58 SNB | Momentos de clasificación: Los Tigres de Ciego de Ávila saborearon la dulce venganza contra los Cazadores

Yirsandy RodríguezPor Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

Los Dioses del béisbol lo han querido así. 

De nuevo situando en el intrincado camino de la clasificación a los Cazadores de Artemisa junto a los Tigres de Ciego de Ávila, tal y como sucedió en 2017. Aunque, esta vez, los tricampeones de las últimas siete temporadas ya tenían su boleto directo a viajar en primera clase hacia la segunda fase de la 58 Serie Nacional del béisbol cubano. 

En cambio, Artemisa entraba agonizando al estadio José Ramón Cepero. Registraban marca de 20-22, inmersos en el intento de dar caza a los Gallos de Sancti Spíritus (22-21) y desbancar a los Piratas de la Isla (22-22), para obtener el octavo puesto en la tabla de posiciones. No era el mismo contexto para ambos contrincantes desde las 10:00 de la mañana en la tierra de “La Piña”, pero estaba claro que había algunos asuntos de vital importancia por resolver. 

El más apremiante para Ciego de Ávila, ya clasificado: Luchar por el éxito para clasificar de primero y encabezar los pedidos en la próxima ronda de selección de refuerzos, que se desarrollará el venidero día 19 de octubre. Para Artemisa: Mantenerse con vida.

Esos eran dos caminos diferentes, con razones distintas, aunque ambos alrededor de la batalla concerniente a la clasificación esta temporada. Sin embargo, no debemos omitir otros detalles que, desde octubre pasado, permanecen grabados en la memoria de los Tigres de Ciego de Ávila y sus seguidores. ¿De qué se trata? Si recuerdas, en 2017, los Cazadores eliminaron a los Tigres en la Serie de Comodines, después de vencerlos por 4-2 en el Juego 3.

Así que, recordando esto, estaba claro que los Cazadores iban a tener enfrente a un rival herido, listo para vengarse por la derrota que los eliminó en la pasada campaña. Nueve innings y alrededor de 3 horas después — tal vez unos minutos menos—, parte de la herida se sanó. Los Tigres vencieron por 3-2, contando con magnífico relevo de Liomil González para cerrar, y un sencillo decisivo de Yaismel Bravo.

DULCE VENGANZA.

Fue un triunfo de doble sabor para los Tigres de Ciego de Ávila, quienes consiguieron su 28th éxito, registro que les permitirá rugir desde lo alto de la tabla de posiciones. Y, en lo que se reordenan las victorias y finaliza el calendario de juegos reprogramados, el descanso también les ofrecerá margen para realizar algunas llamadas a sus posibles refuerzos. Al obtener el primer lugar entre los ocho teams clasificados, Roger Machado, el manager de los Tigres de Ciego de Ávila será el primero en solicitar a un jugador de refuerzo para la Segunda Fase de la actual 58 Serie.

¿Quién será? Si aún persiste la buena química entre el team tres veces campeón desde 2012, el as derecho de los Alazanes de Granma, Lázaro Blanco, podría ser una de las principales piezas para fortificar la rotación de pitcheo. Luego, en las siguientes cuatro rondas, Machado podrá tener la posibilidad de retocar su cuerpo de jardineros, quizás el bullpen y otras fisuras de su plantilla como obtener a un bateador de rango que pueda brillar en el centro de la alineación. 

Tenga algo en cuenta: Siempre que los Tigres ganaron sus tres campeonatos, contaban con outfielders de talla élite. En 2012, Yoelvis Fis aún era un jugador de apreciable rango, y junto a Rusney Castillo e Isaac Martínez, conformaron un combo que rompió los corazones de Las Tunas (levantando un 1-3), Granma (en Semifinales) y de los Industriales en la Final. 

Años después, en los títulos de 2015 y 2016, el dúo de Luis Robert y José Adolis García fue letal, produciendo carreras, aportando una considerable velocidad en el circuito y, sobre todo, la energía suficiente para combinarse junto a valiosos refuerzos como Ariel Borrero (DH-1B) y Yeniet Pérez, quienes emergieron por dos temporadas de las filas de los (eliminados) Azucareros de Villa Clara.

Si idealizamos el team de los Tigres en 2018 con un outfield de categoría — ¿quién sabe si puedan obtener a Roel Santos? —, un as duradero y efectivo como Lázaro Blanco, sus lanzadores experimentados y ese infield de respeto… ¿No serían grandes contendientes a la corona otra vez?

Piénsalo, mientras estamos a 10 días de ver cambiar a varias nóminas con la inyección de los refuerzos.

En cuanto a los Cazadores de Artemisa, vale señalar que aún su temporada no ha terminado. Están jugando para 20-23, aunque, con un éxito más de los Gallos de Sancti Spíritus en cualquiera de sus dos salidas, entonces dirían adiós.

Es duro depender de lo que hagan otros teams, pero esa será la única esperanza de los Cazadores del manager Dany Valdespino, obviamente, dando por sentado que ganarán sus dos restantes choques ante Matanzas y Granma, por ese orden. Si de probabilidades se trata, los numeritos no favorecen a los artemiseños en su afán de poder clasificar a otra soñada Serie de Comodines.

Su segunda mitad de temporada en la primera fase ha sido deprimente, con registro de 4-10 después de iniciar el año con 16-13 luego de 29 decisiones y un soberbio diferencial de más-31.

Tal y como señalamos aquí desde la pretemporada, su pitcheo ha sido el punto frágil todo el año. Tanto así, que después de lanzar para 10-7 y 5.02 ERA en agosto, ambos cuerpos, el de abridores y bullpen, recibió castigo de ahí en adelante. Los iniciadores colapsaron de 4.61 ERA a 4.65, pero el bullpen fue aún más afectado. De un .792 de OPS permitido en agosto, cayeron a .846 en septiembre, lo que ha proporcionado estos penosos complementos en contra: 10.4 hits permitidos por cada nueve innings, 5.7 carreras por partido, .357 OBP, .423 slugging y .795 OPS.

“No hemos jugado bien al béisbol. Eso es todo. Nada explica el resultado mejor que eso”, recuerdo que me confesó el manager artemiseño antes de comenzar una serie de tres partidos en el estadio Latinoamericano a finales de septiembre.

Ahí prácticamente comenzó la debacle del team, perdiendo dos partidos frente a los Azules.

Siempre es así, y admiro eso de él. Dany Valdespino nunca se dará por vencido, y mucho menos te justificará una cadena de derrotas entre sus primeras 12 palabras si le peguntas cómo ha estado el equipo (en parte por su gran vergüenza deportiva como manager). Sin embargo, las lesiones de Lázaro Hernández y Yoan Moreno han cavado un vacío en el centro de la alineación. Cada día, precisamente desde el pasado 19 de septiembre, Valdespino ha tenido que innovar una nueva manera de conectar a Jorge Alomá (tercer bate y tercero de los bateadores en esta temporada, promediando .400) con Dayan García y el resto de la alineación.

Sin contar con Moreno en el segundo turno y Hernández en el cuarto, vale señalar que Dayron Blanco ha sido una máquina de producir como leadoff hitter. Blanco bateó un jonrón este martes y anotó su carrera No. 45, que marcó un nuevo récord durante las primeras fases de cualquier temporada desde 2012. El centerfielder capitalino ha ofrecido velocidad y un gran impacto ofensivo y defensivo, noticias de alivio para los Cazadores en sus peores instantes del año.

Aunque, aun así, ha sido una recta final estresante para la selección de Artemisa, que está al borde de la eliminación, mientras solo podrán aferrarse a mínimas posibilidades de alcanzar la Serie de Comodines.

Quedan solo horas para saber cómo se decidirá todo.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Yander pintó de blanco a Holguín
Tigres siguen encabezando primer lugar de temporada cubana
Tigres noquean y se alejan
Líderes del torneo caen
Fumigaron el tabaco
La Serie para, pero el béisbol sigue
Tigres y Cachorros con boleto

ver más

ver más