Serie del Caribe'2019 | Cuba al borde de eliminación tras derrota en extra-innings ante México

Ray Otero

Por Ray Otero | Director de BaseballdeCuba | @baseballdecuba

Feb 7, 2019

Al borde de la eliminación se colocaron los Leñadores de Las Tunas, como representantes de Cuba en la edición 61 de la Serie del Caribe, cuando este jueves en la tarde cayeron 3-2 en entradas extras (11) ante el representante de México, los Charros de Jalisco, en la tercera salida de ambos conjuntos en el torneo.

BOX SCORE | PLAY-BY-PLAY

El choque, jugado en el estadio Nacional Rod Carew de Panamá, dejó a ambos elencos con marca de 1-2, cuando a cada uno le resta un choque ante Venezuela, en esta etapa clasificatoria del torneo por el Gupo A.

Mientras México jugará su último encuentro del grupo ante los venezolanos, este viernes en el horario de las 8:00 de la noche, Cuba descansará en la jornada, para entonces enfrentar al mismo rival el sábado desde la 1:00 pm. 

Para ese posible choque final, de seguro el mentor Pablo Civil mandará al montículo a su as, el derecho Lázaro Blanco, ganador ante México en la jornada inaugural.

Parte de la revancha del triunfo mexicano ante Cuba en esta SDC’2019 estuvo colgada del brazo del relevista ex Grandes Ligas, Sergio Romo (1-0), quien, como tantas veces hizo con el San Francisco Giants para lograr tres anillos de Serie Mundial, llegó en el noveno episodio en situación comprometida, cuando Cuba amenazaba con dejar al campo a México con dos en bases y un solo out, para eliminar la amenaza, primero con ponche sobre alguien que está de más en esta line-up de los Leñadores, Yosvany Alarcón – lleva de 10-0 con 5 Ks – y mandar el choque a entradas extras dominando a un inoportuno emergente, Alexander Ayala, en foul fly al receptor.

A partir de ese momento la suerte estaba echada para Cuba. Romo retiró a los ocho bateadores que enfrentó en su relevo perfecto de 2 2/3 con 3 ponches, para llevarse un importante triunfo que mantiene con vida a México en esta edición del torneo mayor caribeño.

Pese a su excelente relevo, nuevamente la dirección del elenco cubano pecó de jugar “conservadora pelota” o de realmente no saber sacarle lo necesario a cada instancia del partido. En el mismo noveno episodio, cuando Romo llega como relevista, la presencia de derechos ante el conocido dominador de bateadores de esta mano era ya controversial. Si el mentor Pablo Civil confía todavía ciegamente en su receptor Alarcón, al menos Ayala nunca debió haber llegado como emergente, y pese a esto, la presencia de un zurdo era más señalada en ambos casos, sobre todo conociendo la forma en que el receptor tunero ha estado en el torneo.

Lo cierto es que Cuba parece camino a otra salida internacional abrupta. En este choque que, de ganarlo, hubiera aumentado sobremanera las posibilidades del elenco de poder alcanzar el boleto finalista, los nacionales volvieron a padecer de la ausencia de oportunidad ofensiva, unas veces dominados por el pitcheo rival, en otras por incomprensibles errores mentales de sus jugadores y también frenados por absurdos estilos de dirección.

Un ejemplo de esta última lo constituye la cuarta entrada, cuando Cuba inicia la misma poniendo en base a los dos primeros bateadores, solo para que el alto mando ordenara el siempre absurdo toque de sacrificio que, cansados estamos de repetirlo, simplemente le hace el favor a un solo jugador, el pitcher rival. El resto fue historia en esa entrada, con hombres en tercera y segunda, Yordan Manduley y Yuniesky Larduet fueron dominados por el abridor Manny Barreda, una muestra más de que cuando se juega mal al béisbol, este simplemente no te puede pagar de otra manera.

Pero dos innings más tarde, en la sexta, tras la igualada mexicana a dos, Yordanis Samón inició la parte baja de la misma con sencillo al central y fue movido a segunda por sacrificio de Jorge Alomá para una potencial carrera de Cuba en ya la segunda parte del choque, sin embargo, Samón se fue de juego completamente y tras una visita al abridor Barreda en el montículo, Samón, quien conversaba fuera de la segunda almohadilla, fue sorprendido de manera increíble en viraje del lanzador mexicano a las manos del segunda base Ríos. 

Crédito hay que dar al propio Barreda. Aceptó las dos primeras de Cuba en la misma entrada inicial, cuando los Leñadores conectaron tres de los seis indiscutibles que dieron en el choque, dos de ellos dobles remolcadores de Frederich Cepeda y Alfredo Despaigne.

Pero Barreda, a partir de ese momento, caminó otras cinco entradas con 3 ponches, dos boletos y cinco hits, para dejar el resto a un bullpen que lució inmenso en sus cinco entradas de trabajo, soportando un indiscutible más en todo el choque con un boleto.

Los mexicanos iniciaron arriba en el marcador cuando, en la primera entrada, un nervioso abridor Yariel Rodríguez no pudo mostrar nada, regalando un boleto, sencillos de Amadeo Zazueta y Japhet Amador, combinados con un wild pitch, que lo vieron irse temprano con solo un out a su cuenta. 

Pero, tras Cuba tomar la delantera en la parte baja de esa entrada, el choque se volvió cerrado, gracias a la labor tanto del abridor mexicano como del primer relevo de Cuba, el derecho Vladimir García, quien lució como en sus buenos tiempos por espacio de 6 2/3, aceptando cuatro hits para una sola limpia con solo 72 lanzamientos. Cuando García dejó el montículo en el séptimo, dejaba a su elenco con posibilidades de triunfo, en un encuentro empatado a dos.

Casualmente una entrada antes los mexicanos habían puesto la igualada ante García, por sencillo del norteño Alonzo Harris, sacrificio de Zazueta y otro sencillo, al derecho, de Víctor Mendoza.

Y en otro de los incomprensibles movimientos de la dirección del equipo tunero, a García lo sucedieron una vez más un dúo que ha visto acción constante en esta SDC, el derecho Raidel Martínez y el zurdo Liván Moinelo. 

Martínez lo hizo bien, trabajando 2 2/3 con solo dos hits sin carreras, pero Moinelo, quien ha estado con altibajos en este torneo – pudiera estar cansado – en su relevo de 1 1/3 fue víctima de la decisiva de México en el 11no episodio, cuando Ramón Ríos remolcó al cubano Dariel Alvarez con la carrera que deja aún con vida a los Charros de Jalisco.

Tras la derrota, las posibilidades de los cubanos se reducen a una fórmula diferente, ellos no tiene control de su destino, a menos que México obtenga triunfo sobre Venezuela en el choque entre ambos de este viernes, y aún así, los cubanos deben vencer por la mayor cantidad de carreras a un Venezuela que parece destinado a ser finalista.

 

Sigue a Ray Otero en twitter (@baseballdecuba), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (baseballdecuba.ray@gmail.com). Síguenos también en Facebook (BaseballdeCuba) y no dejes de conectarte con nosotros. ¡Tenemos la mejor cobertura del béisbol de Cuba para usted!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
Leñadores tuneros: primera noticia en la 54 SN
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Fumigaron el tabaco
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue
Anaheim se hace del cubano Roberto Baldoquín
Yoalkis Cruz, 100 victorias
55 SN: En la tarde...dos resultados

ver más

ver más