MLB 2019 | Lo que prueba el gran talento de Yuli Gurriel en la Gran Carpa

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Sep 19, 2019

Sí, tal vez llegó el momento que habías esperado desde 2010, cuando Yuli Gurriel bateó 30 jonrones y empujó 105 carreras en la 49 Serie Nacional, demostrando que sus habilidades y talento estaban por encima del nivel en el béisbol cubano. 

Buena parte de los amantes al juego que vivimos aquella campaña, seguidores y detractores de “El Yuli”, nos preguntábamos si esas virtudes naturales para jugar el deporte de las “bolas y los strikes” serían suficientes a la altura, el rigor y los retos del profesionalismo en el mejor béisbol del universo. Me atrevo a decir que, incluso quienes hacían resaltar cada fallo de Yulieski por encima de su talento legítimo, estaban claros de su valía en el terreno de juego. Sin embargo, desde aquella temporada de ensueño a los 26 años en 2010, cuando Gurriel rubricó en sus registros el 30-100 (con 30 jonrones y 105 remolcadas) vistiendo la camiseta de los Gallos de Sancti Spíritus, parecía que su carrera entera se ceñiría al béisbol nacional.

Después de quedarse a solo seis remolcadas del récord histórico implantado por el rightfielder santiaguero Alexei Bell (111 en 2008), Yulieski vivió otra etapa en su carrera deportiva dentro de la Isla. Entre tantos torneos más, formó parte del equipo campeón de Villa Clara, que regresó a las Series del Caribe en 2014, participó en el III Clásico Mundial de Béisbol y, a nivel nacional, pasó a defender la camisa de los Leones de Industriales. 

Su estilo siguió siendo el mismo, aunque cada vez más fue ganando en madurez. A través del tiempo, ya con más de 30 años, la potencia de su brazo se reía de los abriles, y las pelotas que lanzaba de un lado a otro del infield aún parecían disparos de francotirador. El tiempo, ese que suele ser implacable, ni siquiera por desgaste, falta de disciplina o aspereza, lograba hacer cambiar la rutina de un hombre que nació para jugar béisbol y mostrarnos lo maravilloso de este deporte. Nunca cambió su swing, ese elegante y típico barrido que comenzaba luciendo la masa del bate en diagonal, por encima del casco, antes de iniciar el ataque dando un corto paso para luego buscar el pitcheo con sus manos relampagueantes.

A veces —debo confesar que me sucedió—, me venían a la mente dos pensamientos contradictorios sobre la carrera de Yuli Gurriel al verlo jugar durante sus últimos años en las Series Nacionales con Industriales: ¿Aún puede ser tan ágil realmente como el mismo chico que vimos debutar en 2002 junto a otra estrella cubana del juego, Kendrys Morales? ¿Será que toda su carrera, con esas últimas fuerzas que parecen ser infinitas y capaces de borrar de un golpe las huellas del tiempo se diluirán sin probarse en el béisbol de Grandes Ligas? A buena parte de los seguidores y detractores de Yuli Gurriel, dentro y fuera de Cuba, esas dos preguntas le generaban una gran duda. Sin embargo, después de desertar en la Serie del Caribe de 2015, las perspectivas y los retos de Gurriel y sus seguidores tomaron un matiz diferente. 

A los 32 años, debutó el 21 de agosto de 2016 con los Astros de Houston, pegándole un sencillo a los Orioles de Baltimore, para iniciar una carrera de Grandes Ligas con más incertidumbre que esperanzas. Sí, simplemente porque su entrada al “Big Show” fue un instante esperado por mucho tiempo, pero en el mejor momento de su carrera a los 22 años, cuando se exhibió en el primer Clásico Mundial de Béisbol, no pudo ser.

Entonces, las miradas, críticas y expectativas viajaban al home plate haciéndole sombra de alguna manera a Yulieski. Pero, más que eso, la satisfacción de demostrar su talento y ser campeón por primera vez, algo que nunca logró en 15 Series Nacionales en Cuba, seguían estando entre sus más ansiadas metas. 

No obstante, Yulieski logró uno de esos sueños en 2017, al comenzar su historia como titular y ese mismo año convertirse en uno de los bateadores que más contribuyó para el éxito de los Astros de Houston frente a los Dodgers de los Ángeles en la Serie Mundial. 

Para entonces, el ansiado anillo fue un sueño cumplido por Gurriel, pero el impacto en la liga aún no estaba a la altura de su pedigrí histórico. Eso sí, a partir de la temporada de 2017, Gurriel fue experimentando ascensos en su nivel de juego. Y, aunque el conocimiento de la liga resultó uno de los puntos cruciales para lograr éxito en una nueva posición (adaptándose a jugar la inicial) y a la ofensiva, parecía difícil que a los 35 años Yulieski impactara como lo hizo en Cuba.

Uno de sus principales problemas era la falta de poder ofensivo, algo que lo hizo resaltar en Cuba, sobre todo cuando combinaba y exhibía su calibre de jugador de cinco herramientas. A los 35 años y 17 temporadas después de su debut en Series Nacionales, cuando parecía que había un límite para su rendimiento —su historial no avizoraba este sensacional 30-100 de 2019 en MLB—, Yulieski Gurriel acaba de hacer historia en las Grandes Ligas, demostrando que aún pertenece a la élite del béisbol.

Con un disparo hacia la luna en la noche de este miércoles en Minute Maid Park frente a los Rangers de Texas, “El Yuli” Gurriel entró en un selecto grupo histórico de las Grandes Ligas, que contaba con apenas dos ilustres nombres en todos los tiempos: Vinny Castilla y David Ortiz. ¿De qué se trata? ¡Apunta el día, este récord va para los anales de la historia!: Gurriel se unió a Castilla (36 años) y “El Big Papi” (40 años), como los únicos bateadores en la historia de MLB que arribaron a por lo menos 30 jonrones, 40 dobles y 100 remolcadas luego de cumplir sus 35 años.

¡Eso es fabuloso! 

Reunirse con David Ortiz y “Vinny” Castilla siempre será bueno, ya que fueron dos grandes atletas de béisbol y, como lo corroboran sus respectivos récords, lograron la obra más difícil de todas: ¡Jugar mucho béisbol! ¡Mantener vivas las esperanzas, los retos y sueños! Y, sobre todo, ¡estar sanos y fuertes!

Todo eso es bastante difícil. Y todos los jugadores que pueden hacer carreras de longevidad y ser exitosos, no solo son bien pagados, ¡también se ganan los corazones de la fanaticada gracias a su entrega y calidad! Entonces, sin dudas, para todos los cubanos, tener a Yuli Gurriel en esa lista es un orgullo. 

Con su legendario número “10”, en la noche de este miércoles “El Yuli” bateó su jonrón 30 de la temporada y registró la remolcada número 102, así que los récords de “números redondos” aún no se detienen.

Sumando 30 jonrones, 100 RBIs y 40 dobles, Gurriel también entró en un Club casi intocable para los Astros de Houston. Hey, ¡abran paso!: Sólo Carlos Lee, Alex Bregman, Lance Berkman (2), Richard Hidalgo y Jeff Bagwell (3) entraron al plato alguna vez para celebrar esto, pero ahora hay que darle la honorable bienvenida a Gurriel.

Y, finalmente, por supuesto que no lo hemos olvidado. ¿Recuerdas a algún bateador cubano con una temporada de al menos 30-100 en la Serie Nacional y luego al nivel de Grandes Ligas?... ¿Quién es el único? Piensa, se hizo oficial hace menos de 24 horas. 

Sí, ¡Yulieski Gurriel!

Los que hemos visto béisbol para disfrutarlo, entre críticas o halagos, ahora hacemos una merecida reverencia. Cada hazaña protagonizada por Yulieski simplemente nos corrobora una vez más su indiscutible calidad sobre el diamante.

Sin ánimo de comparaciones, la proeza que ha logrado Yuli Gurriel con 35 años en la Gran Carpa, demuestra una vez más su innegable calidad y, al mismo tiempo, nos sigue dejando dos grandes preguntas para meditar: ¿Qué habría sido de su carrera de haber llegado antes a las Grandes Ligas? ¿Con esta actuación nos ha demostrado que es uno de los grandes jugadores cubanos de todos los tiempos?...

Los números hablan por sí solos, y el tiempo siempre se ocupa de poner en su lugar a quien lo merece.

¡Felicitaciones por tu perseverancia y entrega, Yulieski Gurriel!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más