Cubanos vs Retos en MLB 2018: Jugadores del 11 al 15

Por: Yirsandy Rodríguez | yirsandybdc2018@gmail.com 

¡Cada vez más cerca del Opening Day!... Aquí viene mi tercer lanzamiento de Cubanos vs Retos en 2018:

Todos los niveles: 1-5 | 6-10 | 11-15 | 16-20 | 21-25

Yoan Moncada. Foto: MLBPressBox11. Yoan Moncada vs Sus grandes expectativas en los White Sox

Este domingo, mi amigo Al Alonso me lanzó una pregunta bien interesante: Fuera de los White Sox, ¿en cuántos equipos de la MLB habría sido el regular Moncada para el Opening Day o simplemente la perspectiva de inicio? No voy a responder con el corazón: Pienso que en muy pocos. Aunque también cabe decir que las oportunidades recibidas no dependen de eso. Quizás en el instante de la conversación con Al, no refrescamos algunos numeritos que pudieron habernos ayudado a fundamentar lo que hemos apreciado con nuestros instintos analíticos. Así que vamos con algunas razones de peso. 

Moncada jugó con 22 años en la temporada 2017, su segundo año de una corta experiencia en las Mayores. Por lo tanto, compararlo con cualquier jugador regular nos alejaría del punto medular más justo. ¿Qué tal si lo lanzamos contra algunos estudiantes de segundo año con edad comprendida en su generación? ¡Ok! Tuvimos a 10 jugadores que no pasaron los 22 años y consumieron al menos seis apariciones al plato en 2017. Los numeritos aquí son los de su carrera en MLB:

Nombre Edad Años JJ VB
Nomar Mazara* 22 2 293 1184
Andrew Benintendi* 22 2 185 776
Orlando Arcia 22 2 208 764
Manuel Margot 22 2 136 566
Yoan Moncada# 22 2 62 251
Raul Mondesi# 21 2 72 209
Carson Kelly 22 2 44 89
German Marquez 22 2 32 61
Julio Urias* 20 2 22 33
Lucas Giolito 22 2 6 6
Fuente: Baseball-Reference

De todos los bateadores de ese listado con al menos 250 PAs en su carrera, Moncada tiene la más alta tasa de ponches, con 34.4%. Su promedio de .229 es el 2nd peor, detrás de Raúl Mondesi Jr. (.181). El outfielder de los Rangers de Texas, Nomar Mazara, sobresale entre el corto grupo, mostrando sus numeritos de poder con 40 jonrones y 165 remolcadas. Detrás, aunque solo por diferencias de unas 134 PAs, aparece Andrew Benintendi, golpeando .274/.353/.432, .785 OPS, exhibiendo la mejor tasa de extra bases con 7.9%. En los únicos parámetros en que Moncada tiene algo de brillo es en su .331 OBP, alimentado en el 12.0% por paseos. 

Como es posible que no hayas quedado satisfecho, voy a dar un argumento más para visualizar el reto que tendrá Moncada de ser regular con los White Sox en 2018: ¿Sabes cuántos peloteros de tres temporadas jugaron con 23 años en 2017? Guiándonos por un filtro que reduce el listado con los que tienen al menos 250 PAs en su carrera (como mismo dictamos anteriormente aquí), Moncada tendría que superar al menos una temporada de alguno de estos jugadores:

Nombre VB HR CI BR CR AVG OBP SLG K% BB%
Francisco Lindor# 1845 60 218 46 10 .293 .349 .474 13.6% 7.8%
Addison Russell 1506 46 192 11 5 .240 .312 .408 24.9% 8.4%
Corey Seager* 1413 52 166 9 5 .305 .374 .502 20.0% 9.6%
Byron Buxton 980 28 95 41 5 .237 .295 .406 31.8% 6.8%
Ketel Marte# 968 8 68 22 10 .265 .319 .361 16.9% 7.3%
Jose Peraza 799 8 63 47 18 .277 .313 .352 13.1% 3.6%
Joey Gallo* 685 48 95 11 2 .201 .321 .498 39.7% 13.9%
Fuente: Baseball-Reference

Estos son mis nombres preferidos ahí: Francisco Lindor, Corey Seager y Byron Buxton. Todos ellos han tenido explosión a los 23 años —en el caso de Lindor y Seager un poco antes—, con una suma de 15.1 WAR y promedio de 5.0. Lindor y Seager ya tuvieron sus temporadas de breakout, en 2017 y 2016, respectivamente. Ahí agregué a Buxton porque creo que ya es un producto terminado, y listo para disfrutar en la vitrina de la élite. La pasada temporada, robó 29 bases, mantuvo su .339 BABIP, pegó 16 jonrones y encabezó la MLB con más-24 DRS. Si lo viste por algunos segundos y su energía no te divirtió, probablemente tampoco te hayas interesado por la carrera de Adam Jones hasta que comenzó a ser piedra angular en los Orioles de Baltimore.

Por supuesto, no estoy comparando a Moncada con los hombres en activo que más éxito tuvieron a los 23 años en las Mayores, ya que él tampoco ha contado con la oportunidad de jugar regularmente. Y cuando lo ha hecho, ese chance nunca llegó antes de julio, ni alcanzó las 235 PAs. Sin embargo, hay algo importante aquí: El reto de Moncada apenas comienza, ahora que posiblemente sea el leadoff hitter de los Medias Blancas. Es una locura predecir el béisbol, pero sabemos algo de antemano, y es que, Moncada, tiene solo una manera de demostrar que es realmente bueno… ¡Deberá brillar!

Luis Roberto Moirán. Foto: MLBPressBox12. Luis Robert vs Los escépticos y los que no saben de él

Robert es el prospecto número 21 en el Top-100 de talentos de FanGraphs, liderado por el japonés de los Angels, Shohei Ohtani, y el fenómeno de los Bravos de Atlanta, Ronald Acuña. Pero el cubano aún es un jugador incógnito, al menos para los escépticos que no tienen muchas muestras de video de él. Excepto la información personal de los evaluadores, lo que se sabe de Robert (fuera de Cuba) es bien poco, al menos para proyectar su primer año. Se dice que él puede golpear duro la pelota y desaparecerla del parque. Tiene un poderoso brazo y una velocidad explosiva, la cual es capaz de aplicarla en el corrido de bases y su defensa en el campo. Yo creo en todas sus habilidades. Lo único que señalaría entre sus grandes problemas sería su swing. Todavía Robert parece desordenado en el home plate, aunque su postura cambió un tanto desde la última aniquilada muestra que vimos de él en la Liga Can-Am en 2017. 

En sus 10 primeros turnos en la pretemporada Robert bateó 3-for-10, con un Grand Slam incluido. Usualmente hemos visto las comparaciones del avileño con el infielder Yoan Moncada, y pienso que ambos pueden tener grandes éxitos. No obstante, a la hora de inclinar la balanza, me iría por Robert, ya que deberá tener similar etiqueta defensiva de alto rango, velocidad general y mucho más poder. Lo visualizo, quizás con menor contacto y más agresividad –lo que generaría más ponches—, pero capaz de conectar más de 25 jonrones en un corto tiempo de ajustes. El reto de Robert es inmenso, pero todavía hay tiempo. En cambio, Moncada tendrá que asumir la presión y responder con mucho menos margen de inconsistencia. ¡El béisbol está delante!

Yasmany Tomás. Foto: MLBPressBox13. Yasmany Tomás vs Parte del vacío que dejó J. D. Martínez en los D-Backs

En Arizona, se siente el vacío desde que J. D. Martínez, quien golpeó 45 jonrones en 119 juegos durante 2017, fue canjeado a los Red Sox por cinco temporadas y $110 millones de dólares. 

Los D-Backs no tenían a un jugador de 40 o más jonrones desde Mark Reynolds (44 HRs y 102 RBIs) en 2009 y Luis González (57/142) en 2001. Durante ese mismo tiempo, la Liga Nacional no cerró las cortinas del último día de la temporada regular con un bateador de 40 o más jonrones en 120 o menos juegos desde Matt Williams (43/96, Giants) en 1994. Entiéndase todo esto como el significado de lo que fue Martínez para Arizona, y lo que tendrá que resolver el club sin él. Obviamente, Paul Goldschmidt, Jake Lamb y A. J. Pollock —si están saludables— todavía tienen fuertes potenciales ofensivos para liderar en el desierto, pero ahí hace falta un cañón que colabore también con poder y estabilidad… ¡Oh, claro, ahí está Yasmany Tomás! Pero, seamos honestos: ¿Es Yasmany Tomás un seguro de vida para el line up de los D-Backs?... Voy a responder con dos argumentos y una frase final, como si estuviera sentado en una mesa redonda discutiendo el tema en Phoenix: 

  • Argumento #1: Arizona ha pagado $22.5 MM por un jugador de -1.4 WAR, con 98 wRC+, dos puntos por debajo de la media de la liga.
  • Rango de éxito: Pobre, en términos de negocio. En una inversión por mucho menos dinero, Jake Lamb le ha ofrecido 59 jonrones, 196 remolcadas, una tasa de 12.2 BB% y 5.0 WAR desde 2015. ¿Qué significado podemos darle a esto? Es posible que los D-Backs estén replanteándose el caso de Tomás, a quien le deben aún $46 MM de su contrato de $68.5 MM hasta 2020.
  • Argumento #2: Vamos a considerar lo mejor de la que podría ser (quizás) el modelo de temporada de breakout para Tomás, su año de 31 jonrones en 2015. Para convivir en 352 de sus 563 PAs en el quinto y sexto turno, los jonrones del cubano no hicieron mucho daño. Golpeó 18 con las bases vacías y solo 10 con corredores en posición de anotar, que generaron 57 RBIs.
  • Rango de éxito: Por debajo de la media. Antes de que Yasmany Tomás pegara 31 jonrones y condujera a solo 83 carreras, el último jugador de MLB (con al menos 502 PAs) en hacerlo fue el inicialista de los Cubs, Anthony Rizzo, quien mandó a publicar un 32-78 (HRs-RBIs) en 2014. Tenga en perspectiva que, ese año, todavía Rizzo no gozaba de contar delante con Kris Bryant –que debutó en 2015—, y el mejor OBP de la alineación lo tenía detrás, el .341 que exhibió Luis Valbuena

En el lapso entre 2004 y 2015 –justo antes de que Tomas golpeara 31 HRs—, solo 12 de 259 bateadores de 30 jonrones o más empujaron 83 carreras o menos. Después de esta investigación, el resultado que podría llevarnos a entender claramente esta problemática, se deriva de la temporada 2017 de Eric Thames con los Cerveceros de Milwaukee. Él golpeó 31 jonrones en 551 PAs, y terminó con 63 RBIs, la cifra histórica más baja de un bateador calificado en la liga durante los últimos 100 años. 

Así que, aquí está una de las irremediables razones de peso: Thames fue un tipo exitoso para conectar extra bases (61), pero navegó por el home plate en una alineación de pobre porcentaje de embasamiento. Domingo Santana fue el único compañero de un OBP responsable, con .371, en una alineación que, detrás de Thames (.359), el mejor porcentaje de embasarse fue el .349 de Travis Shaw

A diferencia de eso, tenemos el ejemplo épico de los Brewers al mirar la temporada de Robin Yount en 1989, quien se apuntó 103 RBIs con 21 HRs —10 menos que Thames en 161 PAs más—. ¿Queremos un ejemplo mejor? Yount registró un 13-91 en 1988.

Mientras Tomás aterrizó en las Menores para iniciar esta semana, estoy seguro que los entrenadores de bateo de los D-Backs están trabajando horas extras con él. El primer paso es mantenerse sano. Y el segundo, no menos importante, es viajar de vuelta a casa para mostrar su más ardiente swing a partir del Opening Day.

Ariel Miranda. Foto: MLBPressBox14. Ariel Miranda vs Los jonrones

De las 93 carreras permitidas por Miranda en 2017, 55 llegaron por la vía de los 37 jonrones que admitió. Su récord fue de 8-7, y 5.12 ERA en 29 aperturas, lo que pudo ser peor. Pero si quitamos un tercio de esos jonrones, entonces su efectividad mejora a 4.10 ERA y, obviamente, habría avanzado mucho más en los 5.2 inning que promedió. ¿A qué nos conduce eso? Es simple: Los jonrones son el problema, y si Miranda evita algunos pitcheos insuficientes y mal lanzados en 2018, sus resultados podrían avanzar a pasos agigantados.

De todos los lanzadores calificados (162 innings o más por cada año) de los Marineros en los últimos 50 años, Jamie Moyer había sido el único en permitir más de 37 jonrones, con su negativo registro de 44 en 2004. Incluso, de los 34 lanzadores que han permitido 40 o más jonrones en la historia, solo seis terminaron con 5.00 ERA o más. En ese listado, James Shields (6-19, 5.85 ERA) fue el ejemplo más cercano con 40 HRs permitidos en 2016. Así que, Miranda, aunque no llegó a admitir los 40th home runs, habría entrado en el 15.9% del club de los 5.00 ERA.

A Miranda le sirve esta frase, como dicen Timón y Pumba en la genial película de dibujos animados de Walt Disney, El Rey León: “Deja todo lo pasado en el pasado”. Pero recuerda, no olvides por donde se le escaparon algunas victorias en la mala conducción de su estrategia de lanzamientos:

1. Cuidado con ese pitcheo en dos strikes: 14 jonrones es inherente al .226 BABIP en esa misma situación. A pesar de eso, es justo resaltar que, cuando Mike Zunino fue el cátcher de Miranda, admitió 26 jonrones, pero lanzó para 4.81 ERA. Obtenga, además, el balance y la correlación entre jonrones y BABIP’s: 

- Cuenta pareja: 14 HRs, .240 BABIP.

- Por debajo en la cuenta: 17 HRs, .212 BABIP.

- Por encima en la cuenta: 6 HRs, .261 BABIP.

2. Después del primer enfrentamiento contra los lineups, donde Miranda toleró 16 jonrones, otros 12 llegaron al siguiente matchups. Si solo un cuarto de eso cambiaba, Miranda podría haberse ahorrado al menos 30 carreras.

3. Esos 14 jonrones de la oposición a más de 400 pies fueron una nota realmente monstruosa. Pero hay un dato que podría asombrarnos aún más: Miranda se vio atacado por 18 jonrones de bateadores que, en ese instante, colocaban el 10th o un menor registro personal dentro de la temporada 2017.

¡Eso es, 2018 será mucho mejor que 2017!

Guillermo Heredia. Foto: MLBPressBox15. Guillermo Heredia vs Los Outfielders de los Marineros

La transición de Dee Gordon del infield al outfield para jugar en Seattle no afectará directamente una ‘posible’ titularidad de Guillermo Heredia, pero… lanza un claro mensaje de la organización: Si un jugador élite puede ir al outfield, entonces el campo de innovación y cambio es una filosofía abierta en los Marineros. Mirando esto, entonces el cubano deberá acelerar el proceso de rectificación en su swing. Asumiendo que su defensiva es prácticamente élite (más-6 DRS y 78 bolas capturadas fuera de la zona en 2017), el reto de Heredia está en ser lo suficiente hábil con el bate y las piernas para el team. Ese .284 BABIP y .314 OBP tienen que encenderse, tanto como el éxito que consiguió hacia el lado opuesto (33.3%) en 2016.

Según FanGraphs, Heredia mejoró de 16.7% a 20.4% su impacto de dureza en 2017, pero se dejó seducir más (24.0% sobre 21.3%) por pitcheos distantes de la zona de strike. Sus números de contactos indican que, cuando golpea la pelota en los nueve cuadrantes dentro de la zona, su promedio de bateo y el BABIP crecen de .249 y .288 a .283 y .299, respectivamente. Ese podría ser el Factor “X” de Heredia, tanto como fortalecer sus manos y enderezar la ruta de su swing, ¿verdad? ¡Hay grandes retos en 2018!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más