MLB 2019 | Grandal es el cátcher más consistente del juego; Yasmany Tomás regresa con los D-Backs; más notas…

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Jul 27, 2019

Ahora recuerdo el inicio de temporada, cuando los fanáticos de los Rojos de Cincinnati criticaron a la gerencia del equipo por no haber firmado al cátcher cubano Yasmani Grandal.

Para entonces, a finales de octubre de 2018, Grandal eligió la agencia libre, luego de promediar un OPS de .815 y enviar 24 pelotas más allá de los límites con los Dodgers de los Ángeles. Dos meses más tarde, en lo que podría considerarse como la etapa más crítica en la historia para los agentes libre de Grandes Ligas, los Brewers contrataron a Grandal por $18 millones y una temporada.

Evaluando de nuevo ese movimiento, seis meses después de la firma aquel 14 de enero pasado, el rendimiento del cátcher cubano está demostrando una vez más que el acuerdo valió la pena. Grandal está bateando .258/.374/.500, con 19 jonrones y 54 impulsadas luego de 97 juegos y 390 comparecencias en home. Con esos números, entre cátchers de ambas ligas que han viajado al menos 300 veces por el plato, Grandal lidera en fWAR (versión de FanGraphs) con 3.6, tiene la mejor tasa de bases por bolas (14.9%), y marcha de segundo en jonrones y tercero en carreras impulsadas —ambas categorías son lideradas por el cátcher de los Yankees, Gary Sánchez—.

Esta campaña, las calificaciones defensivas de Grandal no han sido tan eficientes como en los últimos años, pero he aquí un fuerte argumento por el cual aún podríamos decir que el cubano sigue siendo uno de los cátchers más cotizados del juego: Su consistencia.

Sí, cuando analizamos las curvas de rendimiento de todos los cátchers en MLB desde 2015 a la fecha, un lapso razonable donde podemos incluir a gran parte de los actuales titulares de la posición, Grandal sobresale con notables diferencias en varios aspectos determinantes. Esto es parte de lo que deberíamos considerar:

Estadísticas de los cátchers de Grandes Ligas desde 2015 a la fecha (para calificar se necesitan al menos 1500 PAs durante dicho rango)

Fuente: FanGraphs. Nota: Las estadísticas no incluyen los juegos de este viernes.

Es posible que el efecto de esta información no te tome de sorpresa pues, si de integralidad se trata, Grandal ha sido uno de los cátchers más consistentes del juego en los últimos años. Ahí puedes verlo. Lidera no sólo en fWAR sin muchos contratiempos: También es el único con más de 100 jonrones (108), una calificación defensiva (“Def”) sobre 100 puntos (128.2), redondeando su valor ofensivo con la mejor tasa de bases por bolas (13.1%). Lo más criticable en su rendimiento, podría ser el bajo promedio de .241 y su velocidad en función de la ofensiva —una deuda de casi todos los cátchers en la actualidad—, pero vale señalar que Grandal ha compensado esa falta de éxito produciendo carreras.

Entonces, el quejido de los fanáticos de los Reds traía un mensaje bastante claro: Obtener a Grandal se presentaba como un lujo imperdible, capaz de ofrecerle tanto valor ofensivo como defensivo a los Reds. ¿Lo que aprendimos?: Los cátchers de Cincinnati están produciendo el 13er peor OPS (.692) en las últimas 21 temporadas mientras, los Brewers, recibiendo el calor ofensivo de Grandal, han visto su mejor registro desde 1999: .846 OPS. 

Antes de esta temporada, el más alto OPS (slugging más el porcentaje de embasado) de Milwaukee fue de .817 en 2014 pero, al año siguiente, ese índice sufrió un declive hasta caer .100 puntos (.717). Y, lo que fue peor, para 2018, el descenso se estacionó en .657. Eso nos da la medida de qué tan cuidados fueron los Brewers para reforzar su línea central, ganando a uno de los cátchers más consistentes del juego en la actualidad.  

Yasmany Tomás es promovido, pero aún no tiene un rol definido en el roster de los D-Backs

Dos años, dos meses y 22 días se dicen fácil, pero ese fue el tiempo que debió esperar Yasmany Tomás para ser promovido de nuevo a Grandes Ligas por los Diamondbacks de Arizona. Tomás, que destrozó la Triple-A esta campaña, con 29 jonrones y un OPS de .944 (superando el .846 de su carrera en las Menores) en 98 juegos, debutó este viernes como emergente. Después de haber visto su último pitcheo de Grandes Ligas el 2 de junio de 2017 frente al derecho de los Marlins, David Phelps, Tomás falló en un rodado a tercera contra Jarlin García, otro lanzador de Miami.

Ahora la gran pregunta es cómo los D-Backs utilizarán a Tomás, mientras intentan jugar de nuevo por encima de .500 —registran marca de (52-52) tras la derrota de este viernes 3-2 ante los Marlins—. Por el momento, los D-Backs tienen todo su outfield ocupado, con David Peralta, Jarrod Dyson y Adam Jones de izquierda a derecha. Tampoco parece el instante de crisis en que la gerencia se decidió por subir a Tomás debido a una insuficiencia del lineup, pues el team acaba de registrar el mejor promedio (.270) y porcentaje de embasado (.349) esta campaña, respectivamente, y el segundo slugging más alto (.454) desde el .465 marcado en abril.

Y, si de defensiva se trata, el movimiento de traer de vuelta a Tomás no es de urgencia: Los D-Backs tienen el segundo cuerpo defensivo mejor calificado en DRS (Carreras Salvadas a la Defensiva), con más-82, superados únicamente por los Dodgers de los Ángeles (más-95). Entonces, una vez más, no hay dudas de que Arizona le ha ofrecido la oportunidad a Tomás, esperando una reedición de su estado óptimo en Triple-A: Si puede mantener los ajustes, su aporte a la ecuación ofensiva del team deberá adicionar calor al lineup. Así que, los turnos como emergente serán más frecuentes de lo que ahora imaginamos, al menos mientras Tomás no pueda ocupar el puesto de bateador designado o reciba una oportunidad para probarse de nuevo en el outfield —esta última hipótesis no parece la mejor opción para los D-Backs—.

Simplemente, démosle la bienvenida una vez más a Yasmany Tomás, por ganarse un regreso que no pocos esperábamos para finales de mayo, cuando su impacto con cuatro jonrones en un juego causó sensación en Triple-A. Esperemos, sin pensar que sea demasiado tarde para ambas partes.

Y, sabías que…

Yuli Gurriel puede batear 40 o más dobles otra vez. En la noche de este viernes, Yulieski llegó a 26 batazos de dos bases y ahora su frecuencia se detuvo en un doble cada 16 visitas al home plate. Con esa producción, las proyecciones indican que tendrá 38 dobles después de sus siguientes 140 viajes a la caja de bateo, aunque ese registro podría oscilar. En 2017, Gurriel ya probó lo que es batear más de 40 dobles cuando consiguió 43 en su primera campaña como titular de la inicial con los Astros de Houston, mostrando una frecuencia de uno cada 13 turnos —la mejor entre los siete cubanos que han alcanzado dicha marca en la historia de las Grandes Ligas—.

Hay 99 bateadores con al menos 328 PAs esta temporada y más ponches que hits. Michael Brantley encabeza esa lista con 81 hits por encima de sus strikeouts recibidos y Yuli Gurriel le sigue con 72. Sin embargo, he aquí una muestra de talento que deberíamos considerar: Yoán Moncada acumula 110 ponches y 108 hits, pero supera en promedio a 81 de los 99 bateadores calificados con más hits que ponches dentro de la liga. De hecho, Moncada está bateando para .297, un punto por encima de Yuli Gurriel, quien se ha ponchado 67 veces menos. Al final, ¿vas a criticar ese don del swing de Moncada, que logra producir y mejorar aun cuando los ponches parecen ser ineludibles? Así es, ¡su agresividad en el plato es y será la clave!

Lourdes Gurriel Jr. nos hace recordar a Rafael Palmeiro y José Canseco. Con ese impresionante regreso donde Gurriel Jr. promedió 1.063 OPS en junio pasado, sus porcentajes generales se dispararon, a punto de promediar slugging por encima de .600 y OBP (Porcentaje de embasado) alrededor de los .380. Sin embargo, como era de esperar, dado el gran momento que vivió “Yunito” en el plato, las inevitables regresiones llegarían. Su promedio de .337 (113 PA) en junio ha bajado a .228 en sus últimas 86 apariciones en home y, por ende, eso ha hecho que el magnífico slugging de .630 ahora esté en .456. No obstante, Lourdes aún tiene todo para hacer historia. Y, aun sintiéndose atacado por este slump en el plato, su slugging general es de .578 y la frecuencia de jonrones de uno cada 15.1 turnos al bate. ¿Qué tan bueno han sido esos números? En la historia de las Mayores, sólo dos jugadores cubanos han registrado más de 502 comparecencias en home, con al menos .500 slugging y una frecuencia de jonrones inferior al 16.0. ¿Quiénes fueron? Sí, José Canseco (98’-99’) y Rafael Palmeiro (99’).

Lourdes Gurriel Jr. tiene apenas 286 apariciones en el home plate esta campaña y, a decir verdad, será casi imposible que pueda acumular al menos 502 para incluirse entre los bateadores calificados del juego este año. Sin embargo, su talento ha sido capaz de rozar marcas históricas intocables. Tal vez este no sea el año en que “Yunito” logre dar el salto directo a un nivel superior, pero puedes asegurar que está en el camino de hacerlo.

El futuro espera por nosotros.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más