MLB 2019 | “Pito” Abreu podría agregar otro capítulo de gloria con los White Sox

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Jun 18, 2019

En la historia de los White Sox desde que Dick Allen bateó 37 jonrones en 1972, apenas 12 bateadores más han podido registrar al menos 35 jonrones en una temporada.

De toda la lista, Frank Thomas (7 temporadas: 1993-1997, 2000 y 2003), Jim Thome (2: 2006-2007) y Paul Konerko (4: 2004-2006 y 2010) han sido los únicos bateadores con múltiples temporadas exhibiendo su poder brutal, pero las probabilidades de que un nuevo integrante se una al club sigue creciendo a pasos agigantados este año. ¿Quién es el hombre que podría acercarse al legado de Thomas, Thome y Konerko en los White Sox? Sí, por supuesto: ¡El cubano José Dariel Abreu!

Con 17 jonrones y un impresionante paso si de récords personales se trata, “Pito” Abreu está proyectando superar los 20 bambinazos en esta primera mitad de temporada. Esa probabilidad, que parece estar más cerca gracias a la constancia de Abreu —dando por sentada la ausencia de lesiones—, podría comenzar a tomar categoría. ¿Estás pensando en su segunda temporada de al menos 35 jonrones para “Pito”? ¿O, incluso, su primera campaña con 40? Seamos pacientes y esperemos, pues el tiempo nos resolverá esta incógnita.

Después de 70 juegos y 300 comparecencias en home, el estelar inicialista cienfueguero rubricó el pasado domingo (bateando un jonrón contra James Paxton de los Yankees) la segunda mejor marca personal de vuelacercas (17) en su carrera. Sumando sus estadísticas ofensivas de cada temporada hasta el 16 de junio, encontramos que la única campaña donde “Pito” superó su registro actual de jonrones fue cuando acumuló 19 en sus primeros 56 juegos de 2014.

De ahí en fuera, durante ese lapso de cualquier otra temporada entre 2015 y 2018, a la altura del 16 de junio —casi a punto de entrar en la recta final de cara al All-Star Game— Abreu había despachado más de 12 pelotas por encima de los límites. Incluso, en otros medidores evaluativos de la ofensiva, “Pito” también ha tenido un ascenso en comparación con otros años. Luego de promediar .504 slugging el año pasado, ahora está exhibiendo una mejoría hasta .520, aunque una razón preocupante podría ser la caída de su OBP hasta .310. Eso también se debe a su alta tasa de strikeouts (25.3%) pero, sobre todo, a la agresividad de “Pito” este año en el plato. 

A diferencia de 2018, cuando alcanzó (antes del 17 de junio) una tasa de 6.1% bases por bolas, que ayudó a elevar hasta .339 su OBP, este año Abreu cambió su estrategia de ataque, activando el “modo agresividad”. De sus 300 visitas al plato esta campaña antes de este martes, Abreu había definido 137 de sus turnos viendo apenas como máximo dos pitcheos de la oposición. Eso ha revelado una alta tasa (45.6%) de persecución en general —el 28.3% de esos pitcheos terminaron fuera de la zona de strike— que, como parte positiva, ha mostrado el poder de “Pito” con esos 17 jonrones y la estabilidad de sus virtudes como empujador (acumula 54). Sin embargo, el promedio de .267, que apunta a ajustarse entre .255 y .265 a finales de esta primera mitad de temporada, ha evitado un ascenso del OPS (.830) para Abreu, a pesar de su impresionante marca de jonrones.

Tal vez podrías haber pensado que Adam Dunn, Albert Belle, Jermaine Dye, Magglio Ordoñez y Todd Frazier pudieron completar ese segundo año con al menos 35 jonrones para la franquicia de los White Sox, pero todos ellos lograron festejar la hazaña una sola vez. Dunn (2013) y Dye (2008) fueron los únicos miembros de esa lista que se quedaron con 34 jonrones, a uno de completar su segundo año de por lo menos 35. Robin Ventura vivió una situación parecida en 1996, cuando bateó 34 y luego, al año siguiente, no pudo pasar de 26 durante sus últimos días con la organización.

Desde 1998, el récord de jonrones para los White Sox sigue en poder de Albert Belle, quien bateó 49, y Jermaine Dye ha sido el más cercano contendiente con sus 44 bambinazos de 2006. Aun cuando la proyección de jonrones está sugiriendo una alta probabilidad de al menos 35 jonrones para Abreu, su estado físico y la capacidad para extender una vez más la consistencia serán cruciales para que el cubano intente hacer historia. Después de un inicio sombrío, entrando al 18 de abril con un terrible slump (había bateado un solo jonrón en sus últimas 66 visitas por el plato), Abreu se recuperó y desde entonces tiene 44 de sus 54 remolcadas.

Una vez más, demostró que su gran virtud, el arte de manejar el bate desde el lado derecho del plato, aún sigue provocando el efecto suficiente como para incluirlo entre los bateadores más temibles de las Grandes Ligas. 

Todd Frazier registró en 2016 la 13ra marca de al menos 40 jonrones para los White Sox, pero los 36 bambinazos de “Pito” en 2014 reinaron como la mejor marca entre 2013-2015. Aquel año de su debut, Abreu desapareció 29 Rawlings durante la primera mitad de la temporada, dejando proyecciones para más de 50 jonrones. Sin embargo, en su segunda mitad de año, la oposición se ajustó rápidamente para evitar ese derroche de poder de “Pito”.

Esta temporada, cinco años después de su debut en MLB (31 de marzo de 2014), la experiencia, el conocimiento de la liga y una visión más clara a la hora de hacer ajustes podría ofrecerle grandes frutos a Abreu.

¿Qué estás pensando? Seguro, ¡“Pito” puede hacerlo!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol! 

 

ver más