Lo que aprendimos este domingo: Industriales y Pinar, ¿la rivalidad más equilibrada del béisbol?

Cuando juegan Pinar del Río e Industriales, es emocionante y tenemos una de las más grandes rivalidades del béisbol cubano. El movimiento de la fanaticada lo reafirma: Vimos cientos de aficionados vestidos de azul, dentro de un verdadero mar verde en las gradas del parque Capitán San Luis. La trompeta y los coros se sentían por encima de ambos dugouts de los equipos... En el diamante, la pasión y el desafío no faltó, a la par de las jugadas que nos hicieron saltar del asiento, como las atrapadas de Yolbert Sanchez, titular para un Guante de Oro entre los torpederos que jugaron este domingo. 

De los cuatro grandes, Industriales vs Pinar del Río ha sido la rivalidad más equilibrada del béisbol cubano desde 1962... ¡Cielos!: Ellos nos han regalado una cerrada serie histórica de 105 por 105, después de la victoria de los Azules este domingo 4-0, guiados por dos empujadas de Yohandry Urgellés, castigador del pitcheo pinareño.

Eran las 5:07 minutos de la tarde, cuando Denis Castillo lanzó un boleto (en conteo de 3-2) de seis pitcheos contra el leadoff pinareño, Reinier León. Rápidamente, salió el coach de pitcheo José Elósegui y llamó al relevista Adrían Sosa —que había calentado casi un juego en el bullpen—, mientras todos los jugadores del infield y el receptor Frank Camilo Morejón mostraban su afecto frotándole la cabeza y con palmadas en el hombro al derecho de 23 años. 

Castillo regresó caminando al dugout, donde lo esperó el resto del equipo de Industriales para entregarle una muestra de felicitación por su excelente apertura de ocho entradas sin admitir libertades, otra vez en la lomita del equipo contrario. Él se veía fatigado —eso es entendible, pues ha lanzado 17 innings consecutivos sin admitir carreras, si sumamos el domingo pasado y este—, yo diría más por el esfuerzo mental que físico.

Denis lanzó otra apertura a la altura que, desde 1963, SOLO TRES PITCHERS CON INDUSTRIALES habían logrado antes que él: Protagonizar una blanqueada contra Ciego de Ávila y Pinar del Río en la misma temporada. La hazaña fue conquistada este domingo por el diestro del municipio Ciro Redondo contando que, hacía una semana, pintó de blanco el estadio José Ramón Cepero en la victoria (que terminó en barrida, después de 23 años) de Industriales por 7-0. Sus antecesores fueron otros excelentes lanzadores con los Azules de la capital:

  • Frank Monthiet, 45 Serie Nacional en 2006.
  • Arleys Sánchez, 49 Serie Nacional en 2009-2010.
  • Odrisamer Despaigne, 50 Serie Nacional en 2012.

La fuerte lluvia obligó a la terminación del juego cuando los Vegueros intentaban buscar el empate en el final del noveno episodio, con el suspiro de un hombre en la inicial, sin outs, y la posibilidad clara de que llegaran Donal Duarte y Williams Saavedra. Pero todo quedó ahí.

Antes de despedir la transmisión de la televisión cubana, uno de los camarógrafos penetró en el Club House de Industriales, e intentó robarle un saludo a Denis Castillo en el camerino. Pero el muchacho, sonriente y con cara de penoso –aunque sus compañeros le dieron ánimo para que dijera algo ante la cámara— prefirió ocultar su rostro y pasar desapercibido. Eso me conmovió, porque se nota la humildad del joven de solo 23 años. 

Ahora recuerdo cuando lo dejaron fuera de su ex equipo, los Tigres de Ciego de Ávila, por ese claro desajuste que tenía, con una tasa de boletos que subió hasta 4.3 BB% por cada nueve innings. Sin embargo, este año, con un trabajo esmerado, Castillo de regreso al diamante con los Industriales ha vuelto a mostrar parte de su talento –con una recta de más de 90 millas por hora, suficiente para este béisbol— y el coraje que realmente tiene, distante a ese pitcher del pasado que se desajustó completamente y no encontró un guía. 

¡Mi felicitación por sus actuaciones! Y también, otro punto a favor de Víctor Mesa, principal revitalizador de la carrera de este joven lanzador, que parecía metido en un abismo de inconsistencia. Para Industriales la actuación de Denis será vital una vez a la semana y, aunque no tenga otro pitcheo así, de domingo a domingo, lo que ha hecho a sus 23 años, es digno de destacar, pues clasifica detrás de un astro en su momento, como lo fue a los 21 años el derecho Frank Monthiet.

Tarjeta de Comodines en juego

Los Piratas de la Isla estallan y pegan nocaut por 13-3 a Santiago de Cuba. Sin palabras: El regreso de Michel Enriquez está dando una intensa inspiración a los isleños. La ofensiva golpeó 14 imparables y Michel, ese mítico antesalista del número “12”, llegó a 1942 hits en 21 temporadas, camino a la gloriosa marca de 2000. Jonathan Carbó sopló siete boletos en cinco innings, pero recibió tanto apoyo y Santiago de Cuba fue tan improductivo al bate, que le anotó solo tres carreras de 15 embasados. …Sí, Ciego de Ávila devolvió los tres jonrones de Las Tunas, con un golpe de cuatro cohetes:

Si el campeonato terminaba este domingo, el martes estaríamos esperando entre las series de Comodín el mismo duelo de campeón y subcampeón de la 56 Serie Nacional, Granma vs Ciego de Ávila. Los Tigres están debajo de los Cazadores en la tabla de posiciones y, aunque aún tienen tiempo de arreglar las cosas, su manager Roger Machado sabe que una serie de #Comodín ante los Alazanes, podría peligrar su clasificación a la siguiente ronda. Y, claro, ¡cómo no! Esa (hipotética) serie también podría dar como resultado la eliminación de Granma, así que, por el bien de la rivalidad, al menos a mí no me gustaría ver eso… Creo que sería mejor una revancha entre ellos para los playoffs en 2018. …Los Gallos levantaron un juego que perdían por 8-2 cuando se había ido al olvido el final del sexto capítulo en el estadio municipal de Vertientes. 

¡Wow!: Otra vez Frederich Cepeda picó –¡a la hora buena!— por los espirituanos, y su jonrón que puso el partido por 8-5 en un “lucky seven” avivó la fiesta ofensiva, en un inning que podría ser inolvidable en el Yayabo, rumbo a la clasificación soñada. 

¡Oye, Holguín es el mejor de la historia jugando el 24 de septiembre! Si el campeonato o la clasificación se decidiera por un día, los Cachorros lo ganarían todo. Desde 2013, cuando se comenzó a ajustar el calendario de la Serie Nacional cubana con juegos de béisbol en septiembre, el único equipo que jamás ha perdido es el de los holguineros. Ellos suman 4-0 con el éxito de este domingo por 14-11 sobre Mayabeque, así que, entre tantas decepciones este año, vale la pena resaltar algo divertido.

¿Villa Clara quiere empujar por la batalla del Comodín? Sí… parece que aún quieren hacer lo posible. Ellos le ganaron la doble tanda a Cienfuegos este domingo, lo que deja algo de fe con ese récord de (15-17). No obstante, fanáticos villaclareños, existe un único camino con una sola actitud: Jugar con toda la entrega que requiere una verdadera lucha de vencer o morir, y ganarle al menos ocho de 12 partidos a: Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Mayabeque y Pinar del Río. ¿Que si es difícil? Cierto. Pero es todo el sendero que regalaron en 10 derrotas por diferencia de una a tres anotaciones. 

El sistema de clasificación actual no será el mejor de todos los tiempos –aunque me parece bastante emotivo para el nivel de hoy día—, pero, al menos obliga a los 16 equipos a mantener la perspectiva de victorias desde el primer día. Como ya hemos visto, un mal inicio en no pocas ocasiones les ha costado la clasificación a varios equipos. 

¿Te acuerdas lo que pasaron Pinar del Río y los Industriales en 2016 y el propio Villa Clara de 2015?... Aquellas fortalezas que pensábamos serían mucho mejor con cinco refuerzos, terminaron ahogadas en sus respectivas novenas sin clasificación, lo que entonces le ofreció la posibilidad de ganar a otras selecciones. 

Por el momento, tenemos delante a diez equipos que luchan por la clasificación a la segunda ronda, donde los primeros cuatro pasarán directamente, y otros cuatro discutirán la serie de Comodines a mediados octubre. ¡Sí!, aún vamos a tener algunas emociones extras por estos días…

 

 

ver más