MLB | Desde el primer día de mayo: El factor “X” a despejar por los bateadores cubanos - Parte I

Por: Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

Comenzó el mes de mayo y es temprano en la temporada 2018 de la MLB, pero ya tenemos una muestra suficiente para analizar a cada uno de los bateadores cubanos que están en acción. 

Así que, ¡acomódese!, busque a su jugador favorito y disfrute como está iniciando su segundo mes dentro del Big Show. Si el pelotero de su preferencia está caliente o todavía no ha saboreado el punto más dulce después de dejar atrás el mes de abril: Descubra el factor “X” detectado en su rendimiento, y las vías que dicho jugador necesita para despejarlo de ahora en adelante.

Aquí también encontrará un análisis de su impacto en el home plate, para que usted conozca cómo va su ritmo y el “background de su swing”.

Póngase cómodo, que tenemos apenas un mes de temporada, y todavía hay tiempo para que estos chicos comiencen a mostrar su poder y energía dentro del juego.

Los 14 bateadores cubanos que están activos, aparecerán ordenados por su puntuación de WAR, y este será el primero de tres grupos de 5, 5 y 4, respectivamente:

1. Yasmani Grandal, Dodgers

Factor “X” a despejar: Los ponches. Todavía hay un por ciento de pitcheos que puede rechazar en el home. Sin embargo, vale destacar que Grandal ha hecho excelente sincronización con su swing. No ha sido solo la disciplina, montando el primer OBP de .400 o más (.402) en su carrera, pues el cubano vino más coordinado en el ataque durante abril, disminuyendo de 11.9 (2017) a 8.4 sus strikes con swing. La ganancia en ese punto lo condujo a obtener más éxito, con 13 extra bases y la mejor tasa proyectada de paseos sobre ponches de su carrera (0.55).

¿Cómo está el background de su swing?: El hombre está sonando la bola con furia. ¿Qué tan grande es la diferencia entre lo que hizo en abril y el llamado (jugador) “receptor de remplazo”? Solo algo así: Un .953 OPS sobre .676. ¿Dónde está la clave? Grandal ha conectado el 45.8% con dureza, sacándole algunos puntos positivos a su temporada de 2016 (38.9%) donde bateó 27 jonrones.

Sí, el bateador ambidextro se siente bien, y eso ahora es una luz al final del túnel para unos desdichados Dodgers (12-17) que están resbalando en el Oeste de la Liga Nacional.

2. Yoán Moncada, White Sox

Factor “X” a despejar: Demasiados swings descontrolados contra las sliders. Obviamente, eso es típico en un chico joven, y él cumplirá 23 años a finales de mayo. No obstante, los ajustes serán necesarios lo antes posible. De sus 49 strikeouts, el 46.9% ha sido con pitcheos rompientes como sliders y curvas, así que es hora de erradicar buena parte de ese 58.8% de swing barato contra malos pitcheos. Con ese factor declinante, Moncada ha golpeado para .524 slugging, .257 ISO y 54.2% Hard, el 2nd mejor en todas las Grandes Ligas.

¿Cómo está el background de su swing?: Soplando esos tiros frecuentes de más de 100 mph en la velocidad de salida. Incluso, no solo esa es una de las virtudes de Moncada al poner la pelota en juego: Él consigue ser tan peligroso en la caja, al punto de registrar solo la 6th menor tasa de contacto débil en MLB (8.5%). Sin embargo, esto es impresionante cuando Moncada conecta, y al mismo tiempo una de mis estadísticas favoritas: Su balance de flyball al infield es de 0.00%. ¡El chico sabe conducir la pelota con maestría y dureza! ¡O todo, o nada!

3. Jorge Soler, Kansas City

Factor “X” a despejar: Ya está en proceso: Olvídese de todos los pitcheos en las fronteras de la zona de strike. Deje a un lado esa obstinada tendencia por golpear la pelota a los jardines, y pruebe que puede conocer aún más sobre la verdadera “disciplina en el home” de un bateador de Grandes Ligas. Después de irse con o-for-34 desde julio de 2017 hasta mediados de abril, Soler me ha sorprendido con sus 18 paseos y .434 OBP.

¿Cómo está el background de su swing?: No hay duda, él recaudará buenos resultados si mantiene su nueva filosofía. Luego de abanicar al 29.4% de los pitcheos fuera de la zona de strike en su carrera, ha rebajado ese flujo hasta 18.7%. Es cierto, tiene apenas tres jonrones y nueve empujadas —luego de decidir contra los Red Sox este martes—, pero esos numeritos podrían ir creciendo. 

Otro flash de su impresionante cambio: Abanicaba el 40.5% de cambios de velocidad (fuera de la zona) en su carrera, pero en 2018 convirtió eso en apenas 18.9%. El buen balance primero, y el resultado llegará después.

4. José Abreu, White Sox

Factor “X” a despejar: Solo están molestando algunos ponches (por encima de los paseos), aunque 18 strikeouts no es tan alarmante para 111 PAs en un hombre que busca deshilar la pelota. Sencillamente, hay algunos swings que tendrán su rectificación, pues, por lo demás, Abreu sigue siendo el mismo bateador consistente. Este año ha ido detrás del 36.8% de bolas fuera de la zona, un poco menos que el 37.6% de su carrera y, su contacto general, es 1.5% por encima al de por vida. Mientras sus “K’s” no rebasen el límite, habrá esperanzas para otra temporada de al menos 25-100.

¿Cómo está el background de su swing?: Ese 37.0% de flyballs no desviste esto: Abreu es capaz de golpear con frecuencia dos jonrones en un mismo día. De hecho, lo ha conseguido en 12 ocasiones, al entrar en su quinta temporada de Grandes Ligas. Aunque hay numeritos que sorprenden, estamos apenas en el primer mes de la temporada, y eso significa que los resultados cambiarán paulatinamente. Es por eso que admiro el caso de Abreu, pues deja algo seguro: El 42.0% Hard que parece rezagado, será estable, y entonces otros jugadores de tanque menor bajarán en pocas semanas.

5. Leonys Martín, Tigres de Detroit

Factor “X” a despejar: Su lucha por mantener la bola en juego. Para Martín, creo que es una gran victoria estar exhibiendo ese .417 wOBA después de cifrar una altísima tasa de flyball (57.5%), la 2nd en MLB, detrás de su compatriota Yoenis Céspedes (59.0%). El ajuste para buscar más contacto está apareciendo y, aunque se tomó 20 strikeouts en abril, sus numeritos de alcance a pitcheos en la zona de strike han mejorado sorpresivamente. Teniendo en cuenta su velocidad, si continúa eliminando el factor “X”, esa capacidad ayudará cada vez más como leadoff hitter en el lineup de los Tigres.

¿Cómo está el background de su swing?: Casi que el .306 BABIP lo dice todo, en gran medida cuando lo comparas con el .207 de 2017. La clave ha estado aquí: Desde el invierno, Leonys está buscando que su combinación de manos y ojos le ofrezca mejor sincronización a su swing. Esto es parte de sus primeros frutos: Contra todos estos pitcheos, su contacto ascendió en comparación con los resultados en su carrera: vs curva (24.0%), slider (6.9%), cambio de velocidad (4.7%) y fastball (2.6%).

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más