Ganadores y perdedores en los Premios de la 57 Serie: Analizando los Bates de Plata

Por: Yirsandy Rodríguez | yirsandybdc2018@gmail.com

¡Vamos a debatir de béisbol! A continuación, viene mi análisis de todos los que debieron ser los Bates de Plata en la 57 Serie Nacional de Béisbol de Cuba:

Cátcher

Veredicto: Yosvany Alarcón, Las Tunas.

Mi elección: Osvaldo Vázquez, Ciego de Ávila/Matanzas.

Lo que deberíamos apreciar: Vamos a comenzar por recordar lo principal: Estamos analizando aquí únicamente el rendimiento ofensivo. Partiendo de (bdc) Off/WAR, tendríamos un empate entre Alarcón y Vázquez con 10.1. Así que debemos mirar más adentro. Para eso, vamos a hacer una comparación justa. ¿Qué similitudes tenemos entre las responsabilidades de Vázquez y Alarcón? La ventaja para escoger a un bateador de ellos dos está en que ambos son limpia bases dondequiera que estén. Asumiendo eso, Vázquez superó considerablemente a Alarcón: Empujó 71 carrera, 16 más que las 55 de Alarcón, y lo hizo con mayor efectividad y menor BABIP, .259 por .325. Si miramos el rendimiento ofensivo completo, quizás Off/WAR haya favorecido al tunero (al menos para empatar a Vázquez) por su ventaja como corredor. Pero el cátcher avileño marcó la diferencia si de producción se trata:

Bateo con corredores en bases

  • Yosvany Alarcón: .298/.394/.466, .860 OPS, 11 RBIs del empate o la ventaja.
  • Osvaldo Vázquez: .278/.454/.506, .960 OPS, 21 RBIs del empate o la ventaja. 

¿Parece difícil de resolver esta comparación? ¡No lo creo! La superioridad de Vázquez es notable. Él consiguió .278 BA con corredores en circulación (20 puntos menos que Alarcón), pero le sacó prácticamente el doble de las impulsadas del empate o la ventaja. Con menor promedio y una tasa 22.0 BB%, Vázquez resolvió el 86% de sus turnos con corredores en posición de anotar, ofreciendo más productividad. En cambio, Alarcón, que se instaló en el home encontrando solo el 65% de los corredores en posición anotadora, promedió .209 y un .860 OPS, 100 puntos menos que el .960 de Vázquez. Sin embargo, ¡Yosvany Alarcón ganó el premio! ¡Cosas de nuestro béisbol!

Primera base

Veredicto: Rafael Viñales, Las Tunas.

Mi elección: La misma.

Lo que deberíamos apreciar: ¡No tengo nada en contra del MVP! Esto fue lo que escribí el jueves 3 de agosto de 2017, en nuestros Rankings de Pretemporada sobre Viñales:

“Voy a dar seguimiento a todo lo que hace Viñales, en lo que será su temporada de muestra, después de haber salido de la banca a ser un bateador con calibre de jonronero”.

Esto fue algo de lo que ocurrió con el receptor de 25 años y la explosión repentina de su línea ofensiva:

2015: .286/.342/.486, 2HRs, 5RBIs en 39PAs. También tuvo un OPS de .828 y .200 ISO.

2017: .302/.376/.536, 12HRs, 42RBIs en 250 PAs. Su OPS mejoró a .912 en 211 PAs por encima de todas las de 2015. Mejor ISO .234, SECA .286 y 9.6 BB%.

“Viñales dejó de ser un jugador de cambio para convertirse en una de las figuras a seguir en la venidera temporada del béisbol cubano, donde sabremos si él es capaz de mantener esa línea de éxito o simplemente vimos algunos buenos turnos de una temporada centellante. Recordemos que su OPS como refuerzo de Camagüey no fue el esperado (.738), y en el RIPS dejó a 33 corredores de 41, para un pobre 19.5%”.

Desde antes de la temporada, quería saber si él podía repetir o aumentar su impacto y, ¡Wow, lo consiguió realmente! Viñales lideró la temporada regular con 13.0 Off/WAR, el 30th entre todas las mejores puntuaciones desde 2007. En ese mismo lapso, el único tunero que superó su rendimiento general (sobre el bateador de remplazo de la liga) fue Danel Castro, con 15.0 en 2010.

Segunda base

Veredicto: Yunior Paumier, Holguín/Las Tunas.

Mi elección: Carlos Benítez, Alazanes de Granma.

Lo que deberíamos apreciar: Ya toqué el tema de la polémica exclusión de Benítez como titular del Bate de Plata. Comparar a un jugador de 324 innings en la posición, con uno de 637, no es realmente algo justo. Paumier jugó solo 42 partidos en la posición y, de paso, su f/PLUS de menos-15 demostró que fue el peor de todos. Registró un RF de 5.27, bastante por debajo al 6.21 que necesitaba para obtener mejor puntuación. Paumier es un antesalista natural, no un segunda base o short stop, aunque le haya resuelto la situación a Las Tunas y Holguín. No obstante, comparándolo ofensivamente como hacemos aquí, es posible que cualquiera de ustedes se haya ido por uno u otro. Mi preferido para golpear es Benítez y, aunque es más lento, tampoco Paumier es ese jugador brillante que puede poner presión en las almohadillas –robó solo una base en cinco intentos.

Tercera base

Veredicto: Lázaro Hernández, Artemisa.

Mi elección: El mismo.

Lo que deberíamos apreciar: Estuve escribiendo de Lázaro Hernández desde el preciso instante en que conocí de su regreso a los Cazadores de Artemisa. Algunas ideas aquí: 

Jugadores que hay que ver: En este roster de los Cazadores, Lázaro Hernández se convierte en una figura para ver, a no ser que su poderoso brazo y swing compacto no estén de vuelta y con menos ponches que en el pasado. Otro regreso bajo la lupa será el del zurdo Misael Villa, que de seguro integrará algún puesto del 1 al 3 entre los abridores”.

Su reincorporación demostró, al final, que Artemisa necesitaba una pieza de bateo que liderara en el centro de la alineación y una de las esquinas del diamante. En 264 PAs, Lázaro sumó un 7.7 Off/WAR, .322/.397/.600, con un .997 OPS y 159 OPS ajustado. Aunque su .394 BABIP enfrentándose a los lanzadores derechos bajó a .286 frente a zurdos, el 58.3% de sus jonrones llegaron con corredores en circulación. Pero todavía tiene que desechar más pitcheos basura en el home plate (su tasa de 23.0% K fue muy alta), Hernández mostró su poder con un 39.8% HARD 181 bolas puestas en juego. Y eso, sobre todo, demuestra que su talento aún puede sorprender más en 2018.

Short stop

Veredicto: Yordan Manduley, Holguín/Artemisa.

Mi elección: Orlando Acebey, Sancti Spíritus/Industriales.

Lo que deberíamos apreciar: Vamos a partir de un concepto: ¿El Todos Estrellas es un premio de la etapa regular o de todo el campeonato? Para este analista, la postemporada no cuenta. Incluso, quienes conocen el sistema de premios saben que en ninguna liga del mundo la postemporada cuenta para el MVP o los Guantes de Oro. Entonces, deberíamos dejar claro que, Manduley, con apenas 155 PAs, no calificó para entrar a la disputa por el Premio de la posición. Es una pena que se haya omitido el trabajo de Orlando Acebey. Primero con Sancti Spíritus y luego con Industriales, el villaclareño sumó un 8.3 Off/WAR, y esta sólida línea ofensiva .340/.391/.452, con 52 RBIs, 17 de ellas del empate o la ventaja. Bateó .387 con corredores en posición de anotar, y fue el 4th bateador con 80 o más hits y una producción de 32.9% o más conectando hacia el lado opuesto. Si con esos numeritos no ganó el Premio, entonces tendrá que repetirlos en 2018 y esperar a correr con más suerte.

Outfielder

Veredicto: Frederich Cepeda, Sancti Spíritus/Pinar del Río.

Mi elección: Aceptable.

Lo que deberíamos apreciar: No estoy pensando solamente en el récord de sus 109 bases por bolas: Cepeda hizo mucho más que eso. A sus 37 años, se preparó físicamente y trabajó en 81 partidos, 667.2 innings, en 365 PAs con dos equipos. Después de todo eso, aún impone respeto en el cajón de bateo: Sumó un 7.9 Off/WAR, bateó .368/.553/.545, 11 HRs y 43 RBIs. Su 1.099 OPS fue fabuloso, y qué decir de su .339 BA con corredores en circulación. Cepeda empujó 15 veces la carrera del empate o la ventaja, promedió un radio de 29.7% de líneas conectadas y, de los dos lados del home, su excelencia con el madero todavía es élite en el béisbol cubano actual: 

Vs. Lanzadores derechos: .377/.577/.596, .378 BABIP, 10 HRs.

Vs. Lanzadores zurdos: .343/.484/.414, .371 BABIP, 1 HR.

Outfielder

Veredicto: Jorge Yhonson, Las Tunas.

Mi elección: La misma.

Lo que deberíamos apreciar: Jorge Yhonson jamás olvidará la temporada 2017: Él fue el primer bateador zurdo en ganar un título de bateo (.408) por encima de los .400 de average con bate de madera, y el segundo en general después de Robelquis Videaux en (.393) 1998. En los Leñadores, Yhonson cumplió de manera integral para el line up. Golpeó para 12.0 Off/WAR, .351 en RISP, .416 contra derechos y .373 contra zurdos. Con bases vacías, promedió .354, y con corredores en bases .464. De sus 57 RBIs, 11 sirvieron para traer el empate o la ventaja. Como bateador de contacto fue genial y le imprimió velocidad a la alineación: Anotó 69 carreras de las 166 ocasiones que entró en bases, y promedió un 33.0% de sus golpes hacia el lado opuesto. Su .430 BABIP provocó un inmenso debate en mi cuenta de Facebook.

Outfielder

Veredicto: Norel González, Villa Clara/Artemisa.

Mi elección: Aceptable.

Lo que deberíamos apreciar: Estoy pensando que el center field tunero Yuniesky Larduet pudo estar aquí. Pero en este tipo de Premios, en Cuba se recurre mucho más al impacto del jugador que a su eficiencia para el equipo. No obstante, si las lesiones no hubiesen dañado a Norel –contando también que habría jugado todos los partidos en vez de ir al compromiso internacional del Sub-23—, era posible haber visto su mejor campaña de poder. Pegó siete de sus ocho jonrones con corredores en bases y enterró sus problemas contra el pitcheo zurdo con un .396 BABIP y esta línea: .365/.425/.524. Pero lo que más me impresionó ojalá sea solo el inicio de un gran cambio ofensivo. Vi nuevos bríos en su ruta de bateo, algo que se reflejó en este reporte de sus conexiones:

GB%

2016: 52.4%

2017: 49.5%

FB%

2016: 18.9%

2017: 19.4%

LD%

2016: 28.7%

2017: 31.1%

PULL%

2016: 39.4%

2017: 45.4%

En resumen: Más flyballs, más unidades de línea y menor cantidad de bolas por tierra. Norel ha comenzado a halar la pelota cuando debe hacerlo, y a tirar de su swing con más frecuencia para aprovechar su fortaleza natural. En 2018, él podría obtener más frutos y estar de nuevo aquí. 

Bateador Designado

Veredicto: Lázaro Cedeño, Granma.

Mi elección: Danel Castro, Las Tunas.

Lo que deberíamos apreciar: ¿Es muy osado desafiar al líder de los jonrones? ¡Voy a hacerlo! Para eso tengo un solo argumento: ¿Cuánto valor tuvieron esos jonrones? O, incluso, ¿qué peso le darías a todos los batazos de ambos designados? Mi solución favorita:

Lázaro Cedeño: 20 jonrones, 71 RBIs, 16 RBIs del empate o la ventaja.

Danel Castro: 9 jonrones, 63 RBIs, 25 RBIs del empate o la ventaja.

Granma contó con dos bateadores más de al menos 70 RBIs, así que el peso de la alineación no recaía totalmente en Cedeño. En cambio, Danel tuvo delante a dos bateadores que sumaron 227 hits y 70 bases por bolas. Eso ayudó a que, como tercer madero, subiera al plato en el 64% de las ocasiones con corredores en posición de anotar: Bajo esa situación —y con 11 jonrones menos—, Danel bateó .407 y lideró en el “clutch” dentro de una alineación que tuvo a solo un bateador de 70 o más empujadas, el MVP de la 57 Serie Rafael Viñales.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más