Postemporada'2018: Examinando el inning que podría ser clave para el título de los Leñadores

Mirando el éxito de los bateadores de Las Tunas frente al pitcheo de Granma en el inicio de esta final, estoy seguro de que ellos pudieron haber ganado el Juego 2 sin ese rally de seis carreras en el primer inning. 

Fuera de esa temprana explosión sobre los envíos del abridor zurdo Ulfrido García y los relevistas derechos Yosver Zulueta y Yanier González, los tuneros golpearon 14 hits y anotaron cinco carreras hasta que, en el octavo episodio, Andrés Quiala pegó un rodado en 0-2 sobre la curva de Carlos Santana. Para entonces, Las Tunas cerraba una tarde-noche envidiable, con victoria de 11-4 y 18 hits, dejando escrito en la historia del Juego 2 de las finales el récord en hits y la quinta marca de más carreras anotadas.

Para lograr esos registros, el hacha de los Leñadores debió encenderse desde el mismo primer episodio, con un inning que, posiblemente, a medida que avance o se decida este playoff a su favor, tomará un significado más importante que solo haber encabezado la victoria del Juego 2.

Por segunda salida en fila, los lanzadores de los Alazanes de Granma se vieron distantes de su mejor comando, mientras que el descanso de una semana pudo afectarlos de manera brutal. Tanto Lázaro Blanco como Ulfrido García han carecido de comando y esa agresividad que los caracterizó en la etapa regular y parte de estos playoffs. Parece insólito que Blanco estuviera encima en el conteo contra uno solo de sus 15 rivales en el Juego 1, precisamente al retar en 0-2 a Yunior Paumier, quien golpeó un doble de línea al left-center para ponerle la pizarra 6-1 y expulsarlo del box en la parte baja del tercer episodio. 

Al día siguiente en el Juego 2, Ulfrido sufrió rápidamente los males de navegar también debajo en el conteo contra los crudos bateadores tuneros: Se le embasaron 4-for-4, admitió cuatro limpias, tres hits y regaló una base por bolas. Su velocidad y ritmo estaban bastante lejos de la mejor sincronización, lo suficiente para parecer más frágil y presionado que una simple mala salida de un abridor en el importantísimo Juego 2 de la final. 

Examinemos ese recibimiento salvaje que le hicieron los Leñadores en el primer episodio al pitcheo de Granma:

Después de lanzar esas cuatro pelotas malas frente al leadoff hitter Yuniesky Larduet, Ulfrido cedió una bola rápida baja (de pobre colocación) frente a Jorge Yhonson en cuenta de 1-1:

¿Cuál fue la llamada del receptor?: Yulexis La Rosa puso la mascota en la zona baja, sin un punto de referencia realmente marcado.

¿Cómo ejecutó el pitcheo?: Ulfrido lanzó una recta baja que, mirando la zona de calor de Yhonson, el envío tenía buena perspectiva, pero su mejor colocación habría sido en la zona baja y afuera.

Una mirada a la zona caliente de Jorge Yhonson

Danel Castro vs Ulfrido García

¿Cuál fue la llamada del receptor?: Bola rápida, baja y pegada… mire bien la mascota de La Rosa antes de la puesta en juego de Danel Castro.

¿Cómo ejecutó el pitcheo?: Ulfrido dejó la pelota muy alta, justo donde Danel pudo sacar su swing desde adentro. Fue el único oponente que el zurdo llevó a dos strikes (1-2), al líder de los bateadores esta temporada produciendo la carrera del empate o la ventaja en 28 ocasiones antes de instalarse en el cajón de bateo. El hit del veterano de 41 años igualó la pizarra 1-1.

Una mirada a la zona caliente de Danel Castro

Yosvany Alarcón vs Ulfrido García

¿Cuál fue la llamada del receptor?: Curva baja y afuera. ¿Era ese un buen pedido?... Demasiado alcanzable para el madero de Alarcón, quien tiene 4-for-6 con un doble y par de empujadas en esta final con bolas fuera de la zona de strike. 

¿Cómo ejecutó el pitcheo?: El intento de poner un disparo en la esquina lejana no lo considero errado, pero me habría gustado ver una bola rápida y no una curva. La rotación de la curveball de Ulfrido suele ser leve y a los efectos bastante parecida a un cambio de velocidad o lo mismo que una bola de cierto contraste, pero pobre variación. Lanzarle ese pitcheo a Alarcón fue un suicidio en la cuenta de 1-0. Parecía que la pelota tosía: Salió una línea salvaje que voló unos metros por encima del jardinero central Roel Santos.

Una mirada a la zona caliente de Yosvany Alarcón

Quiero ver la próxima estrategia de los lanzadores de Granma contra Alarcón, pues ya inducirlo a abanicar sobre pelotas fuera de la zona se ha vuelto la peor fórmula en pos de ponerlo fuera.

Cuando Ulfrido García abandonó el montículo, nada peor que esto pudo suceder con los relevistas de los Alazanes:

Yosver Zulueta: Se presentó con una bola rápida que promedió las 86 mph —según Camilo Pérez, reportero en el terreno de la transmisión de Tele Rebelde— y la tendencia principal de su curva estaba totalmente desenfocada. En 13 pitcheos, dejó la pizarra 6-1. Después de lanzar nueve bolas en sus primeros 11 pitcheos, Zulueta enfrentaba a Rafael Viñales con corredores en tercera y primera…

Tal y como le ocurrió a los lanzadores de Granma en todo el primer inning, Zulueta cometió otro pecado de localización del lanzamiento: La Rosa le hacía señas de que tenía dos corredores en bases, por lo que necesitaba lanzar un pitcheo que no le permitiera elevar la bola y halar a un slugger como Viñales. ¡Todo eso fue en vano!

Una mirada a la zona caliente de Rafael Viñales

Yanier González: Sus pitcheos carecían de velocidad, pero logró salir de ese fastidioso primer inning. Aunque, después de sacar el primero de sus dos outs en rodados al infield, su desconcentración salió a relucir cuando se iba en dirección del dugout con tan solo dos outs.

Ya con el juego en desventaja por 6-1, los Alazanes apenas pudieron reaccionar, y el desajuste mental en la caja de bateo aumentó su improductividad con corredores en bases: En dos partidos de la final, han dejado a 26 corredores de 31 esperando remolque desde posición anotadora. Batean apenas para un .727 OPS, con solo dos extra bases, par de jonrones de Guillermo Avilés, dos excelentes piezas salidas de sus contactos en el Juego 1.

Además de que el pitcheo de Granma tendrá que afinar su comando y detener al line up de Las Tunas, la ofensiva, ese plato fuerte en la mesa beisbolera de los Alazanes, deberá encenderse en casa para evitar una posible barrida que ya pulula a las puertas del estadio Mártires de Barbados. 

Solo dejo a su consideración algunos números del staff de Informaciones y Estadísticas de BaseballdeCuba, con todas las joyas de nuestro sistema Pitch-by-Pitch, puesto en marcha a su disposición para esta postemporada:

Situaciones de juego

Promedio por visitas al home plate de ambas alineaciones

1st visita

Granma: .313, 5-for-16

Las Tunas: .538, 7-for-13

2nd visita

Granma: .250, 3-for-12

Las Tunas: .412, 7-for-17

Últimas tres visitas

Granma: .250, 7-for-28

Las Tunas: .326, 14-for-43

Contra pitcheos

Vs. Fastball

Granma: .314, 11-for-35

Las Tunas: .440, 11-for-25

Conteos

1st pitcheo

Granma: .615, 8-for-13

Las Tunas: .500, 5-for-10

2 strikes

Granma: .125, 4-for-32

Las Tunas: .344, 11-for-32

Contacto

Fuerte 

Granma: .523, 11-for-21

Las Tunas: .870, 20-for-23

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Leñadores tuneros: primera noticia en la 54 SN
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Fumigaron el tabaco
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue
Anaheim se hace del cubano Roberto Baldoquín
Yoalkis Cruz, 100 victorias
55 SN: En la tarde...dos resultados

ver más

ver más