Historia de Cuba en CM: 2006, debut histórico

La historia de los Clásicos Mundiales para Cuba resulta, como casi todo lo que envuelve a la isla caribeña, controversial.

Antes del inicio de la primera edición de estos torneos, en el 2006, el Departamento de Estado de Estados Unidos prohibió la presencia del elenco cubano al hacer uso de la reglas del embargo norteamericano, para vetar la entrada de ganancias al país por medio de la participación de los cubanos.

Sin embargo, la renuncia de Cuba a todo estímulo monetario y su compromiso de donar las ganancias de su participación a las víctimas del Huracán Katrina, que había dejado completamente desolada la ciudad de New Orleans, en el sur de los Estados Unidos, unido a la solidaria respuesta de países caribeños como Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela, quienes amenazaron con no tomar parte en el torneo si Cuba no aparecía en el mismo, la gestión de Paul Archey por parte de MLB y el Comité Organizador del torneo, así como la intervención del Comité Olímpico Internacional, provocaron la caída de la sucia y baja estrategia ante los cubanos y la final entrada de los caribeños en el inaugural Clásico Mundial de Béisbol.

De esta forma, sin aún iniciarse el evento, Cuba se había ganado el respeto de los demás elencos contendientes y el respeto de la afición mundial que los aplaudió durante todo el torneo.

Finalmente los cubanos quedaron ubicados en el Grupo C, que tenía por sede al estadio Hiram Bithron de Puerto Rico. Los nacionales llegaron a San Juan, Puerto Rico, para completar sus tres partidos ante los rivales de Panamá, Holanda y el país sede, Puerto Rico. Veamos en definitiva como transcurrió la histórica presentación de Cuba en el máximo evento beisbolero mundial. 

Team Cuba

Clásico Mundial de Béisbol 2006

Rivales del Grupo C: Panamá, Holanda, Puerto Rico

Camino de Cuba en el torneo

Yulieski Gourriel

8 de marzo, 2006: Cuba 8, Panamá 6 (11)

BOX

La primera salida de los antillanos fue ante Panamá bajo una gran expectativa por la presencia de jugadores de las Ligas Mayores norteamericanas en el roster de los istmeños, y ser la primera vez que al máximo nivel dos elencos de estos países se enfrentaban.

En un partido lleno de dramatismo Cuba venció en 11 entradas 8-6 a Panamá, país que estaba obligado a triunfar al haber caído un día antes 2-1 antes los boricuas. Yulieski Gourriel fue la gran figura bateando de 4-3 con un jonrón y remolcó 4 carreras para mantener a Cuba en la pelea con un equipo panameño aguerrido que se negaba a dejarse dominar, impulsado por un cuadrangular de tres carreras de Rubén Rivera en la sexta entrada. El bambinazo de Gourriel, en la parte alta de la novena entrada con dos outs y Michel Enríquez en base, puso a Cuba arriba, 6-4.

Yadier Pedroso, el relevista de 19 años de edad que había helado la ofensiva panameña desde el jonrón de Rivera, se metió en líos en la parte baja de la novena y salió con dos corredores en base. Lo relevó Yunieski Maya, quien llenó las bases en una jugada defensiva inefectiva. Después de ponchar a Herrera, permitió un hit de Olmedo Sáenz, que puso el juego 6-5. Luego ponchó corajudamente a Carlos Lee, pero le pegó un pelotazo a Earl Agnoli, para empatar el juego, 6-6. En ese inning y ante el próximo bateador, Rubén Rivera, Maya se puso debajo 0-3 en el conteo de pitcheo, por demás, uno de los lanzamientos fue tan adentro que casi golpea al bateador panameño. La realida, Panamá y el experimentado Rivera no supieron aprovechar el momento para dejar a Cuba al campo y esto les costaría caro.

En el onceno con dos outs y dos corredores embasados por pelotazo y base por bolas, el manager cubano Higinio Vélez llamó al emergente Yoandry Garlobo, quien pegó un sencillo que remolcó a Michel Enríquez para colocar a Cuba delante 7-6. Luego, Frederich Cepeda impulsó a Gurriel para aumentar la ventaja y sellar el marcador final, 8-6.

Así terminaba el primer choque de Cuba en Clásico Mundiales, siempre con algo de suerte, de Maya haber golpeado a Rivera en aquel emocionante noveno inning, la historia de Cuba en el Clásico inaugural hubiera marchado por un camino diferente.  

Cuba vs. Holanda

9 de marzo, 2006: Cuba 11, Holanda 2

BOX

El segundo choque de Cuba resultó solo un manjar para los cubanos. Triunfo de 11-2 aseguró a los cubanos en la segunda ronda del torneo mundialista. El choque fur triunfo para el derecho Ormari Romero quien en 4 1/3 de trabajo no permitió carreras con 5 ponches propinados.

El abridor holandés, el zurdo Diegomar Markwell no pudo con la ofensiva cubana que en 3 1/3 le hicieron 4 carreras.

Cuadrangulares de Osmani Urrutia quien impulsó 3 hombres y de Yoandry Garlobo, quien bateó de 5-4 con 3 impulsadas y de paso se ganó el puesto de regular, fueorn factores vitals en la victoria de Cuba.

El derecho Yadel Martí comenzaría su histórico andar en el torneo con relevo de 3 1/3, un solitario indiscutible y 5 ponches propinados. Cuba ya estaba entre los 8 mejores del mundo.

Bernie Williams

10 de marzo, 2006: Puerto Rico 12, Cuba 2 KO (7)

BOX

Puerto Rico y su público reunido en el estadio Hiram Bithorn celebraron de lo lindo, al disponer de Cuba por la vía del nocao beisbolero 12-2, y de paso dominar el Grupo C del torneo de cara a la segunda ronda.

Estrellas como Bernie Williams, Alex Cintrón y Carlos beltrán, jonronearon por los dueños de casa, para terminar con balance perfecto de 3-0 la primera ronda del torneo.

El abridor de Cuba, el zurdo Yulieski González, no pudo con la ofensiva rival y explotó en el mismo inning de apertura, tras regalar tres boletos consecutivos. Cuba escaparía en la entrada cuando el relevista Luis Borroto dominó a Luis Matos para dejar la casa llena.

Pero Puerto Rico estaba dispuesto a no dejar escapar otra oportunidad. En el segundo inning con dos outs, Borroto permitió sencillo de Alex Cora que trajo a Williams a la caja d ebateo y este disparó enorme cuadrangular para un 2-0 inicial.

Cuba ripostó en el tercero con una carrera ante el abridor Dicky González, por sencillo remolcador de Osmani Urrutia. Sin embargo, Cintrón remolcó ante Borroto dos en el cuarto inning para dar más vida a su elenco.

Borroto explotaría en esa misma entrada donde otrso tres lanzadores por Cuba serían utilizados, en una entrada que al culminar mostraba un 7-1 para los boricuas.

En el quinto Puerto Rico adicionó oras cinco carreras, cerradas por el cuadrangular de tres carreras de Carlos Beltrán ante Jonder Martínez.

En el encuentro los ánimos se caldearon cuando primero Jonder le pegó la pelota a la cabeza de Ricky Ledee sin golpearle y después cuando en el séptimo José Santiago cerraba y le dio pelotazo a Juan C. MOreno lo que provocó que las bancas se vaciaran y la expulsión del lanzador.

Fernando Cabrera cerró el encuentro que marcó solo la segunda derrota por la vía del nocao para Cuba en eventos internacionales, la anterior en 1983 ante Taipei de China.

Pese a la derrota Cuba avanzó a la segunda ronda con balance de 2-1 como segundo del Grupo C.

Rivales de la Segunda Ronda: Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela

Pedro L. Lazo

12 de marzo, 2006: Cuba 7, Venezuela 2

BOX

La segunda ronda del torneo para Cuba los puso a lidiar con los poderosos elencos de Venezuela, República Dominicana y Puerto Rico, todos cargados de estrellas de Grandes Ligas y quienes al final lucharían por dos boletos para las semifinales. La ronda para muchos significó lo más cercano a una verdadera Serie del Caribe después de una larga ausencia de Cuba.

El 12 de marzo Cuba salió a enfrentar a Venezuela después de sufrir una de las derrotas más penosas en la arena internacional en 23 años. Pero con un pitcheo de lujo y bates de dinamita venció 7-2 a Venezuela que no pareció el elenco que todos esperaban.

Los bates venezolanos, anémicos en la primera vuelta, volvieron a enmudecer y apenas consiguieron cinco hits frente a Cuba. Miguel Cabrera, su toletero más peligroso, se fue de 3-0, con dos ponches, y Bobby Abreu quedó en blanco en tres turnos.

Y el cuerpo monticular, la coraza del buque, se hundió tras la salida del abridor Johan Santana luego de cinco innings completos.

Santana, ganador del Cy Young de la Liga Americana en el 2004, puso su granito de arena con cinco entradas, en las que toleró dos hits, una carrera y ponchó a cinco. Sus compañeros, en cambio, pisotearon su esfuerzo.

Para Cuba fue un respiro de aire fresco y una clara respuesta a las dudas que surgieron después de perder 12-2 contra los puertorriqueños el viernes en la clausura de la primera ronda.

El abridor cubano Yadel Martí fue el primero que amarró los maderos de la selección vinotinto, al no permitir hits en las cuatro primeras entradas. El derecho salió cuando le conectaron dos hits en la quinta, y se retiró con tres boletos y cuatro abanicados.

Pedro Luis Lazo tomó las riendas de ahí en adelante y, aunque le rayaron dos en la séptima, ya Cuba había hecho el daño con siete carreras. Los campeones olímpicos fueron a la carga en el segundo, con un doble de Yoandri Garlobo y un hit remolcador de Ariel Borrero. La explosión ofensiva llegó en la sexta frente al relevista Giovanni Carrara, al que le marcaron un racimo de cinco, incluyendo un jonrón de tres carreras de Frederich Cepeda.

Eduardo Paret recibió boleto para abrir el inning y cruzó el plato con hit de Michel Enríquez. Un par de pifias defensivas de Omar Vizquel, el ganador de diez guantes de oro en las Grandes Ligas, colocaron a dos corredores en base, y Cepeda sacudió un toletazo que se voló la verja del jardín derecho.

El próximo bateador, Ariel Pestano, conectó un jonrón solitario. Cuba sumó otra en la séptima, con un hit impulsor de Osmani Urrutia. Venezuela respondió con dos rayas en la parte baja del séptimo, producto de un bambinazo de Endy Chávez con Edgardo Alfonzo en base. Los sudamericanos se perdieron una oportunidad dorada en la quinta, cuando llenaron las bases sin outs, pero Chávez, Vizquel y Guillén sucumbieron ante los envíos de Lazo.

David Ortíz

13 de marzo, 2006: República Dominicana 7, Cuba 3

BOX

El 13 significó ser un número de verdad de mala suerte para Cuba cuando los nacionales enfrentaron a República Dominicana este día, elenco que terminó imponiéndose con marcador de 7-3 pese a pasar apuros en los finales.

Ofensiva de Miguel Tejada con 2 impulsadas y de David Ortíz quien jonroneó e impulsó 2, combinado con 2 errores de Cuba, dieron al traste con un triunfo en el segundo juego de la segunda ronda que puso a Cuba en partido de vida o muerte ante Puerto Rico, en el último choque de la ronda que concederá dos boletos a las semifinales.

El zurdo Odalis Peréz trabajó de forma excelente durante 4 2/3 con solo 3 indiscutibles concedidos para maniatar a Cuba mientras el abridor cubano Vicyohandry Odelín era castigado temprano y el dúo de Yadier Pedroso y Jonder Martínez no podían contener a los dominicanos para encajar una costosa derrota.

David Ortíz jonroneó ante el derecho Jonder Martínez impulsando dos carreras bajo la frustación del receptor cubano Ariel Pestano y Dominicana se hizo camino seguro en el choque.

Sin embargo, Cuba enseñó garras, se acercó 7-3 y en el noveno episodio tuvo oportunidad de empatar el choque con bases llenas y dos outs, cuando el emergente Joan Carlos Pedroso se ponchó ante los envíos del cerrador Fernando Rodney para dar por terminado el partido.

Cuba vence a Puerto Rico

15 de marzo, 2006: Cuba 4, Puerto Rico 3

BOX

En un dramático partido los nacionales enfrentaron por segunda vez en un choque con matices de eliminación a Puerto Rico en un delirante estadio Hiram Bithron que confió en su elenco por el fácil triunfo de 12-2 ante Cuba en la ronda inicial, pero que esta vez encontró al verdadero equipo cubano plantado en el terreno.

Las designaciones de los mentores cayeron en Dicky González por los boricuas y Ormari Romero por los cubanos y mientras Romero brilló en 4 entradas, González no tuvo la suerte del primer choque ante Cuba y en 3 1/3 de marchó con 4 carreras a su cuenta y al final la derrota.

Curiosamente el mentor cubano Higinio Vélez no pudo estar en el banco cuando el histórico triunfo cubano, al ser expulsado en la séptima entrada por discutir una jugada de apreciación en segunda base.

19,773 fanáticos enmudecieron cuando el último out, ponche del relevista Vic Odelín al estelar Iván Rodríguez, se concretó. El mismo Rodríguez había arruinado en la séptima entrada la posibilidad de un empate a cuatro en un corrido desde primera base sobre indiscutible de Carlos Beltrán que había impulsado la tercera de los boricuas en el choque. Fue una jugada clave en el juego. Ante el batazo de Beltrán, el jardinero central de Cuba, Carlos Tabares, pifió por un momento la pelota a lo que Rodríguez emprendió su vuelta por la tercera base camino al home plate, pero un tiro de relevo al segunda base cubano Yulieski Gourriel y un tiro perfecto de este al receptor Pestano, pondrían fin a la aventura de Rodríguez y de paso exaltarían su frustración. Puerto Rico no anotaría nuevamente.

El cuarto, fue el inning clave del juego. Un error del paracorto Alex Cintrón permitió a los cubanos anotar tres veces, que resultó decisivo en el desafío. Osmani Urrutia y Yoandri Garlobo abrieron con hits. Ariel Pestano se plantó a tocar bola, pero le cambiaron la seña y conectó un rodado rápido por segunda base, que Alex Cora detuvo en el suelo y se la empujó a Cintrón para forzar en la inicial, en jugada que Pestano era safe. Alexei Ramírez recibió boleto y se llenó la casa. Relevó José Santiago, y golpeó a Paret para quebrar el empate. Enríquez roleteó a tercera y forzaron en home a Garlobo. Siguió Gourriel y roleteó al short, pero la pelota se le escapó ligeramente de la mano y en la prisa tiró mal a segunda base, y anotaron Ramírez y Paret.

Cuba había tomado la delantera en el mismo primer episodio por boletos a Paret y Enríquez, robo de tercera y avance a home en roletazo por el cuadro. Puerto Rico empataba en el final de la primera por jonrón de Bernie Williams, pero sería esta la única carrera permitida por el abridor Romero en su excelente labor de 71 lanzamientos.

Cuba esta vez se desquitaba de buena manera y dejaba al país sede en el camino sin posibilidades de avanzar a la primera semifinal del torneo, en donde República Dominicana espera pacientemente como gran favorita.

Semifinales

Cuba elimina a República Dominicana

18 de marzo, 2006: Cuba 3, República Dominicana 1

BOX

Cuba, el único equipo junto con el de Sudáfrica y China que llegó al torneo sin jugadores que militan en las Grandes Ligas, dio toda una lección de fundamentos de béisbol, para ganar al equipo plagado de figuras millonarias, que era el favorito al título.

El partido tuvo dos fases muy diferentes, con seis entradas en las que se vivió un gran duelo en la lomita del Petco Park de San Diego, con los abridores Bartolo Colón por República Dominicana y Yadel Martí por Cuba.

Ninguno de los dos permitió anotaciones y sólo en la parte baja de la sexta entrada, con el derecho Pedro Luis Lazo en el montículo por Cuba, Dominicana fabricó la primera carrera del partido, con sencillo al jardín Central de Plácido Polanco y de Miguel Tejada al derecho, para que un doble error del segunda base Yulieski Gourriel permitiese a Tejada pisar la registradora.

Cuando todo parecía que estaba a favor de Dominicana, en la parte alta de la séptima entrada surgió el bateo oportuno y demoledor de Cuba, para conseguir el racimo de tres anotaciones contra el relevista zurdo Odalis Pérez y Salomón Torres.

Gourriel anotó la primera para Cuba con rodado a segunda de Frederich Cepeda, Osmani Urrutia bateó sencillo al jardín central y Rydy Reyes logró la segunda, para que fuese Carlos Tabares el autor de la tercera, con elevado de sacrificio de Alexi Ramírez.

La sorpresa estaba servida porque Lazo siguió lanzando una gran pelota y Cuba en la parte alta también pudo anotar, al dejar a tres corredores en circulación.

Lazo (1-0) se llevó el triunfo al completar cuatro entradas y dos tercios, para espaciar cinco imparables con una carrera que fue sucia, dio una base por bolas y sacó cinco ponches, incluido el último "out" del partido, que se lo recetó al bateador designado Alfonso Soriano.

El derecho cubano completó 85 lanzamientos, con 55 strikes, mientras que Martí hizo 65 y 35 fueron también buenos.

La derrota fue para el relevista Pérez, abridor de los Dodgers de Los Angeles, que sólo sacó un "out", el primero del séptimo episodio, pero cedió dos imparables con dos carreras.

Colón, quien lanzó seis entradas, se fue sin decisión. después de seis entradas de trabajo con seis imparables, no dio bases por bolas y sacó cuatro ponches.

Martí también se quedo sin decisión. al completar cuatro entradas y un tercio con tres imparables cedidos, una base por bolas y retiró a dos bateadores por la vía del ponche.

Los cubanos de este modo accedían a la final del torneo mundialista, poco más de un mes después que habían sido desechados por el Departamento de Estado norteamericano para participar en el torneo. La entrada al final de Cuba demostró cuan sabio es a veces también el deporte.

Final

Ichiro anota por Japón

18 de marzo, 2006: Japón 10, Cuba 6

BOX

Japón, un país enloquecido por la pelota, derrotó 10-6 a Cuba y se coronó campeón del primer Clásico Mundial de Béisbol.

Daisuke Matsuzaka permitió apenas una carrera en cuatro entradas e Ichiro Suzuki anotó tres veces para guiar a Japón a su primer título internacional desde la Copa Intercontinental de 1997 en Barcelona, España.

Los asiáticos también ganaron el mundial de 1973 en Italia y la medalla de oro en las olimpiadas de Los Angeles en 1984, cuando el béisbol era un deporte de exhibición en el menú olímpico.

La final fue un careo entre la potencia asiática del béisbol, donde el "yakyu" supera en popularidad al fútbol y otros deportes, y el campeón olímpico y mundial.

Cuba tiene una amplia ventaja en sus partidos contra Japón en las olimpiadas, mundiales y la Copa Intercontinental, aunque ha caído en sus dos últimas salidas frente a los asiáticos. En ambas ocasiones, el rival en el montículo era Matsuzaka, nombrado jugador más valioso del campeonato.

El derecho lanzó ocho entradas en blanco en los Juegos Olímpicos de Atenas del 2004, en los que Japón venció 6-3 a Cuba en la ronda preliminar. Los caribeños tienen marca de 33-5 contra Japón.

Los cubanos dejaron en el camino a las tres potencias latinoamericanas del béisbol, Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana, y a pesar de sus credenciales internacionales, pocos esperaban que llegara hasta la final. El ataque nipón madrugó al abridor Ormari Romero, quien no duró la primera entrada.

Tsuyoshi Nishioka conectó un sencillo al cuadro y se robó la segunda. Suzuki recibió boleto, y Nobuhiko Matsunaka bateó otro hit al infield para llenar las bases y sacar a Romero del montículo.

El relevista Vicyhoandry Odelín golpeó al próximo bateador, Hitoshi Tamura, para impulsar la primera carrera. Después de abanicar a Tomoya Satozaki, le otorgó pasaporte a Michihiro Ogasawara y llevó la segunda carrera al plato.

Acto seguido, Toshiaki Imae disparó una roleta al jardín central que remolcó a Matsunaka y Tamura para las otras dos rayas. Eduardo Paret contestó en la baja de la primera, con un jonrón solitario en el cuarto envío de Matsuzaka.

Japón agregó dos en la quinta contra el relevista Norberto González, quien cedió un doble a Suzuki y sencillo a Matsunaka. Yadier Pedroso reemplazó a González, y Tamura le dio la bienvenida con un sencillo remolcador.

Satozaki avanzó a los corredores con un toque, y Adiel Palma sustituyó a Pedroso. Ogasawara bateó un elevado de sacrificio frente al nuevo pitcher para la sexta raya.

Cuba tuvo un prometedor rally en la sexta, con el relevista Shunsuke Watanabe en la lomita y un out en la pizarra. Yulieski Gourriel llegó a primera en un error del campocorto Munenori Kawasaki. Fue la primera pifia del torpedero, que hizo dos espectaculares jugadas con el guante.

Ariel Borrero conectó sencillo y Frederich Cepeda le siguió con una línea de doble por el jardín izquierdo que llevó a Gourriel al plato. Osmani Urrutia disparó sencillo remolcador, pero el designado Yoandry Garlobo cayó en una doble matanza que cerró el inning.

Cepeda produjo otras dos carreras en la octava con un jonrón con Gourriel en base. Japón marcó la séptima en una jugada apretada en el plato en la novena, en la que aseguró el partido con cuatro carreras.

Kawasaki se embasó en una jugada de selección y llegó a segunda con toque Nishioka. Suzuki bateó una línea al bosque derecho, y el patrullero Urrutia lanzó un dardo al plato. El catcher Ariel Pestano bloqueó el plato, aunque Kawasaki alcanzó a meter su mano derecha al lado del pie izquierdo del receptor. Después de una base por bolas a Matsunaka, el emergente Kosuke Fukudome impulsó dos con una línea al jardín izquierdo, y Ogasawara remolcó la otra con elevado de sacrificio.

Cuba terminó así su faena en el primer Clásico Mundial de Béisbol y lo hizo con notas sobresalientes. Los nacionales habían puesto en alto el lugar de Cuba pero sabían que mantenerlo allí no sería fácil. Tres años después la historia sería muy diferente.

Japón Campeón

Balance de Cuba CMB 2006: 5-3 (.625) 

Estadísticas del Cuba en el torneo 

 
MLB: Actuación de cubanos, Abril 28, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 27, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 26, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 25, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 24, 2017
MLB: Leonys Martín tiene sus días contados en Seattle
MLB: Actuación de cubanos, Abril 23, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 22, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 21, 2017

ver más