Serie Mundial 2017: Astros cumplen profecía con primer título de su historia

En un choque que redujo las emociones a cero, comparado con todos los demás encuentros de la Serie Mundial 2017, los Astros de Houston se coronaron por vez primera en su historia de 55 años, con un triunfo de 5-1 sobre Los Angeles Dodgers, en el Juego 7, este miércoles en el Dodger Stadium de Los Angeles.

Serie Mundial 2017

Juego 7

Astros 5, Dodgers 1

La victoria cumplió la ahora histórica profecía de tres temporadas atrás, cuando en junio de 2014 el autor Ben Reiter, de la revista Sport illustrated, predijo en la portada de la misma que los Astros ganarían la Serie Mundial 2017.

La portada, para más, presentaba la figura del jardinero George Springer, precisamente el que en esta noche de miércoles fue designado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, tras una actuación histórica que lo vio conectar 5 cuadrangulares y batear .379 (29-11) con 8 anotadas y 7 remolcadas.

Profecía o no, Houston jugó como un elenco campeón, ganando ante otro gran equipo, en la primera Serie Mundial entre dos ganadores de más de 100 partidos en temporada regular desde 1970.  Ellos resultaron los mejores.

Houston destruyó a un tembloroso abridor Yu Darvish, desde la misma primera entrada, conociendo lo importante de marcar temprano en un choque sin vuelta atrás. El derecho, cambiado del Rangers Texas a los Dodgers el pasado 31 de julio por tres prospectos, no fue ni siquiera la sombra del lanzador que esperaba el elenco californiano. En sus dos aperturas de Serie Mundial no pudo pasar del segundo episodio, en ambas completando 1 2/3, con en total 8 carreras limpias concedidas, 2 HRs, 2 boletos y PCL de 21.60.

El derecho inició este decisivo Juego 7 permitiendo doble de George Springer, pero cuando el próximo bateador, Alex Bregman, roleteó por la posición del primera base, Cody Bellinger, este cometió error en tiro a la inicial, para permitir a Springer anotar desde segunda y a Bregman llegar a esa base. Desde allí, Bregman robó tercera – Darvish había permitido 87 robos en 99 intentos en toda la temporada regular - y anotó la segunda en rolata de José Altuve a las manos del inicialista. Las carreras probarían, al final, ser las necesarias para el histórico triunfo.

Darvish se recuperaría para retirar los demás bateadores, y lo más llamativo del resto de la entrada fue ver al cubano Yulieski Gurriel comparecer ante Darvish, por vez primera desde el incidente de Juego 3. El estadio, por segunda noche consecutiva, abucheó a Gurriel, pero este respondió quitándose su casco protector y ofreciendo un saludo de disculpa al lanzador japonés, quien ripostó aprobando el caballeroso gesto.

Pero en el segundo Darvish rápido encontraría las duchas. El derecho se vio con algo bien claro en el lenguaje coloquial de los cubanos, miedo. Primero regaló boleto a Brian McCann y después concedió doble de Marwin González al derecho, para colocar corredores en tercera y segunda. El derecho sacaría el primer out en rolata de Josh Reddick por la posición de la segunda base, pero acto seguido, en una jugada donde el cuadro de los Dodgers no jugó lo suficientemente adentro, una rolata del lanzador Lance McCullers, Jr. por Logan Forsythe en segunda, remolcó a McCann desde tercera con la del 3-0.

Las dos que sacaron a Darvish llegaron por el quinto cuadrangular en la Serie Mundial de Springer, igualando así un récord del gran Reggie Jackson que databa de la Serie Mundial de 1977 con los Yankees, además de convirtiéndose en el primer bateador con cuatro cuadrangulares en juegos consecutivos en Series Mundiales. Su batazo colocó el partido 5-0.

La partida de Darvish trajo al derecho Brandon Morrow, quien siguió imponiendo un récord eterno y que solo puede ser igualado, con su séptima salida en igual cantidad de choques de esta Serie Mundial. Morrow poncharía a Bregman para terminar las angustias de los Dodgers.

El lanzador abridor de los Astros, McCullers, se puede considerar uno de los más afortunados en béisbol. Con una apertura también desastrosa, el derecho escapó de las tres entradas iniciales en donde, en el primer inning, dejó las bases llenas al dominar a Joc Pederson en rolata a las manos de Altuve, en el segundo permitió sencillo de Forsythe, propinó pelotazo a Kiké Hernández, para terminar la entrada dominando a Chris Taylor en línea de doble matanza por la combinación Correa-Altuve, y en el tercero explotó tras permitir sencillo de Corey Seager, propinar su cuarto pelotazo – segundo a Justin Turner – y ponchar a Cody Bellinger, pero terminar sin carrera aceptada ya que el nuevo lanzador, Brad Peacock, dominó a Puig en elevado profundo al centro y ponchó a Pederson. Los cuatro pelotazos de McCullers en el choque lo convirtieron en el primer lanzador en la historia de Series Mundiales en hacerlo, pero además, su salida resultó la más corta para un abridor con ventaja en un Juego 7 de una SM, desde 1958 cuando Don Larsen fue sacado con igual solo 2 2/3 de innings.

En realidad la ofensiva de los Dodgers no ayudó en nada en la noche, a pesar de la pésima apertura de Darvish, un hombre que sin cumplir el objetivo por el que fue canjeado a los Dodgers, ahora parece un "target" a cambiar muy pronto. En las tres primeras entradas con corredores en posición anotadora, los Dodgers se fueron de 7-0 con 6 hombres dejados en bases esperando remolque.

Pese a esto, el mentor de los Dodgers, con cinco abajo, no desperdició oportunidad para darle la pelota al estelar zurdo Clayton Kershaw - con dos días de descanso - , en el tercer episodio – ¿tan temprano?, entonces ¿por qué no iniciar con él o traerlo antes del desastre de Darvish? – y Kershaw respondió colgando ceros en la 3ra, 4ta, 5ta y 6ta entradas.

La ofensiva de los Dodgers finalmente rompió el letargo de 12-0 con corredores en posición anotadora, en la parte baja de la 6ta. Ante el nuevo relevista, Charlie Morton, Pederson dio sencillo al centro y Forsythe recibió boleto, Morton dominó al receptor Barnes en elevado al cuadro, y el mentor Dave Roberts mandó al emergente André Either en lo que pudiera ser su última vez al bate con el uniforme de los Dodgers, y este no defraudó, soltando sencillo al derecho remolcador de Pederson.

Pudo haber más en el inning, pero Chris Taylor se tomó ponche y Seager, al primer lanzamiento, fue retirado de torpedero a primera. 

A partir de ese momento, Morton se convirtió en un dilema para los bateadores rivales, completando 4 IPs de una limpia con 4 SO, solo 2 hits y un total de 52 lanzamientos, 37 de ellos por la zona de strikes.

El noveno resultó uno de los más fáciles para el derecho, ponchando en tres lanzamientos al emergente Chase Utley para el primer out, mientras, se llevaba a Chris Taylor con cinco pitcheos en rolata inofensiva de Altuve a Gurriel, en la inicial, para el segundo, y retiraba a Corey Seager, con solo un lanzamiento, también por la misma vía, para desatar la locura de un elenco que desde el inicio de la Postemporada 2017, resultaba el gran favorito.

Por su labor de relevo, Charlie Morton se llevó el importante triunfo en este Juego 7, pero su labor en esta Serie Mundial se puede considerar excelente, tras completar 10 1/3 IP, PCL de 1.74 con 10 SO y un solitario boleto. 

Con el triunfo de los Astros, el elenco se convirtió en el 4to en tener una temporada de 100+ derrotas (2013) y ganar una Serie Mundial en un período de cinco años.

 
Por segundo año consecutivo más de 20 cubanos en MLB
MLB: Cubanos en la Postemporada 2015
MLB: Estrellas de Grandes Ligas visitan Cuba
MLB: Puig no recibirá sanción
MLB: Yasiel Puig admite errores del pasado
¿Qué cubanos están en la Postemporada MLB 2017?
¿Cómo marchan los cubanos en la Postemporada 2017?

ver más