59 SNB | Cinco números que definen la impresionante carrera de Frederich Cepeda en el béisbol cubano

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodriguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Sep 28, 2019

En la vida y en los deportes, adoramos la excelencia, y a los jugadores que son capaces de generarnos emociones sin medida a lo largo de su carrera. 

Por eso es que, de alguna manera, también nos encantan y perseguimos todo el tiempo los números redondos en el béisbol. Sí, para muchos de nosotros, ¡ellos son más importantes de lo que parecen! Sin embargo, pocas veces nos preguntamos cuál es la razón de ese delirio por las estadísticas. Usted puede pensar ahora, y posiblemente lleguemos a la misma conclusión: Los amantes del juego buscamos grandeza todo el tiempo, detrás de las hazañas por más intrascendentes que parezcan para cualquier fanático. Si lo vives así, entonces sin dudas sabes cuánta emoción se siente cuando intentas descorchar día a día una nueva perspectiva en nuestro pasatiempo favorito, donde perseguimos a esos jugadores que nos hacen amar este deporte. 

Y si de momentos para el recuerdo se trata, este viernes vivimos otra de esas hazañas que se quedan grabadas en nuestra memoria beisbolera, porque Frederich Cepeda es uno de esos jugadores que siguen haciendo historia. Al filo de las 3:54 de la tarde, en el estadio 5 de septiembre, Cepeda no solo se convirtió en el 24to bateador que arriba a la marca de 2000 hits en Series Nacionales, sino también nos recordó por qué celebramos las marcas redondas en el béisbol.

“Me siento contento siempre por todos los logros alcanzados en mi carrera. Estos números son fruto de mucho trabajo y dedicación. En este largo camino, esto es algo que me llena de orgullo y satisfacción”, le dijo Cepeda a BaseballdeCuba.com, después de hacer historia en el béisbol cubano, demostrando que su excelencia como bateador aún puede mantenerse a los 39 años. Cuando miras atrás, después de 22 temporadas y una prestigiosa carrera casi completa con bate de madera, los números de Cepeda parecen de otra galaxia en el béisbol cubano. Y aun cuando parte de este legado de Frederich ha sido extendido en plena era actual donde el béisbol cubano sufre su peor regresión de la historia, es admirable ver cómo su consistencia se mantiene, venciendo al tiempo en cada visita al plato. Eso, su enfoque, dedicación y profesionalidad, han sido la clave para un hombre que adora el juego y se siente bendecido por vestir y defender cada día su uniforme de béisbol.

Con 19 dobles más, Cepeda podría pasar a la historia como el único bateador en Series Nacionales con estos números redondos: 2000 hits, 700 extra bases, 400 dobles, 300 jonrones, 1200 carreras anotadas y 1600 bases por bolas.

“Las marcas es algo que he alcanzado con el tiempo, turno por turno. Cuando comencé, raramente pensaba en eso, pero ya que voy llegando a esas marcas, solo le doy gracias a Dios y a la vida, a mi familia, y a mi incasable padre, que nunca se dio por vencido y confió en mí”, afirmó con gran sentimiento el campeón Olímpico, Mundial, Panamericano y Subcampeón del I Clásico Mundial de Béisbol, quien ha inmortalizado el número “24” con los Gallos de Sancti Spíritus y el team Cuba.

“Seguiré trabajando día a día. Quiero mantenerme en forma y hacer lo que tanto me gusta hacer”, aseguró casi que golpeando la idea del retiro oficial, como cuando su típico swing letal —en un giro casi perfecto y relampagueante— golfea una pelota baja y la envía más allá de los límites por el rightfield.

“Siempre que pueda ayudar a mi equipo, lo haré. Ahí estaré. Lo que siento es una conexión entre el béisbol y yo. Mi sueño siempre fue jugar béisbol, desde niño. Las marcas llegan solas, pero todo parte de ese amor que siento: Despertarme día a día, soñando que jugaré béisbol. Sintiendo ese deseo de ponerme el uniforme y jugar. Esa ha sido una de las claves de mi éxito: El esfuerzo, sacrificio, dedicación, muchas horas de trabajo pero, sobre todo, de amor por el juego”, confiesa Cepeda, quien aún cree que los Gallos superarán este mal momento. “El equipo siempre puede. Hay que creérselo, es algo que les inculco sobre todo en este momento”.

Así piensa un hombre que, incluso en un día único para el recuerdo en su carrera de 22 temporadas, pone por delante el resultado del equipo, y deja en un segundo plano la satisfacción personal que siente por arribar al Club de apenas 24 bateadores con 2000 hits en 59 Series Nacionales.

“El deportista tiene que creérselo en todas las situaciones, en las favorables y las adversas. Pensar positivamente, que sí se puede, y estar seguro que nunca es tarde para soñar”, es la perspectiva del nuevo recordista en bases por bolas (55) para una primera fase del béisbol cubano en esta actual ‘Era de los Refuerzos’, rompiendo el récord que marcó Yunior Paumier (54) en la 57 Serie Nacional.

Así pues, aunque Cepeda tiene pleno enfoque en la carrera por la clasificación de su equipo, de cualquier manera, momentos como este merecen una gran celebración. Se trata del único jugador de béisbol que, posiblemente en toda la historia del juego durante todos los tiempos, haya sido capaz de combinar impresionantes números de disciplina en el plato y poder, extendiendo una exitosa consistencia durante más de dos décadas en nuestro pasatiempo nacional. 

Mencionar el nombre de Frederich Cepeda Cruz, es invocar la excelencia en la caja de bateo, el clásico caballero dentro y fuera del terreno, el atleta sacrificado y profesional, que ama tanto el juego como a su vida. Y en este sentido, no solo los números muestran la magnitud de Cepeda y su grandeza como bateador. ¿Nos faltará algo por descubrir? Sí, ¡no tengas dudas! ¡Aún hay cosas que no has leído sobre Sir. Cepeda! 

Así es como podemos llegar una vez más a la conclusión que ya había experimentado, mucho antes de comenzar a compilar esta columna: Descubre todo lo que no sabías sobre la impresionante carrera de Frederich Cepeda, a través de estos cinco increíbles números.

(Los números están actualizados hasta la jornada de este viernes)

.481 —  No podemos negar que, a menudo, el valor de los números nos sorprenden. Sin embargo, ninguna de las estadísticas más sensacional del juego va a tener una lectura mejor y será más comprendida si no la ponemos en contexto. Entonces, ¿qué tenemos aquí en ese average de .481? Sí, por muy sorprendente que parezca, ¡ese es el OBP actual en la carrera de Frederich Cepeda! ¡.481 OBP es difícil de sostener hasta en videojuegos! 

Pero, cuando miras el recorrido de 7865 apariciones en home, Sir. Cepeda aún se sonríe, cuando es capaz de dejar pasar cuatro pelotas malas y gana una base. Una más, otra, y otra base por bolas. 

Ese promedio de .481 es el más alto de los jugadores activos y el segundo mejor de cualquier bateador que haya registrado 2000 hits en la historia del béisbol cubano. ¿Que quién lo supera?: Omar Linares tiene unos seis puntos de ventaja, luego de retirarse en 2002, con .487 OBP durante 1700 juegos y 7454 visitas al cajón de bateo. No obstante, cuando detallas las muestras tanto de Linares como de Cepeda, puedes apreciar resultados sorprendentes: Frederich ha tomado ya 360 bases por bolas más que las acumuladas por el “El Niño” Linares.

Entonces, no solo estamos disfrutando el dominio de estos dos icónicos bateadores en épocas diferentes: También hemos recordado en 203 palabras parte del legado que ahora pueden utilizar como inspiración las nuevas generaciones de peloteros en el béisbol cubano. 

De 3946 bateadores en la historia de las Series Nacionales —antes de esta edición número 59—, 578 habían cruzado el plato en más de 1500 ocasiones. ¿Cuántos han promediado más de .400 OBP en su carrera? Apenas 69, el 11.9%. ¿Qué bateadores han encabezado el Club selecto de .450 OBP o más? Escucha estos nombres, detrás de Linares y Cepeda: José Dariel Abreu (.457), Michel Enriquez (.456) y Alfredo Despaigne (.454). Los grandes bateadores casi siempre se unen de alguna manera y, en la historia, ¡Cepeda indiscutiblemente es uno de ellos!

3688 — En el béisbol cubano, la agresividad ha sido una tendencia natural en los bateadores de todos los tiempos. Por esa razón, es fácil ver a menudo —y aún vas a percibirlo sin muchos contratiempos— lo difícil que resulta para la mayoría de los bateadores del juego actual combinar su éxito en el contacto con la disciplina sobre el plato. Sin embargo, para nuestro deleite y orgullo, aún tenemos la oportunidad de disfrutar la presencia de Frederich Cepeda en home. Y, cuando eso sucede, cada turno parece una clase de bateo, de la cual podríamos estudiar y aprender. Así ha sido a través de su carrera: Difícilmente lo ves perseguir pitcheos malos o poncharse con frecuencia a pesar de navegar una y otra vez en altos conteos.

Sus propios compañeros te lo dirán: Es tan difícil abordar cada turno de esa manera que, cuando ves su trabajo, solo tienes elogios para cada turno, incluso cuando Cepeda termina fallando. Es cierto que muchos fanáticos también critican su poca agresividad, pero esa coraza que utiliza como enfoque sobre el plato, ha sido precisamente la extensión de una cultura y sabiduría propia, prácticamente sin igual. Esto es lo que significa ese número ¡3688!, que encabeza uno de los récords más impresionantes de Cepeda jamás explorado: La suma de sus bases por bolas más los hits, lo que muestra la habilidad de dibujar bases y tener éxito al poner la pelota en juego. 

Ese departamento de bases por bolas más hits, lo he denominado con las siglas de “HBB”, y está liderado en la historia de las Series Nacionales por Enrique Díaz, quien se retiró acumulando 3819 (2356 hits más 1441 bases por bolas). Claro, por supuesto, detrás de “Enriquito”, está Cepeda, a 131 puntos (con 2001 hits y 1687 bases por bolas), pero la diferencia no ha sido tan holgada como quizás estés pensando: Frederich podría pulverizar esa desventaja en apenas 80 juegos, y cuenta con 2101 visitas menos al plato que “Enriquito”. En la última década, Cepeda ha promediado 159 HBB (hits más bases por bolas), y tiene dos campañas (la 52 y 57 Series) con al menos 200. 

Desde el regreso del bate de madera hace ya 20 años, solo siete bateadores han podido combinarse para entrar en base más de 200 veces por hits o bases por bolas… ¿quién ha sido el único con dos temporadas extendiendo esa categoría en la liga? ¡Frederich Cepeda!, contando su año de 201 en 2012-2013 y 211 en 2017-2018.

¡Impresionante!

1700 — Esa es y será una cifra inalcanzable de bases por bolas recibidas en el béisbol cubano. Sí, sobre todo porque los calendarios de juego han cambiado y no todos los peloteros tienen la oportunidad —incluso gozando de salud— de participar en más de 90 desafíos cada año. Entre 1998 y 2011, esa probabilidad vivió su más alto pico, cuando todos los teams de la liga efectuaban 90 partidos en su etapa regular. Sin embargo, desde 2012, en lo que ha sido esta actual “Era de los Refuerzos” del béisbol cubano, las tendencias han cambiado. De cualquier manera, hasta dando por sentado que los calendarios volverán al formato de antaño, ¿quién podría superar las 1700 bases por bolas en la historia del béisbol cubano? Para el reto, no solo se necesitaría la capacidad de combinar el talento en el arte del bateo, pues también haría falta tener una carrera saludable y superar los embates del “Dios Crono”. 

Sí, es bastante difícil encontrar a un jugador que sea capaz de mantener el ritmo y la eficiencia en el plato durante tantos años y ante disímiles retos, pero felizmente lo tenemos: Frederich Cepeda cerró este viernes con 1687 bases por bolas, y está a 13 de convertirse en el primer —¿y quizás único?— bateador cubano con 1700.

819 — ¿Qué nos trae este último registro? ¡Más historia! Esa es la diferencia de bases por bolas que Cepeda le había sacado a sus ponches hasta el pasado viernes. ¡819 es algo impensado! Es un índice de tres dígitos que nos muestra la grandeza de un bateador único e inigualable en el béisbol cubano, si de disciplina en el plato se trata. 

Su frecuencia después de 22 años es de 37 bases por bolas sobre sus strikeouts, el promedio histórico más alto en todos los tiempos entre bateadores con 2000 hits: Le siguen Omar Linares y Javier Méndez (ambos sumaron 33), delante de Antonio Muñoz y Lourdes Gurriel (28).

Cuando lees y te conectas con todos esos nombres, recordando a quienes viste jugar o, escuchas las leyendas beisboleras imborrables que protagonizaron, de alguna manera sientes nostalgia. Sin embargo, aún queda en activo uno de los grandes guerreros del diamante, Frederich Cepeda. Y, como nos ha revelado, mientras tenga fuerzas y sienta que puede ayudar a los Gallos de Sancti Spíritus —u otra selección donde le toque defender la camiseta—, seguirá mostrándonos cómo puede dominar en el plato.

Después de 7865 visitas a la caja de bateo, los números que va dejando Cepeda lo colocan entre los bateadores más completos de todos los tiempos. De hecho, si omites sus 1678 bases por bolas, y dejas sus apariciones al plato en 6178, al realizar ese mismo cálculo con todos los bateadores de 2000 hits o más, vas a encontrar esto: Cepeda es el quinto jugador de todos los tiempos en frecuencia de jonrones, con uno cada 20.2 turnos —Orestes Kindelán lidera, registrando 13.9—.

Al quitar las bases por bolas, ahí puedes encontrar la muestra que, desde mi visión, expresa a viva voz la categoría como bateador de Frederich Cepeda: Incluso después de tomar 1687 bases por bolas, igual a perder 1687 oportunidades de intentar poner la pelota en juego, ha sido capaz de batear 306 jonrones y 381 dobles entre sus 2001 hits.

Ha vivido una carrera tan “increíble y bendecida”, como dice el propio Cepeda disfrutando este momento que, cuando comencé a escribir esta columna y hurgar en sus estadísticas, terminé encontrando más de lo esperado.

“Todo se puede mientras haya vida, deseos y amor por lo que haces”, me dijo Cepeda sorprendido, cuando le adelanté algunos números reveladores sobre su marca histórica y parte de lo que podría lograr.

Después de conocer hacia dónde podría conducirse su carrera luego de nuevos retos a los 39 años, Cepeda simplemente sonríe, pero sabe que aún puede vivir más emociones como las de este viernes 27 de septiembre.

“Amo este trabajo”, expresó Cepeda a BaseballdeCuba.com. "Estoy feliz de poder jugarlo cada día y decir: ¡El béisbol es mi vida!”.

¡Felicitaciones por el gran trabajo, Frederich!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más