria de Girón.

Aquí hay uno de esos tiros de Eduardo Blanco que, una y otra vez, hacen saltar de alegría a los fanáticos de los Cocodrilos de Matanzas y a mi amigo, el periodista de Bohemia, Dayán García.

El tiro de la semana…

Vamos camino a la mitad de los primeros 45 juegos, y el peor equipo aparenta ser el de Guantánamo con récord (3-18), pero el diferencial de carreras más crítico lo tiene Cienfuegos con menos-68, en la carrera donde Las Tunas tiene el poder con más-50, incluso por encima del líder, Pinar del Río. Artemisa es el único conjunto entre los primeros diez con diferencial negativo (menos-15), así que habría que ver hasta dónde ellos van a llegar mientras sus rivales les anotan más carreras. 

¿Te quedan dudas de si Santiago de Cuba puede alcanzar la clasificación? Ellos tienen una serie bastante importante desde este domingo, contra Guantánamo –el mini clásico oriental—, que constituye un buen momento para ganar acciones más allá de su récord de (12-7). No pierdas la perspectiva en esto: Una buena semana puede meter a las Avispas santiagueras seriamente en la carrera de los primeros seis puestos.

 
Ganan Matanzas e Industriales en la noche del lunes
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Tigres siguen encabezando primer lugar de temporada cubana
Out 27: Rebelión pinera en casa de Víctor Mesa
Cocodrilos se alejan a dos
Cocodrilos ganan por la mínima
Leones sacan la artillería

ver más

ver más