MLB 2019 | De tocar fondo al éxito esperado: Jorge Soler demuestra que su talento puede superar las expectativas

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Jun 20, 2019

Aquel viernes 6 de abril de 2018, era fácil apreciar cómo la angustia había maquillado el rostro de Jorge Soler, diseminando el brillo de su sonrisa. 

Después de poncharse por décimo cuarta ocasión, sin poder detener la ola expansiva de su slump de 33-0 —incluyendo 22 fallos consecutivos de la temporada anterior—, Soler se marchaba al dugout de los Reales de Kansas City con su mirada fija en cada paso que daba sobre la grama del Progressive Field en Cleveland. 

Cada uno de sus swings parecían incapaces de poder ejecutar un pieza digna de ser calificada como “hit” y, una cadena consecutiva de fallos sin precedentes, se convirtió en el peor momento de la carrera del cubano, desde que debutó con los Cubs de Chicago en Grandes Ligas, impactando al pegar un jonrón contra los Reds de Cincinnati el 27 de agosto de 2014.

Durante pocos segundos, mientras los Indios de Cleveland celebraban su victoria 3-2 en el centro del diamante, incluso tras negociar una base por bolas contra el cerrador Cody Allen, las huellas de Soler parecían trazar un largo camino hacia la desesperanza.

Al juego siguiente, el 8 de abril de 2018, Soler rompió su racha de fallos que terminó de 34-0, bateando de 4-3 con un doble, su primer extra base del año. Sin embargo, antes y después de que Soler destrozara ese estresante slump —situación donde hasta los mejores bateadores del juego se han visto involucrados—, el rendimiento que apreciábamos aún no se correspondía con las expectativas y habilidades del cubano.

Para no pocos, los halagos del manager de los Cubs, Joe Maddon, cuando elogió el potencial de Jorge Soler, había quedado en solo eso… simplemente halagos. Y, a decir verdad, si analizábamos la trayectoria de Soler, las dudas no giraban alrededor de su habilidad, que incluyen un brazo derecho de gran potencia, la velocidad de un jugador por encima del promedio de MLB y, sobre todo, el poder con proyecciones de un slugger para el futuro.

Gran parte de esa perspectiva se podía percibir en muestras pequeñas, como cuando el cubano impactó bateando de 12-7 con tres jonrones en sus primeros tres juegos al recibir una oportunidad de los Cubs de Chicago a finales de agosto de 2014. Exhibir un breaking así, de la manera en que Soler logró hacerlo al más alto nivel —bateó hit en 13 de sus primeros 15 juegos y acumuló 11 extra bases—, no sugería la idea de un simple éxito repentino, sobre todo si recordamos su slugging de .618 en Triple-A y .862 en Doble-A ese año. Sin embargo, en correspondencia con eso, era ineludible una incógnita que crecía cada vez más alrededor del cubano de 25 años —su edad cuando fue enviado de Chicago a Kansas City— y era en qué tiempo iba a mostrar lo mejor de su pedigrí con regularidad en las Mayores.

La duda rebotaba como un bounce una y otra vez, tomando más fuerza aún después de aquel slump de 34-0 que amenazó la permanencia de Jorge Soler en Grandes Ligas con los Royals de Kansas City. Pero, incluso en sus peores momentos, dos de los movimientos influyentes que esperaban un rotundo impacto de Soler, se combinaron para forjar una base de confianza: Los Royals, aunque se enfrentaban a un proceso que pudo haber terminado sin garantías, nunca perdieron la esperanza en su desarrollo. Y, por su parte, Jorge Soler, recibiendo el apoyo de sus compañeros, siempre la mano en el hombro del manager Ned Yost y convencido de que podría encontrar una vía para exhibir sus habilidades, ahora está viviendo el mejor momento de su carrera.

Después de 74 juegos y 303 viajes por el home plate, esta campaña Soler registra 20 jonrones y 58 impulsadas, el nuevo récord personal para su carrera en Grandes Ligas. Sus 20 jonrones duplican los 10 que bateó en 404 apariciones en home con los Cubs en 2015. Y, al mismo tiempo, las remolcadas dejaron atrás su marca de 47, también de aquel año donde recibió la oportunidad de jugar en 101 juegos bajo el mando de Joe Maddon. Parte de sus mejorías y esos resultados periféricos, se han convertido en la extensión de los ajustes de Soler el año pasado, cuando vio quebrado su buen inicio de temporada en 61 juegos. 

Debido a aquella lesión el 15 de junio del año pasado, cuando se fracturó un hueso del pie izquierdo en la derrota 7-5 de los Royals frente a los Astros de Houston, la expectativa de Soler terminó antes de cruzar la primera mitad de temporada. Y, aunque había bateado apenas .194 en sus últimas 39 visitas al home plate, sus resultados generales estaban mostrando parte del ascenso que se ha convertido en un hecho este año: Promediaba .265.354/.466, con 9 jonrones y 28 remolcadas, elevando el BABIP (Average de bolas puestas en juego) del anémico .203 en 2017 hasta .340.

Ahora, 438 días desde aquel capítulo gris en la carrera de Jorge Soler, cuando tocó fondo al irse de 34-0, las perspectivas de un gran año siguen generando emociones. Devolviendo esa misma sonrisa de siempre a su rostro, la energía de su swing y un concepto más apropiado para trabajar cada turno contra los lanzadores de Grandes Ligas, Soler ha ido progresando y, después de tanto batallar, su talento está ayudándolo para incluirse entre los sluggers más respetados del juego. Eso sí, no será fácil mantenerse a este nivel inicial —mientras se acumulan más turnos—, donde aparecen los bateadores calificados con más poder esta temporada en MLB —varios de ellos quienes han mantenido un historial de excelencia ofensiva—, pero apreciar cómo Soler ya es parte de la élite significa que a sus 27 años está comenzando a vivir el mejor momento de su carrera:

En este grupo de 14 jugadores, Jorge Soler se une a Ketel Marte (Arizona), Hunter Renfroe y Franmil Reyes (ambos de los Padres de San Diego), como los bateadores que tal vez no esperábamos ver aquí a mitad de junio. Y, si te fijas, de los 14 hombres, Soler es el séptimo que más remolcadas acumula (52), detrás de Mike Trout (56) por la Liga Americana.

Cuando ves ese resultado 11 días antes de terminar el tercer mes de la temporada, puedes estar seguro de que, si se mantiene sano, Jorge Soler hará historia este año con los Royals de Kansas City. Sus 20 jonrones en 73 juegos, según Elías Sport, ya trascendieron como el nuevo récord para la franquicia, superando en dos juegos menos los 20 de Jermaine Day (registró esos 20 en los primeros 75 partidos de 2001). Promediando .243 y .304 OBP (porcentaje de embasado), periféricos que muestran una regresión si los comparamos con el .265 BA y .354 OBP de 2018, la gran diferencia de Soler ha estado en el impacto de sus índices de poder.

Está esculpiendo promedio de .527 slugging —bastante similar al .531 xSLG (slugging-esperado, según StatCast), en un nivel superior al .446 de su carrera— y .282 ISO (Poder Aislado), justamente la diferencia entre el average y el slugging. A ese ritmo, y esperando que se mantenga sano, Soler podría integrar el club de apenas 11 bateadores con al menos 30 jonrones en la historia de los Royals. Mike Moustakas tiene el récord desde que bateó 38 en 2017, pero el único en repetir dos campañas con tales marcas ha sido Danny Tartabull (34 en 1987 y 31 en 1991). Con muchos más retos que pitcheos por delante en otra temporada perdedora para los Royals de Kansas City, el cubano Jorge Soler intentará mantener el ritmo de su swing —aún tiene que perfilar su disciplina en el plato— y la coordinación que lo ha llevado a activar de nuevo las expectativas de todos sus seguidores.

Luego de tocar fondo a finales de 2017 e inicios de abril en 2018, Soler demostró que, cuando hay talento, los resultados pueden estar tan cerca siempre que exista perseverancia y deseos de triunfar. Tal vez no pueda batear 35 o 40 jonrones, pero uno de los mensajes que ya podemos llevarnos sobre el outfielder de Melena del Sur, es que su talento nunca fue sobrevalorado: Aún tiene el potencial suficiente para asombrarnos, con uno y otro giro aniquilador de su swing para protagonizar otro instante espectacular de emoción.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol! 

 

ver más