Juego de las Estrellas 2017: Lo más interesante que vivimos el fin de semana

Fue un fin de semana cargado de emociones, por lo que significó llegar a Pinar del Río, la tierra de grandes peloteros y el mejor tabaco del mundo, a celebrar dos días de fiesta beisbolera. 

La previa al 31er Juego de las Estrellas del Béisbol Cubano no pudo desatar más pasiones: Disfrutamos de un momento especial viendo el Juego de los Veteranos, donde se unieron en el diamante del estadio Capitán San Luis, quienes nos hicieron saltar de alegría en cada juego de béisbol dentro de su vida activa. Y luego, en la noche, la adquisición de refuerzos de cada equipo sirvió de plato fuerte, marcando el inicio de lo que será una dura batalla de seis selecciones por el título de la 57 Serie Nacional de Béisbol.

BOXSCORE: ORT 6, OCC 4

Se vivió toda una noche de rivalidad y diversión en el majestuoso Teatro Milanés, al ritmo de los talentosos cantantes del proyecto cultural “Sonando en Cuba”. Cada director intentó retocar sus selecciones de cara una exigente segunda fase de 45 partidos en la presente edición 57 de la Serie Nacional. El desafío entre Víctor Mesa, con su corbata azul y Pedro Luis Lazo, con su agenda verde, fue el punto de partida para animar una reunión única en un marco merecido solo para quienes adoramos nuestro gran pasatiempo nacional. Quizás el momento no es el perfecto o el más fértil de todos los tiempos si de bolas y strikes se trata. Pero, cuando te ves rodeado de tantas personas que han dado todo por el juego en gran parte de sus vidas, sientes que es realmente imposible decir que la pelota en Cuba ha muerto.

La jornada beisbolera dominical comenzó a rodar por el diamante de Vueltabajo a ritmo de conga, con el honor de disfrutar un pequeño homenaje a glorias del béisbol cubano como Pedro José Rodríguez, “Cheito”, y Luis Giraldo Casanova, a quienes recordamos como: “Pase usted, Señor Jonrón” y el “Señor Pelotero”, gracias a esa genialidad única del inolvidable narrador Bobby Salamanca. Entre tanta alegría, al mismo tiempo, teníamos un nudo en el corazón al brindarle el adiós eterno a Fernando Hernández, otro de los grandes peloteros que vio nacer el pueblo pinareño. 

Durante el minuto de silencio en que se le rindió homenaje a Hernández, el primero de dos bateadores —el otro fue Alexei Bell— en remolcar 12 carreras en un partido, yo recordaba cuando lo conocí en 2005, mientras él dirigía el equipo de Pinar del Río en la categoría de 15-16 años. Fernando era un hombre excepcional, que siempre te regalaba una sonrisa y te dedicaba un instante de preocupación por ti y tu familia. Virtuoso en el arte de formar jugadores, enamorado del béisbol, alguien a quien un día conoces y te es difícil aferrarte a la idea de no poder volverlo a saludar. 

Tenemos una gran familia beisbolera, eso corroboré este fin de semana, una vez más. Un equipo tan grande, en un deporte donde todos, sin dejar a ninguno fuera, han sido los protagonistas de momentos únicos para recordar el resto de la vida. 

De todo lo ocurrió este fin de semana, aquí hay ocho momentos del 31er Juego de las Estrellas, que deberías recordar:

1. El béisbol regresa a Pinar del Río, después de 16 años. Era bastante extraño que el Juego de las Estrellas no se jugara en Pinar del Río desde 2001, cuando Occidentales aventajó por 5-2 a Orientales en un auténtico duelo de excelente pitcheo. Durante estos 16 años, los Vegueros ganaron dos títulos en tres finales (2011 y 2014) y un récord de 64 victorias del team que tuvo al mando a Jorge Fuentes en 2002. Aunque, en 2003, la marca fue destrozada por los Industriales (66-23) de Rey Vicente Anglada. Entonces, ¿cuál ha sido la razón de tanta espera? ¿Malos inicios de campeonato? Pudiera ser, pero Pinar del Río marcó excelentes inicios de 45 juegos y eso no se tuvo en cuenta. 

En 2001, 2003, 2004, 2010 y 2015 ganaron al menos 29 juegos, lo que encierra un súper efectivo promedio de ganados de .640 o más. Por lo tanto, no tenemos una respuesta coherente para saber el por qué no se celebraba un Juego de las Estrellas en la más occidental de las provincias cubanas, a no ser otro resultado de la mala suerte. ¿Cuándo volveremos? ¡Ojalá no sea de aquí a 2032!

Yosvany Alarcón. Foto: Ismael Francisco

2. Yosvany Alarcón le dijo a Lázaro Cedeño, ¡Hola, viejo amigo, aquí estoy! Suena realmente sensacional: En 2001, el intermedista del equipo Habana, Oscar Macías, fue el líder en el Derby de Jonrones del Juego de las Estrellas, pegando solo cinco. Pero, esta vez, eso lo alcanzaron en diez o menos swings Yeniet Pérez, Yosvany Alarcón y Lázaro Cedeño. Ellos tres golpearon 6, 9 y 12 jonronazos, respectivamente, para liderar la primera ronda de competencias. Hubo varios disparos que volaron a lo largo del left field del estadio Capitán San Luis, donde no faltaron los guantes para intentar atrapar pelotas en la tradicional lomita que está por la parte izquierda. 

Así llegó la final, arrastrando los jonrones desde el principio. Parecía que Cedeño se robaba el “show” completamente, pero Alarcón lo antecedió con ocho inmensas conexiones —siempre halando con furia— para sumar 17 jonrones, y entonces el slugger granmense no pudo ir más lejos que los 13. Alarcón pegaba un swing y reía, con su bate rosado y su pierna izquierda apuntando a la almohadilla de tercera. A decir verdad, él recibió la ovación más grande de todas, quizás por haber jugado de refuerzo con los Vegueros que lucharon por título de 2016 ante los Tigres de Ciego de Ávila. 

Hubo emociones, pero creo que el público mereció ver a un pinareño en la competencia, para animarse un poco más, y ese bateador debió ser William Saavedra, aunque no haya estado incluido en los listados del Juego de las Estrellas.

3. Los Cachorros conducen el camino para quitarle el invicto a Víctor Mesa. En la cuenta de 1-0, Geidy Soler, de nuevo, maltrató la bola rápida de Noelvis Entenza en esta temporada.

Fue otro turno bastante bueno, si consideramos que Soler le bateaba de 6-0 a Entenza antes de 2017, aunque ahora le suma dos dobletes y un jonrón. Dos innings después, en el cuarto, Yordan Manduley golpeó un largo triple al center-right, que puso a los Orientales a ganar por 5-0. 

Al final, la lluvia llegó para quedarse y terminar el juego, en la parte baja del séptimo, cuando Occidentales intentaba remontar y puso la pizarra por 6-4 con un lineazo de dos bases de Orlando Acebey. De esa manera el manager Víctor Mesa perdía su primera aparición después de tener (4-0), cuando, con un éxito, se habría convertido en el director más ganador en la historia del Juego de las Estrellas. ¡Adiós perfección!

4. Yordan Manduley tiene el primer triple desde 2005. ¡Eso parece bastante increíble! Pero es totalmente cierto.

Manduley enganchó una recta afuera del pitcher de Industriales, Denis Castillo, y sacó un batazo enorme por el right-center, casi de aire a los 380 pies.

5. Yoalkys Cruz y Yudiel Rodríguez podrían ser un dúo para el recuerdo. Debió ser, quizás, otra dupla de lanzadores tuneros, pero ninguno había tenido un apoyo sostenido de 6.00 carreras por juego como en esta temporada.

Ellos se unieron para lanzar los primeros tres ceros de Orientales ante la tanda de Occidente, con tres hits permitidos y un ponche para encabezar el camino.

6. Yordanis Samón y Ariel Sánchez siguen siendo los reyes en los hits. Es bueno saberlo, es bueno recordarlo: Ariel Sánchez y Yordanis Samón han sido grandes bateadores desde 2005 a la fecha, y a veces ese trabajo se subvalora.

Ariel sonó 2-for-3, con una remolcada en el quinto episodio, mientras Samón registró 0-for-3, aunque golpeó un lineazo en el cuarto inning, que se anotó oficialmente como un error del inicialista Rafael Viñales, sin considerar la magnitud de un batazo totalmente inatrapable. Pero, hombre, ¡no hay problema!, si ellos se combinan para 1372 hits en las últimas 12 temporadas, igual a un promedio de 114.

7. Lázaro Cedeño tiene un poder legítimo. Cada uno de sus primeros 12 jonrones en primera ronda fueron bestiales. Cedeño puede botar la pelota por cualquier ángulo de un estadio de béisbol, especialmente cuando puede utilizar todo su poder en su “punto dulce”: Sobre las pelotas altas o en nivel medio y algo separadas de la zona de strike. Terminó siendo vencido en el Derby de jonrones por Yosvany Alarcón, 17 por 13, pero su poder lidera a los jonroneros de la actual temporada en la 57 Serie Nacional. 

Él no es realmente el jugador que puede golpear con facilidad en todos los puntos de la zona de strike, pues suele halar en el 51.1%PULL de sus puestas en juego. Cedeño tiene ahora un 32.7%GB, el quinto más bajo de bateadores con al menos 12 jonrones desde 2007, una estadística que dice mucho sobre su poder, la gran virtud que posee.

8. Frederich Cepeda “juega el center field”, ¿dónde vi esto antes? No me lo esperaba, pocos lo esperaban: ¿Frederich Cepeda en el jardín central para iniciar el Juego de las Estrellas? Fue sorpresivo, pero si miramos el roster de Occidentales, ¿cómo seleccionar un center field natural? Pudo ser el matancero Ariel Sánchez, pero él no juega ahí hace un buen tiempo, sobre todo después de su lesión en el brazo izquierdo. Así que, ¡bienvenido al jardín central, Frederich Cepeda! Por cierto, aquí viene la pregunta del año: ¿Sabes cuál fue la última vez que el legendario número “24” jugó en la posición número “8”? 

Quién mejor que BaseballdeCuba para responder esa pregunta:

 

ver más