La Serie para, pero el béisbol sigue

Luis A. Valdés

Aunque sabíamos que sucedería, no deja de tener un sinsabor el quiebre de la 54 Serie Nacional, que ha obligado al cierre forzoso de esta primera etapa cuando cada conjunto debió jugar 33 encuentros, pues solo ocho lograron cubrir esa cantidad de partidos.

La desazón se asienta en que la temporada se detiene en el momento de mejor ritmo, justo a la entrada del último tercio y con 13 de los 16 equipos con posibilidades reales de encontrar espacio en el área de clasificación. Con 32 partidos celebrados, lo que separa al decimotercer puesto de la vanguardia de ocho es solo un juego y medio. ¿Tras un mes de descanso, Pinar del Río podrá mantener su paso de ocho triunfos en los últimos nueve desafíos que lo ha colocado en el octavo escaño? Es un reto para los pinareños y el resto de las plantillas acomodar la forma que se tiene hoy en busca de reanudar el certamen con el mismo ímpetu, 30 días después.

De lo ocurrido hasta el momento en la temporada resulta interesante la comparación en­tre el primer tercio de campaña y este momento de parada obligatoria. De los ocho equipos que entonces estaban en zona de clasificación, sin incluir los juegos de anoche, seis mantienen esa condición, y solo Guantánamo y Las Tunas se fueron de esa privilegiada parcela.

Los guantanameros bajaron de las posiciones 7-8 a la décima, mientras los tuneros se despeñaron, compartían la segunda plaza en la fase inicial con Matanzas, Artemisa e In­dustriales, y ahora son el inquilino del piso 12. Todo lo contrario, los vueltabajeros permutaron el 13 por el ocho, dividiéndolo con San­tiago de Cuba.

Ciego de Ávila fue líder indiscutible de la primera quincena de encuentros, ganando 11, pero en la segunda manga solo ha podido vencer en siete y se precipitó al tercer lugar, en tanto veía como Matanzas ascendía a la cima de la temporada, pues a los nueve éxitos del tramo de apertura sumó 13 hasta su juego 32, con solo cinco fracasos. También Granma se ha insuflado, jugaba para 583 y en la se­gunda quincena —hasta ayer—,  lo ha hecho para 11-5 (688). El resto de los ocho primeros, en cuanto a victorias y derrotas, han experimentado un comportamiento similar en las dos fases.

Misael Villa
El prometedor zurdo Misael Villa, viene rindiendo gran campaña para Artemisa. (Foto por Juan Moreno)

No hubo variación en cuanto al rendimiento ofensivo de la campaña, pues los 273 de average del primer tramo se mantuvieron en este segundo. Sin embargo, el pitcheo de un excelente 2,45 de promedio de carreras limpias por juego, subió a casi cuatro, exactamente 3.99. ¿Cómo si el bateo no sufrió cambios aumentan las carreras limpias? Las bases por bolas en el primer tercio fueron 857 y en el segundo, hasta el juego 32, llegaron a 1 047, es decir, 190 hombres más en circulación de manera gratuita.

Habría que agregar el peso que tienen 112 extrabases más, entre ellos 60 cuadrangulares más. Si combinamos estos números con los boletos, la ecuación irremediablemente va a parar al casillero de las carreras anotadas, sin que medie un error, pues la defensa cerró el segundo tercio como mismo lo hizo en el primero, 977 por 976.

PUNTO Y APARTE, PERO SEGUIMOS

Así que paramos cuando más impulso llevábamos. Ojalá que sea esta la última vez que ocurra, a tenor con la también anunciada transformación del sistema de competencias en el béisbol casero, sobre el que ya es bastante tarde para no haber ni siquiera asomado el nuevo esquema que se dijo iba a emplearse en la venidera temporada 2015-2016.

Y si la 54 fuera en definitiva la última de este boceto competitivo, lo cierto es que hizo varios estrenos. Este ha sido el certamen del replay televisivo, el de receptores sin bloquear el home y el corredor sin buscar la colisión con el máscara, dos normas que hasta en la MLB de Estados Unidos, han tenido defensores y detractores. Allí una pregunta rodea el desenlace en el plato, ¿de qué manera afecta a la esencia del béisbol la eliminación de dicha jugada, considerada por muchos como una de las más espectaculares?

En aquel contexto los aficionados llaman a la novedad como Ley Buster Posey, el nombre del receptor de los Gigantes de San Francisco, que acabamos de ver en el programa televisivo Béisbol Internacional, enfrentándose a los Reales de Kansa City, por el título de la actual campaña. Él protagonizó una de las más so­nadas colisiones en la goma con Scott Cossin, de los Marlins de la Florida, de la cual salió con una fractura en la pierna izquierda.

La repetición de la jugada ha sido fustigada por la pérdida de tiempo que ocasiona, aunque a decir verdad el resultado de las consultas allá y aquí han sido muy rápidas, solo que a ambos lados del estrecho de la Florida, en ocasiones la decisión no se correspondió con lo que se apreció en la pantalla.

La 54 también nos trajo una cartelera televisiva de tres partidos diarios, lo cual se agradece y todavía más si lograra mantenerse en el tiempo. Y como es natural, el cambio generacional y las contrataciones de estelares peloteros en otras lides, ha vestido a la campaña con jóvenes liderando los principales casilleros, aunque siempre hay quienes hacen honor al vi­no cuando tiene un buen añejo, porque Gior­vis Duvergel y Alexei Bell, están que ar­den por los cuatro costados.

EL CUBA CENTROCARIBEÑO MAÑANA

A propósito de nombres, esos dos parecen que dejarían en 22 los puestos disponibles para la nómina de 24 peloteros que representarán a Cuba en los XXII Juegos Centroa­me­ricanos y del Caribe, de Veracruz, la cual debe conocerse mañana. Si algo tiene de positivo el corte de la Serie para cumplir con un compromiso internacional es el hecho de obtener una selección nacional desde plena etapa competitiva y no de un proceso de preparación.

Sería imperdonable entonces no aprovechar el momento que viven hoy figuras poco vistas con ese uniforme, pero que están en unas condiciones envidiables como el industrialista Lourdes Gourriel, el matancero Yasiel Santoya, el granmense Roel Santos, el pinareño Luis Alberto Valdés o lanzadores como el vueltabajero Vladimir Gutiérrez y el artemiseño Misael Villa, por ejemplo. Claro que un equipo necesita integralidad y funcionalidad, aspectos que no siempre pueden obtenerse de parámetros puramente estadísticos y también demanda de la experiencia de los grandes, sobre todo si estamos necesitados de no volver a fallar de cara al triunfo. Pero esperemos a mañana para la polémica.

 
De nuevo… ¡la pelota!
Ganan Matanzas e Industriales en la noche del lunes
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Leñadores tuneros: primera noticia en la 54 SN
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Temas de la 54 SN: Industriales, nuevamente favorito
Dada a conocer Circular #2 de la DNB
Tras jornada sabatina, Industriales único invicto

ver más

Seis jugadores cubanos a equipos de Liga Can Am
CMB'2017: Abanderado elenco cubano
56 SN: Los refuerzos desde afuera
56 SN: Matanzas, primer semifinalista
55 SN: Hasta el 2016 con la cima asediada
55 SN: Hoy, Vladimir contra Montieth
La 55 y el Premier 12
55 SN: Swing grande de los que saben

ver más