MLB 2019 | Destellos de Soler en Yankee Stadium; Stop de los Dodgers a Grandal; Slumps time

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Abr 19, 2019

En sus primeras 65 PAs antes de este jueves, la temporada de Jorge Soler había estado llena de altibajos. Debutó promediando .455 en la primera semana, pero luego su swing se sumergió en un slump, ponchándose 20 de sus siguientes 49 turnos. Sin embargo, aun en sus peores momentos, una copia de seguridad siempre que Soler entró al plato era la presencia de su poder descomunal. Sí, y no se trata simplemente de realzar su mayor virtud, sino de ofrecerle el valor correspondiente que merece. Al iniciar este viernes, aquí se ubicaba el impacto del poder de Soler entre los mejores bateadores del juego:

Velocidad de salida máxima en hits: 115.1 mph

  • Puesto de Soler en el ranking: 10
  • El líder: Pete Alonso (Mets), 118.3 mph
  • Jugadores de la élite que superaba: Mike Trout (Angels), 113.6

Máxima distancia en jonrones: 454-ft

  • Puesto de Soler en el ranking: 12
  • El líder: Nomar Mazara (Texas), 482-ft
  • Jugadores de la élite que superaba: Joey Gallo (Texas), 441-ft

Ahí tienes par de muestras legítimas de Jorge Soler, que encabezaban los filtros de StatCast: Una pieza clasificada del Top-10 en la velocidad de salida máxima y el 12do jonrón más largo de la temporada, aquella pelota que le sacó del parque al japonés Yusei Kikichi y tanto demoró en caer.

Así fue como Soler entró al Yankee Stadium este jueves, luciendo esos registros calificados, aunque su barra periférica de exhibición era de apenas .221/.284/.471, solo tres hits en sus últimas 23 veces al bate y nueve strikeouts. Sí, Soler promediaba un anémico .130 desde el viernes pasado, pero aún no has visto los numeritos que revelan su experiencia contra los Yankees: .148/.258/.148, sin extra bases, con cuatro hits y 12 strikeouts en 31 PAs. Terribles resultados, ¿verdad? Sin embargo, tres pitcheos después, Soler atrapó una curveball del abridor de los Yankees, Domingo Germán y haló a gusto para apuntarse su quinto jonrón de la temporada:

Ese bombazo salió a 96-mph, según StatCast, y recorrió 336-ft por el leftfield del Yankee Stadium, para poner el juego 2-1 a favor de los Reales, una ventaja que no perdieron en toda la noche: Al final, ganaron por 6-1. Así Soler (bateó de 4-2) celebró su primer jonrón contra los Yankees después de 32 PAs, aunque esa era solo la octava en Yankee Stadium. También fue su segundo hit contra una curveball esta temporada, luego de entrar al Bronx bateando .143. 

La curveball de Domingo Germán es bastante buena, podría decirse que califica como su pitcheo favorito y la mejor arma. De hecho, antes de permitir ese jonrón, los bateadores derechos le promediaban .043 (23-1) a Germán y no había permitido ningún jonrón contra 50 oponentes. Además de esas notas, su curveball estaba inmaculada, pues los rivales le pegaban para solo .169 y .547 OPS en su carrera. Sin embargo, envió ese pitcheo de 81.4 mph y la pelota tuvo una pobre rotación, lo que le dio ventaja a Soler para impactarla en la esquina interior. Y si te dijera que fue un buen pitcheo, sobre todo si nos basábamos en las estadísticas avanzadas. 

Ya sabes que a Germán apenas le pegan con tanta facilidad a su curveball, y antes de ese bambinazo de Soler sus rivales estaban de 14-0. Perfecto, deja a un lado ahora esa información y analicemos por qué no fue un pitcheo tan malo como parece. Aquí golpeó Soler:

Ahora que tenemos la localización del pitcheo identificada, revisemos las zonas de calor de Jorge Soler esta temporada. A continuación, te muestro sus tasas de swing y fallos:

Y aquí, dónde había conectado los pitcheos que sacó de jonrón:

¡Esa es información de primera! Si revisamos las seis zonas del cuadro exterior, podemos detallar cómo Soler alcanzó la pelota entre el tercer cuadro de la zona de strike, ubicado exactamente entre el punto alto y afuera. Tal vez a usted le pareció que fue en el cuadro de abajo, es decir, el tercero de la línea media/central de izquierda a derecha. La idea aquí es ponernos de acuerdo en cuál fue la ubicación exacta, pero desde mi punto, esta vez no es necesario. Si te fijas, en ambas localizaciones, Soler tenía una tasa de fallo de 42.8%, de 7-3 arriba y 14-6 abajo. En total, eso nos daba 12 swings fallos de los 21 dentro de ambas zonas y ningún jonrón. Ahora que sabes ese detalle y puedes ver cómo en el resto de los nueve cuadros de la zona de strike Soler nunca llegó a abanicar y fallar para el  40%, ¿qué dices? ¿Fue un error tan grave de Germán? Eso no es lo que intentan revelar las estadísticas, aunque sí muestran el .400 de promedio de Soler en cuenta de 1-1 durante toda su carrera, con siete jonrones y 1.188 OPS. 

Entonces, parece una razón justa alegar que el pitcheo de Germán no carecía exactamente de buena localización contra Soler, pero sí era bien arriesgado en cuenta de 1-1. Al final, Soler hizo el trabajo, enviando la pelota a los confines del leftfield en Yankee Stadium, aun cuando se suponía que el pitcheo en la esquina de afuera sería letal. Tal vez una buena bola rápida interna habría resuelto el problema, pues donde Soler más abanica y falla (27 de 38 swings sin contacto) es cuando le lanzan pegado y por dentro.

¡15-1! Yoán Moncada (5-0), José Abreu (5-0) y Yonder Alonso (5-1) se fueron de 15-1 durante la tarde de este jueves en la derrota de los White Sox 9-7 contra Detroit. El único hit de ellos fue de Alonso, un doble contra el lanzador de los Tigres Blaine Hardy. Ahora Moncada bajó su línea a .311/.346/.595, aunque aún sigue mostrando su enfoque agresivo-plus con disparos por encima de las 100-mph (este jueves sonó una línea a 113.2 mph en el 4th-inning). Alonso bateó su cuarto extra base de sus últimos ocho hits, pero Abreu (.083, 36-3) todavía no sale de ese slump desconcertante en el plato.

“Pito” entró al partido bateando apenas .188 y cerró con .174, el peor promedio de su carrera en abril con al menos 40 PAs desde el .170/.220/.191 en 2017. Además, esto huele mucho peor: Tiene solo tres hits en sus últimas 38 PAs y si extendemos eso para encontrar su último jonrón, llegamos entonces hasta 52. Abril nunca ha sido un mes de festejo para Abreu, exceptuando sus 10 jonrones durante aquella presentación récord en su debut de 2014, pero tampoco este OPS de .614 tiene nada que ver con su resultado histórico de .830. Si podemos asegurar algo positivo en este sentido, es que siempre Abreu ha conseguido levantar y estabilizarse. Parte de eso, puedes apreciarlo aquí, dándole un vistazo a su barra estadística en las dos mitades de temporada desde 2014:

1st-Mitad: 1923 PAs, 86 HRs, 291 RBIs, .278/.332/.496, .828 OPS, 5.9% BB, 20.1 SO%, .310 BABIP

2nd-Mitad: 1364 PAs, 63 HRs, 207 RBIs, .312/.379/.536, .915 OPS, 7.6% BB, 19.0 SO%, .351 BABIP

Fuente: FanGraphs. Estadísticas: Los datos no incluyen las actuaciones de este jueves.

Algo que puedes apreciar ahí, es cómo Abreu mejora con el paso de la temporada y el transcurso de sus turnos al bate. De hecho, a pesar de que tiene más jonrones y remolcadas en las primeras mitades, sus promedios han aumentado considerablemente aunque acumula 559 PAs menos después del All-Star Game. Esta es la gran diferencia: El Abreu de la segunda mitad, suele ser un bateador de .300, con OBP superior a .375 y un slugging que rebasa sin problemas los .500. También consigue más paciencia en el plato, eliminando un poco de strikeouts para ganar bases por bolas. Tampoco estamos en presencia del peor slump de Abreu, pero es preocupante e inevitablemente vuelve a nacer la incógnita de si él podría superar este arranque lento.

¿Yasmani Grandal está comenzando a ser decodificado en el plato por los Dodgers? Grandal se fue de 4-0 con un strikeout en el éxito de los Dodgers 3-1 sobre Milwaukee. Sin embargo, lo interesante aquí fue cómo lo trabajaron Julio Urías, Caleb Ferguson y Kenley Jansen. Urías dominó dos veces a Grandal, primero en rodado a segunda con una bola rápida de 95 mph y luego lo ponchó enviando un slider envenenado de 88. Más tarde, durante sus últimos dos turnos del juego, Ferguson lo sacó con elevado a la inicial, lanzándole otra bola rápida humeante bien interna a 94 mph, y Jansen completó la noche de 4-0 cuando le lanzó un cutter de 93.

Ahora Grandal parece estar de vuelta a nuestro planeta, bateando .350/.403/.633, con un Hard (tasa de conexiones sólidas) de 69%. Sin embargo, se ha ido de 8-0 en línea desde este miércoles, cuando no pudo marcar ningún hit después de verle 23 pitcheos a los lanzadores de los Cardenales de San Luis. En caso de que estés preocupado, escucha: Durante esos últimos 32 pitcheos recibidos, Grandal tiene de 8-0 y tres strikeouts. Lo dominaron, pero tampoco ha sido fácil.

¡Lo lamento! Yoán López se apuntó su tercer “Hold” con apenas dos pitcheos. López entró en el inicio del sexto cuando los Bravos estaban perdiendo 1-0 y tenían par de corredores en bases. El cubano inició lanzándole un slider bajo en zona de strike al cátcher de Atlanta Tyler Flowers, para luego activar su bola rápida. Flowers, quien ha estado en el Top-10 de StatCast con una de las conexiones de mayor velocidad desde 2015, bateó una línea de 104.3 mph que sirvió para el tercer out del inning. Después de ese cero, los D’Back de Arizona ganaron el juego 4-1.

Noticias desde la caseta: Yasiel Puig no alineó este jueves contra los Padres de San Diego, pero échale un vistazo a este dato que publiqué en Twitter:

Yandy Díaz se fue de 4-0, pero su OBP sigue altísimo, promediando .382 además de un slugging de .516. ¿De 4-0 y tres strikeout?… ¿Qué más había de interesante? Recuerda, siempre hay números ocultos: Yandy se ganó dos bases por bolas y ahora tiene cuatro partidos de multi-BB. Todavía está lejos del líder, Freddie Freeman (6), el inicialista superestrella de los Bravos, pero es una buena sensación cuando recuerdas que se ponchó tres veces.

Roenis Elías obtuvo el tercer out de la maratón en Angel Stadium. A las 2:08 AM de este viernes, Elías dominó a David Fletcher de los Angels, para asegurar el éxito de los Marineros 11-10. Fue un juego que casi se le va de las manos al manager Scott Servais, después de una apertura donde Félix Hernández tal vez no debió abrir el séptimo inning. En ese mismo capítulo, la ventaja de 10-2 de Seattle se puso 10-9 por un rally de siete carreras de los Angels. Luego se empató un inning más tarde por un jonrón de Fletcher, pero Jay Bruce sentenció el partido con un sencillo que envió al plato a Mitch Haniger en el inicio del noveno.

¡Cosas del béisbol! Fletcher, el hombre que igualó 10-10 el marcador con un jonrón sensacional en el octavo inning, terminó cediendo el out final del partido.

Nunca sabes cómo va a terminar esto… solo sabes: ¡El béisbol es asombroso!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más