Lunes emocionante en el béisbol: ¡Frederich Cepeda tiene el día que muchos esperábamos!

Voy a ser totalmente honesto: La primera vez que vi batear a Frederich Cepeda, fue en un turno a la derecha, en el estadio Latinoamericano y no vas a creer cuál fue el batazo que jamás olvidaría: Precisamente un jonrón, frente al zurdo de Industriales, Rolando Viera.

Había sido un juego de febrero de 1999, pero el ambiente parecía de playoff en el Coloso del Cerro, donde se sentían las trompetas y aquellos inolvidables coros guiados por el aficionado número uno de los Azules de la capital, Armandito “El Tintorero”. Mi amigo Carlos Álvarez me llevó ese día, como muchos, a disfrutar un juego de pelota que, para Industriales, resultaba de los duelos menos comprometedores en el Grupo “B” de la zona Occidental. 

Sancti Spíritus era un ‘fiel perdedor’, y se hundía en el fondo de la tabla de posiciones pasado ya medio campeonato. Aún así, a mí me parecía genial desnudar con mi vista cada imagen del Latino. Yo tenía nueve años y Cepeda estaba a solo 42 días de cumplir sus 20… Quizás el bateador ambidextro ya no se recuerde de ese día, pero el tiempo ha pasado y jamás yo he vuelto a olvidar su batazo enorme por el left field. 

Aquel jonrón recobró vida en mi memoria este lunes, al ver una nota en el box score del juego Camagüey vs Sancti Spíritus:

CUANDO UNO PENSABA QUE LO HABÍA VISTO TODO, ocurren cosas como esta: ¡Guarda ese box score! Pues, sí, no es un error… y seguro que tú te sorprendiste tanto como yo, al ver que, luego de 1624 partidos en Series Nacionales, fue que Cepeda alcanzó su encuentro de tres jonrones. 

Sin embargo, quizás te asombres aún más cuando sepas como la historia de los tres bambinazos de un bateador en un duelo en el béisbol cubano antes del lunes épico de Cepeda, quien inició el duelo con 275 jonrones en 7726 PA:

  • Teníamos a 143 bateadores con esa hazaña en todo el béisbol desde 1962, y ninguno era el legendario número “24” de los Gallos.
  • Solo seis espirituanos habían logrado los tres jonrones en un partido: Víctor Muñoz (1981, 1988), Lourdes Gurriel (1989, 1983), Eriel Sánchez (2000, 2010), Livan Monteagudo (2003), Yulieski Gurriel (2008, 2009) y Luis Daniel Serrano (2013).
  • En la lista de las nueve ocasiones anteriores de espirituanos, el más joven de todos fue, precisamente, el último en rubricar el hito, Luis Daniel Serrano, con apenas 19 años, el 14 de diciembre de 2013 frente a los lanzadores de Matanzas.
  • El 18 de diciembre de 2009, Yulieski Gurriel había sido el último jugador de los Gallos en golpear tres pelotas fuera del parque frente a los lanzadores camagüeyanos, también en el Cándido González.
  • Solo tres bateadores habían tenido una jornada de tres jonrones en el Cándido González, y el camagüeyano Yenier Bello (quien también jugó con Sancti Spíritus) era el único en debutar con la marca anteriormente.

Si nos ponemos a meditar, por sus características de excepcional bateador, siempre con dos pitcheos delante en el pensamiento contra cada rival, Cepeda debió golpear desde mucho antes de los 37 años esos tres jonrones en un desafío. Sin embargo, si analizas profundamente, quizás te des cuenta de lo mismo que aprecié al ver los numeritos de su carrera. 

Entrando al juego de este lunes contra los Toros, Cepeda acumulaba 7726 PA (como escribí arriba), mientras tenía lo que, para mí, era la peor amenaza y el gran enemigo de un bateador que quiere conseguir tres golpes de vuelta entera: 1485 bases por bolas. Esa gran cantidad de paseos es la segunda de todos los tiempos, superando a Enrique Díaz con sus 1441 y separado de solo 66 boletos de Antonio Muñoz (1551), líder de todos los tiempos, además de ser el bateador zurdo con más ocasiones de tres jonrones en un desafío (4). 

NO ES QUE LOS BATEADORES AGRESIVOS realmente consigan más batazos de cuatro bases, pero los jugadores de fuerza, al intentar poner la pelota en juego y hacer swing con más persecución, también han obtenido ganancias al respecto. Los clásicos ejemplos los tenemos cerca: Leonel Moa se ponchó 438 ocasiones por encima de los boletos que pudo obtener —el sexto peor récord en toda la historia del béisbol desde 1962—, pero en 1988 dejó un día para recordar toda la vida, con tres bambinazos contra los lanzadores de Ciego de Ávila, el 23 de diciembre en el José Ramón Cepero. 

Así también le ocurrió a Lázaro Junco, quien despachó 405 jonrones (uno cada 14.8 AB) en su carrera de 18 temporadas. El slugger matancero fue protagonista de dos juegos con tres vuelacercas, primero en 1983 y luego en 1991. ¿Y cómo era su diferencial de ponches y bases por bolas? Él viajó por el plato en 6562 oportunidades, se fue por la amarga vía de los strikeouts en 417 chances más que sus paseos, el octavo récord que se ha recogido en el béisbol. Entonces, ¿es complicado o no batear tres tiros en busca de volar los límites? 

Ok, si eres tan bueno como esos grandes bateadores que aborrecen las pelotas malas, ya tenemos más de una muestra de jugadores con muchos ponches, pero al menos un día donde nos hicieron escribir historia en los libros de estadísticas. Si quieres otro ejemplo, te puedo agregar a Félix Benavides, el décimo bateador de todos los tiempos con un total de 393 K’s encima de bases por bolas, y un juego de tres bambinazos en 1986, en la Serie Selectiva, el domingo 20 de abril frente a Las Villas. 

CEPEDA TAMPOCO ESCAPÓ DE LOS PITCHEOS MALOS, aunque resolvió rápidamente sus tres cuadrangulares este lunes, dos sobre los envíos del diestro Arbelio Quiroz, en el segundo y el cuarto inning, y uno contra el veterano Alexis Mulató. Después de estar 3-for-3, con 3-HRs y 4-RBIs, lo que muchos critican –ahí me incluyo— es que, los lanzadores camagüeyanos lo enviaron a primera en sus siguientes dos turnos al bate. 

Instalado en el rectángulo de bateo, a la zurda —pues Camagüey tiene un solo pitcher zurdo y es el abridor Dariel Góngora—, Cepeda empuñó en el sexto, desafiando al novado Yonathan Fernández, y este lo envió a la inicial con corredores en primera y segunda. El juego estaba 7-0 y mi afán no es criticar al lanzador, ni al manager que lo ordenó. Lo doloroso es que Frederich tuvo otra oportunidad, con bases llenas, y luego de un wild pitch donde anotaron dos carreras los Gallos (11-0 el pizarrón), Lisander Hernández lanzó el nuevo paseo intencional que no lleva ni un solo pitcheo, solo la orden. 

Yo no estaba en el estadio, pero si la orden fue del manager Orlando González, creo que es una cobardía, y esa no es la palabra más dura que he escuchado para calificar la decisión. Lo veo así, porque el desafío va más allá de eso… El juego no significaba nada en un 11-0 entrando al concretar un nocaut en el sexto episodio. Pero eso no me sorprende: Este año Orlando González envió una base intencional en la misma situación de la primera a Cepeda (hombres en segunda y primera), para llenar las almohadillas intentando evitar una conexión de Denis Laza y Michael González. Al final, un doblete de Yunier Corvo limpió las bases… Y, por esta vez, a quien le tocó descongestionar el circuito fue a Eriel Sánchez, quien sopló un doble remolcador.

Leonel Moa Jals

SÉ QUE NADIE QUIERE PERMITIR ESE CUARTO JONRÓN, pero estoy pensando que un día debe haber una regla para no permitir ese boleto, y hacer más entretenido y desafiante el juego, de esa perspectiva se trata. Hemos tenido solo tres peloteros con cuatro jonrones en la historia de las Series Nacionales: Leonel Moa, Alberto Díaz y Omar Linares, y he estado presenciando dos partidos donde bateadores de tres bambinazos en el choque han ido a un cuarto y quinto turno.

Recuerdo perfectamente en enero de 2012, como Serguei Pérez aterrizó en el home plate buscando hacer historia con un cuarto jonrón en un desafío frente a Ciego de Ávila, pero cedió en un elevado largo al left-center donde el viento no colaboró mucho. 

A MÍ ME GUSTÓ LA VALIENTE POSTURA que adoptó el manager Roger Machado, quien jamás titubeó para que su pitcher de relevo, Lázaro Santana, enfrentara a Serguei, quien había sonado su tercer cuadrangular del día el turno anterior contra Dachel Duquesne. Machado fue al box y le dijo (con claros gestos) a Santana que no podía permitir otro batazo de tales dimensiones… El duelo volvió a darse, y Serguei no pudo… es un turno realmente difícil, aunque no sabría decir cuándo se siente más el compromiso o la presión: Si le lanzan al bateador, o le dan el boleto intencional. Habría que estar ahí con el bate y vivir ese momento. El desafío ofrece, al menos, cinco visitas al rectángulo de bateo, así que alcanzar el hecho en tres es realmente difícil. ¿Qué tal en cuatro?...

¡Y LLEGÓ EL BENDITO BATAZO QUE NO SE QUERÍA IR! Después de tanto tiempo, ¿cómo fue el camino? Cepeda demoró 1624 juegos, pero antes sí había conectado tres jonrones en un día, el 9 de enero de 2010 en el estadio José Antonio Huelga, pero fue en un doble juego. Primero, le botó la pelota por el center field al relevista Michel Martínez Pozo en el octavo episodio, y luego, a segunda hora, consiguió dos jonronazos frente a un astro del montículo, Pedro Luis Lazo, hoy día manager de los Vegueros de Pinar del Río.

Cepeda venía de sonar un cuadrangular la noche anterior contra Alaín Castañeda, así que sumó cuatro en toda la serie enfrentando al picheo pinareño. Él estaba bien caliente con el madero por esa fecha y, 21 días antes, se había quedado a un intento de conseguir los tres bambinazos, después de votar dos pelotas en el Cándido González el 18 de diciembre de 2009. Pero se tuvo que conformar con ver hacer historia a Yulieski Gurriel, quien sí pudo golfear una pelota y encaramar en el graderío su tercero del juego.

Al final, en la carrera por los tres jonrones en el mismo partido, Cepeda pasó 14 juegos donde registró el one-two en cuadrangulares, 6029 veces al bate y 13 años, ocho meses y diez días para sacudir los tres bambinazos de este lunes, desde que pudo golpear su primer juego de dos jonrones, también contra los lanzadores camagüeyanos. Como tú y yo adoramos los récords en el béisbol, apunta la lista de todos los partidos de dos vuelacercas donde Cepeda buscó desesperadamente ese tercero:

  1. 15/1/2004 vs Camagüey (dos HRs a Fernando Tejeda).
  2. 13/3/2005 vs Industriales.
  3. 5/3/2008 vs Las Tunas.
  4. 28/1/2009 vs Pinar del Río (Yuniesky Maya).
  5. 18/12/2009 vs Camagüey.
  6. 9/1/2010 vs Pinar del Río (Pedro Luis Lazo).
  7. 5/2/2010 vs Santiago de Cuba.
  8. 5/1/2011 vs Industriales (Ian Rendón).
  9. 22/2/2011 vs Las Tunas (Yudiel Rodríguez).
  10. 1/12/2011 vs Pinar del Río.
  11. 30/1/2013 vs Camagüey.
  12. 20/1/2014 vs Holguín.
  13. 24/3/2014 vs Santiago de Cuba.
  14. 10/9/2016 vs Isla de la Juventud (Yuniesky Díaz).

A la décimo quinta fue la vencida, ¡Felicidades Frederich! Gracias por regalarnos tantos buenos turnos y una carrera con otra viñeta que engrosará tu excepcional hoja de servicios como jugador, para tener un lugar, un día, en el verdadero Salón de la Fama del béisbol de Cuba.

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Fumigaron el tabaco
Más con menos
La Serie para, pero el béisbol sigue
Luis D. Serrano iguala récord en Series Nacionales
El final de los Gallos
55 SN: Conformado elenco de los Gallos
55 SN: Tres blanqueadas en la jornada del viernes

ver más

ver más