Antiguas estrellas del béisbol cubano no envidian a desertores

Los Veteranos

Nota: Este artículo fue publicado en el Boston Globe el pasado martes 23 de septiembre. Su autor es Stan Grossfeld y el Boston Globe había solicitado permiso a BaseballdeCuba para el uso de alguna que otra fotografía del sitio. BaseballdeCuba.com reproduce el excelente artículo traducido al español para el disfrute de nuestros lectores por cortesía del Boston Globe. 

 

Hyannis - Pedro Chávez fue Yaz antes que Yaz fuera Yaz.

La estrella del béisbol cubano ganó la Triple Corona en 1957 jugando en la vieja Liga Amateur de Cuba.

En 1961, jugó en el equipo nacional cubano que ganó la Serie Mundial Amateur en Costa Rica.

Chávez también ganó dos campeonatos de bateo y dos premios al Jugador Más Valioso en la Serie Nacional Cubana.

Chávez, ahora de 80 años, forma parte de Los Veteranos, un equipo de jugadores de alto nivel cubano que participó en el torneo de Cape Cod Superior Softbol Classic celebrado en Harwich entre el 5 y el 7 de septiembre.

El currículum beisbolero de Chávez es único. Bateó contra Fidel Castro y se le ofreció un contrato por el mismo “scout” que descubrió al Yankee Mickey Mantle.

También dirigió los equipos nacionales cubanos que ganaron medallas de oro en la Copa Mundial de Béisbol 1984 y 1986 (en 1984, el equipo de Estados Unidos se llevó el bronce, con un delgado llamado Barry Bonds).

Fiel a la Revolución, Chávez nunca desertó y nunca lo lamentó. Pero él no critica a las últimas adquisiciones  de los Medias Rojas, Yoenis Céspedes y Rusney Castillo, ambos “desertores” cubanos.

"Esos son sus decisiones personales", dijo Chávez.

 Pedro Chávez
 El jovial e inteligente Pedro Chávez, leyenda del béisbol cubano, a sus 80 años. (Foto por Stan Grossfeld/Boston Globe)

En su lugar, siente que los Medias Rojas han conseguido dos grandes jugadores.

"Céspedes ya es una estrella", dijo. "Él tiene un gran poder y él es un jugador completo. Bueno en todos los sentidos - batea, defiende, tira bien, corre. Es inteligente también. '"

Chávez también aprecia a Castillo. Una estrella del futuro, él cree, que podrá ser primer bate o segundo en la alineación.

"Oh, sí, sí, sí", dijo Chávez. "Lo vi jugar un montón de veces. Él es un buen bateador con promedios altos, además de que es muy bueno en defensa y que corre muy rápido. Es un jugador muy completo ".

Otro jugador de los Veteranos, Jorge Rodríguez, que también actúa como intérprete, intervino.

"Creo que no es un gran bateador de poder como [José] Abreu, por ejemplo, o Papi Ortiz", dijo Rodríguez.

Chávez dijo que Castillo es una versión más corta de Yasiel Puig, el jardinero cubano de los Dodgers de Los Angeles.

"Puig es más fuerte", dijo Chávez. "Puig no sólo es un buen bateador, pero un buen bateador con poder."

Pero Chávez dijo que los Medias Rojas no tendrían ningún problema de personalidad con Castillo, el mismo que los Dodgers tienen con Puig.

"Él no es tan explosivo y agresivo como Puig", dijo Chávez. "Pero es un muy buen jugador y muy buena persona."

Cuando se le preguntó si Castillo valía $72.5 millones sobre siete años, que es por lo que los Medias Rojas lo firmaron, ambos hombres se ríen.

América del Norte es un mundo diferente al de la Cuba socialista, donde los salarios de béisbol, incluso para los mejores jugadores, son minúsculos.

"Vamos a ver", dijo Chávez. "Pero esperemos que así sea."

Frente a Fidel

Cuando se le preguntó quién era el mejor jugador cubano actual, la respuesta de Chávez fue rápida y sorprendente.

"Yulieski Gourriel, un tercera base ahora bateando .360 para los BayStars de Yokohama en Japón", dijo. "Debido a su condición física, que puede batear y tiene el poder."

Hablando de poder, Chávez se echó a reír cuando él describe jugar con el máximo líder de Cuba.

"Fidel fue un buen lanzador" , dijo. "Lanzaba la pelota en diferentes estilos. Una bola rápida, screwball, de todo"

"Fue gracioso porque cuando éramos más jóvenes, el equipo nacional de Cuba a veces jugaba con Fidel. Se mezclaba el equipo para jugar juntos. Pero era difícil porque si Fidel estaba perdiendo el juego, el choque no se terminaba". "Fidel decía: 'Tenemos que seguir jugando'"." Teníamos que jugar hasta que su equipo se ponía delante o por lo menos estaba empatado"

Chávez dijo que una vez que conectó un doble a Castro, trató de no golpear la pelota por el medio en su contra.

"Eso a veces era peligroso", dijo. "No era bueno lastimar a Fidel, ¿de acuerdo?"

Otro lanzador difícil que el enfrentó fue el gran Luis Tiant de los Medias Rojas.

"Le bateé", dijo Chávez, "pero sólo de foul."

Por recomendación del cazatalentos Tom Greenwade, que vio por primera vez a Mantle a finales de 1940, los Yankees ofrecieron a Chávez un contrato en 1957.

"Fue antes de la Revolución y yo era demasiado joven", dijo Chávez. "Yo tenía 21 años, y yo no quería dejar a mi familia."

Sin embargo Chávez fue oportuno cuando jugó contra los Estados Unidos. Bateó dos jonrones y remolcó siete carreras en una victoria de 13-1 sobre los estadounidenses en los Juegos Panamericanos de 1963 en Brasil.

Chávez trabajó en el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, y se quedó conectado al béisbol. Él no se arrepiente de la ruta que tomó.

"No, no, no", dijo. "Estoy feliz de la forma en que viví mi vida".

"Tengo tres nietos. Tengo un niño de 8 años de edad, y yo le estoy enseñando a jugar a la pelota. Quería que fuera un lanzador, pero él quiere jugar la primera base ".

Ninguno de los Veteranos del All-stars cubano criticó a los jugadores jóvenes por desertar, a pesar de que Fidel Castro se ha referido históricamente a los desertores como "gusanos".

"Probablemente Fidel no estará contento con ellos porque estamos perdiendo la oportunidad de verlos jugar en nuestros equipos", dijo Rodríguez.

Al lanzador de Los Veteranos, Jorge Pérez, le ofreció un contrato el San Francisco Giants cuando era un adolescente, pero no lo tomó. Él también quería quedarse cerca de su familia.

"Era una época diferente", dijo.

Y defendió a los nuevos jugadores de los Medias Rojas.

"Castillo y Céspedes están haciendo lo que quieren hacer, como todos los jugadores cubanos que dejaron Cuba", dijo Pérez. "Es un hecho de que cada jugador de béisbol en el mundo quiere jugar en las Grandes Ligas".

"El problema no es el problema político. Si el mejor béisbol del mundo se jugara en Cuba, entonces los jugadores de béisbol estadounidenses querrían ir a Cuba para jugar. Al igual que los jugadores de fútbol estadounidenses quieren ir a Europa para jugar al fútbol porque el mejor fútbol se juega en Europa, en España y en Alemania e Inglaterra ".

Nuestros vecinos y primos

Los cubanos tuvieron su primer vistazo a Cape Cod en un Tour por Barnstable High School, donde respondieron a las preguntas de los alumnos con gracia y humor.

Los Veteranos y Jackie Robinson
Los Veteranos leyendo la tarja de un busto de la leyenda del béisbol norteamericano, Jackie Robinson. (Foto por Stan Grossfeld)

Cantaron el himno nacional cubano, por solicitud, en un lugar aproximadamente 2 kilómetros del complejo de los Kennedy. La política nunca se mencionó.

Los jugadores también recorrieron Cobb Astro Park, un centro educativo y cultural en la escuela secundaria, y posaron para fotografías con una escultura de Jackie Robinson. Luego fueron al Junior Teatro Harwich por pizza, refrescos y paletas de helado con sus familias.

The Eastern Mass. Senior Softball League ha estado haciendo un programa de intercambio con el equipo cubano durante los últimos cinco años.

Existe una camaradería fácil, a pesar de la diferencia de idioma. Los abrazos son universales.

"A todos nos gusta el softbol", dijo Glenn Shambroom, de 61 años, de Natick. "Es como conocer a su primo después de 50 años. Estábamos separados porque nuestros abuelos tuvieron una discusión. Son nuestros vecinos y primos en una forma ".

En el torneo de Cape, Los Veteranos eran jugadores mayores de 60 años y ganaron su división con récord de 5-1.

Pero, dijo Chávez, "Ganar no es lo más importante. Vamos a luchar todo el tiempo, pero nuestro objetivo no es ganar, nuestro objetivo es compartir un buen rato con nuestros amigos ".

En una tarde de miércoles, los cubanos fueron a un juego de los Medias Rojas en el Fenway Park.

Cuando la bandera americana cubrió el Green Monster, Chávez se levantó y cubrió su corazón con su gorra de béisbol.

Él estaba radiante como un niño pequeño. Céspedes estaba iniciando en el jardín izquierdo, y Chávez ya tenía la firma del jardinero estrella cuidadosamente inscrita por encima de las banderas de Estados Unidos y de Cuba en su gorra.