La barrida de los Tigres lo indica: La batalla del Comodín apenas comienza

Los Tigres de Ciego de Ávila entraron el jueves pasado a la Isla de la Juventud, enfrentando una dura travesía por la clasificación. El momento era un caos, sobre todo después de la derrota por 4-3 contra Camagüey, lo que ponía al conjunto con (4-11) después del 15 de septiembre. 

Para añadir más presión, el manager Roger Machado debía entrar a los seis juegos definitorios sin el veterano jardinero Yoelvis Fis, quien aún espera sanción, después de perder el control y agredir al árbitro principal Lorien Lobaina en la tarde del pasado martes. Esto fue lo que escribió mi colega Randolph Medina Alonso en su columna de béisbol en TV Avileña: (Tigres en la cuerda floja, deportes, 4 de octubre. http://www.tvavila.icrt.cu/tigres-la-cuerda-floja/).

Si usted mira bien, verá que ese (16-8) era realmente bueno, aunque no contaba con todo el poder de un más-8 por encima de los .500 de promedio, sobre todo si mira el diferencial de carreras de más-35. Pero era exitoso, además, el pitcheo lanzaba para un 3.36 ERA y, aunque los bateadores acumulaban 105 ponches, ellos golpeaban para un .318 wOBA en una liga de .324, algo relativamente decente. 

Así que no esperábamos —al menos yo— una caída de la ofensiva hasta el .293 BABP y de 4.91 carreras por juego al 4.50, pues el complemento pitcheo y defensa se había mantenido rindiendo al mismo nivel antes de entrar a Nueva Gerona. 

Con cinco series perdidas de manera consecutiva, lo más seguro que podíamos esperar de los Tigres era el “ahora o nunca” al entrar al Cristóbal Labra, mientras sus fans esperaban una reacción del conjunto que ha ganado tres títulos en los últimos seis años. Así pues, con el drama a la vuelta del ¡play ball!, esto es lo que sucede cuando un equipo grande de béisbol se está jugando el todo o nada: ¡Ciego de Ávila sacó la garra de siempre y consiguió barrer a los Piratas!

Apoyados en el madero de Humberto Morales y Osvaldo Vázquez en el doble juego del jueves pasado, los avileños ganaron una doble partida que no fue fácil. A primer turno, los Piratas pelearon hasta empatar 9-9 un desafío que perdían 9-4 en la parte alta del sexto. Pero, en la Regla IBAF, Dany Aguilera lanzó un wild pitch y un rodado a segunda de Osvaldo Vázquez aseguró el 11-9, con un cierre magistral de José Diego Martínez con las bases llenas en el final del décimo inning. Luego, a segunda hora, Vázquez apoyó con dos jonrones que produjeron cuatro carreras en el éxito por 5-3, con otro relevo espectacular de Martínez, por espacio de 4.1 innings, dejando en 3-for-14 a los bateadores isleños.

Para agregar tensión, viernes y sábado la lluvia se paseó por Gerona, y suspendió la posibilidad de efectuar el tercer choque. Hasta que, este domingo, el clima ofreció la oportunidad, y entonces vimos a un Vladimir García (6-2) en una de las mejores tardes de su carrera. El “Cañón de la Trocha” lanzó 8.2 innings, con cuatro ponches y siete hits admitidos, dos de Michel Enriquez, quien golpeó el único extra base del juego. 

Raúl González agregó un cañonazo con dos outs en el tercer capítulo, para así apoyar la empujada de Alexander Jiménez, que evitó la doble matanza con corredores en las esquinas. Liomil González salvó su séptimo partido de la temporada, en otro gran juego donde el zurdo isleño Yunier Gamboa (6-4) ofreció una salida de calidad con poca contribución de sus compañeros.

Con balance de (23-19), los Tigres avileños necesitan un solo éxito de los tres juegos que le restan en Pinar del Río, al menos para verse inalcanzables por Sancti Spíritus (22-22) o Santiago de Cuba (20-22), dos equipos que le ganaron la serie particular por 2-1. ¡Sí, mis amigos! Creo que ya el manager Roger Machado tiene que ir pensando en una estrategia para un posible enfrentamiento en una serie de Comodines, posiblemente frente a Artemisa o Granma, dependiendo de las posiciones finales de cada equipo.

Villa Clara todavía puede tener suerte… 

Los anaranjados han anotado carreras todo el año, con un 5.29 de promedio por juego, pero quiero que me respondas esto: ¿Tu pensaste que ellos resolverían la clasificación con bateo o pitcheo? Ok, te entiendo, a mí me sucede los mismo, es que generalmente estamos pensando que ellos no son tan buenos al golpear y resolverán sus problemas lanzando. 

Pero cargaban una cuenta de 3.80 ERA de pitcheo general, aunque el problema aquí era realmente el bullpen, con un 4.50 ERA. De igual manera, echa por tierra todo pronóstico, los Azucareros ganaron como lo debería hacer una alineación de bateadores, aunque su línea ofensiva de .275/.368/.394 aún no alcanza a la liga, de .283/.370/.393. Villa Clara venció por 6-2 y 13-4, con 24 hits, cinco dobles y tres jonrones, dos de ellos de un Yeniet Pérez que se recupera aún, pero suma un 155 OPS+. La integración de Norel González ha vuelto a dar vida a este line up, y me parece muy interesante también el destello ofensivo de Leandro Turiño, quien ha colgado en sus estadísticas ese equilibrio que tanto esperamos: .834 OPS vs derecho y .927 OPS vs zurdos.

De eso se trata, al menos en los días decisivos, que esos jugadores donde muchos centramos la atención por sus habilidades, logren ofrecerle al colectivo el aporte justo para un momento clave. Alaín Sánchez hizo su papel de as, ahora que Freddy Asiel Álvarez está en un año donde soporta un .338 wOBA y ve caer sus tasas de SO9 y H9 a 4.30 y 9.46, respectivamente.

Javier Mirabal lanzó el juego más significativo de su carrera, a segunda hora (5.1 IP, 9H, 3ER, 2BB), y Marlon Romero sacó a relucir su –escondida a la vista— tasa de SOBB de 4.30, sencillamente genial.

Sancti Spíritus lo intentó y aún le queda una oportunidad: Ganar este lunes contra Villa Clara y esperar por tres derrotas de Ciego de Ávila en el estadio Capitán San Luis, algo que no parece fácil. Pienso que ha sido una gran temporada para José Raúl Delgado, donde la inefectividad de su cuerpo de pitcheo lo alejó por completo de toda competencia. Un dato es capaz de demostrarnos que los espirituanos tuvieron poco éxito lanzando la pelota en estos 44 juegos: A 10 de sus 17 lanzadores le promediaron al menos un 25.0 HARD%, lo mismo que contacto duro. Y en el béisbol, mis amigos, cuando la bola entra en juego con más fortaleza, la posibilidad de sacar outs se reduce.

Ha sido una interesante competencia, pero, al final, no son muchas las ocasiones donde equipos con gran historial nos han decepcionado en este punto de 45 juegos. Tenemos una serie de Comodines por delante, y tres selecciones que nos tienen acostumbrados a dar pelea: Granma, Villa Clara y Ciego de Ávila, lo que indica que uno de ellos dos chocará. 

El presente formato no es perfecto, pero para divertirnos con una dosis de béisbol nacional, suele ser emocionante.

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
César Valdés canta strikes en cabina
Talión sobre el diamante
Resurgen los campeones
Fumigaron el tabaco
Más con menos
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue

ver más

ver más