Buscando un salto de nivel en MLB: Ariel Miranda sabe que la clave es el “comando”

Por: Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba yirsandybdc2018@gmail.com

El lanzador zurdo cubano Ariel Miranda regresó a la rotación de los Marineros de Seattle este martes en la noche y, por momentos, parecía un agradable debut contra el poderoso lineup de los Astros de Houston.

Probablemente usted ya sepa que Miranda eliminó por la vía del strikeout a cuatro de sus primeros seis outs, y es posible que no aprecie nada trascendental en una actuación de cinco innings con una carrera permitida. Sin embargo, el zurdo de Seattle realizó algunos ajustes interesantes en su regreso desde las Menores, así que deberíamos mirar bien adentro de su primera muestra en la temporada 2018. 

Podemos debatir sobre algunos puntos aquí:

¿Por qué podría considerarse la demostración más eficaz de su carrera en un debut dentro de la temporada? Ni siquiera en su estreno con los Marineros en 2016, Miranda superó el ‘silencioso’ dominio que generó este en Safeco Field. Aunque el Game Score de 52 puntos empató su actuación del 4 de agosto de 2016, luego de ser canjeado de los Orioles de Baltimore a los Mariners, la diferencia del cubano estuvo en cuidar del comando de sus pitcheos: Despejó por una apertura esa pesadilla que lo persiguió en 2017… los jonrones.

Después de unos 37 homeruns admitidos el pasado año, Miranda evitó que le pegaran jonrones en su debut por primera vez en su carrera. Según muestra StatCast, no recibió batazos a más de 350 ft, ya que los más contundentes fueron impactados por los swings de José Altuve (un flyball a 344 ft de distancia en el quinto innings por el right field) y Josh Reddick (Line drive out en el mismo episodio, a 337 ft). 

Para más contrastes, de los seis hits que le pegaron los Astros a Miranda, el más débil en su velocidad de salida terminó siendo el único extra base, un doble de Yuli Gurriel a apenas 78.4 mph en el segundo inning. Al final, su compatriota terminó anotando la carrera del empate 1-1, después de que el segunda base dominicano, Robinson Canó, le envió la pelota a 403 ft del home plate al abridor de los Astros Lance McCullers Jr.

Sin dudas, para Miranda, iniciar con cuatro ceros en cinco innings y un solo extra base permitido contra el team que más jonrones (9), hits (26) y anotadas (18) le ha producido, parece una buena experiencia al subir de las Ligas Menores.

El nuevo plan estratégico de Miranda funcionó. Por supuesto que es solo una apertura de quizás, 12 o 15 más en el año —eso si genera dominio, claro está—, pero lo interesante aquí vendrá una vez que Miranda pueda acercarse a ser el lanzador del debut la mayor parte del tiempo. ¿Cuál es la razón? El efecto de sus pitcheos evadió el contacto hábil y contundente de sus rivales. De las 14 puestas en juegos que aceptó, el 57.1% fueron enviadas a una velocidad de salida inferior a las millas por hora del lanzamiento. 

Con esa calificación de este martes, la 40th apertura de su carrera terminó ubicada como la 5th mejor en efecto de menor impacto recibido. Al mismo tiempo, pasó a ser la más efectiva para Miranda desde que retiró siete innings con solo dos limpias y 100 pitcheos contra los Angels el 4 de mayo de 2017. En esa ocasión, obligó a 16 de 25 oponentes (el 64.0%) a golpear con una velocidad de salida menor a la de sus pitcheos, razón principal por la que generó 14 rodados y nueve elevados, retando a 29 bateadores.

Asumiendo que Miranda enfrentó a una alineación plagada de hombres que han dañado su repertorio en el pasado —contando con la trilogía de George Springer, Carlos Correa y Yuli Gurriel, quienes le han bateado 10-for-46, siete homeruns y 12 RBIs—, salió airoso esta vez durante sus primeros matchups del año. Mezclando la slider y el cambio de velocidad, la bola rápida de Miranda fue mucho más precisa, alcanzando un aceptable comando en los bordes de la zona de strike y cada punto débil del contrario. Fue una buena demostración para recuperar su puesto en una rotación de los Marineros que, hasta los primeros 15 juegos, ha funcionado aceptablemente en la temprana carrera por la División Oeste de la Liga Americana.

Tras un empate 1-1 en cinco innings, Miranda le cedió la colina al relevista Dan Altavilla, quien, ante apenas dos bateadores, lanzó un paseo y, luego de un wild pitch, soportó enorme homerun de Brian McCann a 372 ft, devolviendo el pitcheo de 97.5 mph.

La fenomenal actuación de Lance McCullers Jr. con 11 strikeouts en siete innings, condujo a los Astros de Houston al éxito por 4-1, dejando a Seattle en apenas tres hits y ocho ceros consecutivos desde el jonrón de Robinson Canó en la primera entrada.

Aunque el cubano Ariel Miranda deberá reducir cada vez más su margen de error —reciba o no poco apoyo ofensivo—, a los Marineros les interese ver cómo se desempeña el zurdo de 29 años en su regreso a la rotación. ¿Cuál será el siguiente desafío en el camino?: Los Rangers de Texas, el próximo domingo 22, en un duelo contra el zurdo Martín Pérez.

Para comenzar a despejar la mala historia adjunta, entonces Miranda tendrá que retar a la alineación de los Rangers y, sobre todo, aliviar ese 5.40 ERA y .308/.373/.596, .969 OPS que les ha permitido en su historia.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más