Cubs a defender su título de la Liga Nacional con triunfo 9-8 sobre Nationals

Comentar lo sucedido este jueves en la noche, en el Juego 5 de la Serie de División de la Liga Nacional entre Chicago y Washington, jugado en la capital de los EEUU, tomaría un tiempo infinito. Sí, tomaría el mismo o más tiempo del que el propio choque duró, con 4 horas y 37 minutos, que lo convierten en el partido de nueve entradas más largo en la historia de las Postemporadas en las Grandes Ligas. 

Liga Nacional

Chicago Cubs ganó la serie, 3-2, sobre los Washington Nationals

Juego 5:

Cubs 9, Nationals 8

En resúmen, en uno de los peores partidos de béisbol jugados en estas Series de División – si no el peor - con incidentes inusuales – como casi siempre sucede cuando los capitalinos están envueltos en una Postemporada –, Chicago vino de abajo para remontar una desventaja de tres carreras, y terminar venciendo 9-8 a Washington. El triunfo, les permitió avanzar a su segundo consecutivo Campeonato de Liga, nuevamente ante Los Angeles Dodgers, en una serie que comenzará este sábado desde las 8:00 pm. 

Del choque podríamos hablar de muchas cosas, del innecesario corrido de Trea Turner de tercera a home en la primera entrada y del excelente fildeo y las rápidas y certeras manos de Javier Báez para ponerlo out en la goma, de la nuevamente salida errática y temblorosa del zurdo Gio González en un decisivo Juego 5, de las constantes apelaciones y repeticiones de jugadas que siempre terminaron favoreciendo a Chicago, del relevo ineficiente de un exhausto Max Scherzer, quien permitió cuatro vitales carreras, y de un extraño 5to episodio en donde un clave swing the Javier Báez rozó la careta del catcher Matt Wieters, pero no fue lo suficientemente fuerte para generar una bola muerta – acorde a las reglas – y la validez de la jugada se mantuvo para que Chicago colocara el marcador 6-4. 

Pero todo no acabó ahí, si le parece poco que Chicago en esa entrada, con dos outs, conectara tres hits, recibiera un boleto intencional, generara un ponche que provocara el “wild pitch” y a la vez un error del catcher para una carrera, un bateador más tarde, Tommy La Stella, se benefició de otra mal jugada de Wieters, quien creó una interferencia sobre el bateador llenando las bases y entonces un pelotazo a Jon Jay mandó otra para el plato a nombre de Scherzer. 

Si, los Nationals jugaron así, un horroroso partido frente a una afición que no sabemos cuánto más podrá asimilar este tipo de actuaciones cuando más importa en béisbol, en Postemporada. Innings más tarde, Jason Werth puso todo peor, no fildeando una línea hacia el jardín izquierdo sobre la cual no pareció un jardinero a este nivel – en realidad muy pocas veces lo ha lucido sino recordar el pasado 15 de septiembre en el jardín derecho ante los Dodgers – y mandando para el plato la octava de Chicago en el juego. El equipo de casa buscó remontar ante el cerrador Wade Davis, un hombre que fue traído en el 7mo episodio a sacar los últimos 7 outs del partido, pero que en el 8vo parecía de más en el montículo, cuando Washington lo castigó y se acercó a solo una de la igualada. Pero en ese inning, con dos en bases, dos outs y la parte de arriba del orden al bate entrando, ¿qué otro infortunio le podía suceder al elenco capitalino? Bueno, pues el corredor de la inicial, José Lobaton, innecesariamente estaba separado de la base – casi a medio camino – ante el mejor hombre en toda la temporada sorprendiendo a corredores en base, en Wilson Contreras, y este no dudó en realizar un disparo a la inicial para capturar al corredor y sellar la última real oportunidad de los de casa en el partido, salvando, además, a un errático cerrador Davis que no llegó siquiera con su acostumbrado control.

Pero Davis encontró un segundo aire en el 9no – o la jugada de Contreras lo hizo – y terminó a todo tren dominando a Turner en elevado al central y ponchando a Jason Werth y Bryce Harper, para el histórico triunfo, y el fin de la pesadilla para los Nationals y su afición.

En este partido el cubano Leonys Martín vio acción a la defensa del jardín central en los innings finales, y tuvo una vez al bate elevando al jardín izquierdo. 

Con el triunfo de Chicago, ahora al menos un cubano ganará un título de Serie Mundial este año, con la presencia de Yasmany Grandal y Yasiel Puig en Los Angeles Dodgers, de Aroldis Chapman en el New York Yankees, Yulieski Gurriel en el Houston Astros y Martín, con el Chicago Cubs, todo esto sin adicionar otros descendientes directos de cubanos como Jon Jay, Alex Avila y Albert Almora, jr., todos por Chicago.

Esta noche, precisamente, Chapman y Gurriel pudieran verse las caras, cuando Houston reciba a New York desde las 8:00 de la noche, en el primer juego de una serie al mejor de siete, por el título de la Liga Americana en este 2017.

 
58 SNB | Aquí todos los refuerzos para la 2da Etapa

ver más