Condenan a prisión a contrabandista de peloteros cubanos en Miami

Leonys Martín

Una jueza de Miami impuso el lunes una sentencia de más 14 años de prisión a un individuo hallado culpable de llevar ilegalmente a Estados Unidos a más de mil cubanos, incluidos varios beisbolistas.

Eliézer Lazo se declaró culpable en agosto de extorsión, en relación con el traslado de cubanos, entre ellos el jardinero de los Rangers de Texas Leonys Martín y otros peloteros que fueron identificados solo por sus iniciales.

La jueza federal de distrito Joan Lenard rechazó el pedido de Lazo por una sentencia menos severa. Destacó que Lazo recibía un pago de 22.000 dólares mensuales por participar en esta operación ilícita, sin contar los porcentajes que le habrían correspondido de los contratos firmados por los peloteros.

De acuerdo con los fiscales, Martín pagó 1,2 millones de dólares a la organización de Lazo después de que el pelotero firmó un convenio con los Rangers en 2011.

“Es mucho dinero”, consideró Lenard.

Lazo, de 41 años, comenzará a purgar la sentencia después de que cumpla otra de cinco años por lavado de dinero en relación con un fraude al sistema Medicare, el seguro de salud para los pensionados. En cuanto al caso de contrabando de personas, Lazo se declaró culpable en agosto del delito de complot para extorsiones.

La banda de Lazo transportaba a los cubanos por mar hasta México y luego los hacía cruzar la frontera con Texas. Cobraba 10 mil dólares por persona y más si se trataba de peloteros. Documentos presentados durante el juicio señalan que la banda le pagaba al cartel de los Zetas, una de las organizaciones criminales más violentas de México, para que le permitiese operar en su territorio.

Bajo la política estadounidense conocida como “pies secos, pies mojados”, los cubanos que llegan a territorio continental de Estados Unidos pueden en general quedarse en el país, mientras que aquellos interceptados en el mar suelen ser enviados de vuelta a la isla.

William Clay, abogado de Lazo, dijo que muchos clientes de su representado se mostraban deseosos de llegar a Estados Unidos, sin importar los costos en que incurrieran. “Habían obtenido aquello que solicitaban”, afirmó Clay.

Pero el vicefiscal federal estadounidense Ron Davidson señaló que los inmigrantes que no podían pagar eran retenidos por sujetos armados, quienes exigían un rescate, los amenazaban e incluso los golpeaban. Aunque Lazo no habría participado personalmente en estos hechos violentos, habría sabido de los mismos.

“Este hombre no es un luchador por la libertad”, indicó Davidson.

El caso permitió también echar un vistazo a la forma en que los cárteles narcotraficantes en México obtienen una tajada del negocio del contrabando de inmigrantes. Documentos de la corte muestran que, en la zona de Cancún, un balneario mexicano frente al Caribe, los Zetas cobraban a los contrabandistas cubanos unos 10.000 dólares por embarcación y hasta 3.000 dólares por inmigrante para permitirles el paso por su territorio y para ayudar en el pago de sobornos a las autoridades locales.

Durante el caso no surgieron evidencias de que Martín u otro pelotero cubano haya sufrido maltrato. Aunque no se identificó a otro beisbolista, se sabe que algunos astros cubanos han llegado mediante operaciones de contrabando desde México, como en el caso del jardinero Yasiel Puig, de los Dodgers de Los Ángeles.

Para los peloteros cubanos habría un incentivo al llegar a Estados Unidos pasando antes por México u otra nación. Si arribaran directamente a territorio estadounidense, quedarían sujetos al “draft” de las Grandes Ligas y firmarían un contrato menos lucrativo.

Si llegan desde México, se convierten en agentes libres, y pueden suscribir un convenio con el mejor postor.